Descubre 10 beneficios psicológicos de viajar

Edith Sánchez · 13 abril, 2019
Los viajes son un enorme regalo para tu cuerpo y para tu mente. Viajar te ayuda a relajarte, a aumentar la confianza en ti mismo, a mejorar tu comunicación y a ser más resolutivo.

Son muchos los beneficios psicológicos de viajar, pues, además de descansar, mejora tu estado físico y mental. Es placentero conocer otro lugar, cambiar de rutina y relacionarte con gente nueva. Así estimulas positivamente tu pensamiento y tus emociones. Viajar solo o acompañado, sin importar el lugar, es un hábito bueno para tu salud.

Investigaciones realizadas señalan que las personas que viajan guardan en su mente registros de situaciones felices. De igual manera, se ha encontrado que viajar contribuye a alargar la vida. De un viaje regresas renovado, seguro y con mayor sabiduría.

Después de un viaje nunca eres el mismo. A continuación, queremos detallar solo algunos de esos beneficios psicológicos de viajar.

1. Desestresarte, uno de los beneficios psicológicos de viajar

Viajero mirando el atardecer

Prevenir y eliminar el estrés es uno de los beneficios psicológicos de viajar. Tu salud mejora cuando realizas actividades diferentes, te diviertes y cambias de rutina. Viajar ayuda a dejar de lado la monotonía y el ritmo de vida acelerado. Además, activa las defensas de tu cuerpo, eliminando el estrés y el malestar físico y emocional.

El contacto con el sol, la playa, la naturaleza y tener rutinas diferentes reduce la ansiedad y la depresión. Tu mente y tu cuerpo sanan cuando tienen un entorno de motivación y de tranquilidad. Viajar hace que el cerebro segregue endorfinas, que son las sustancias encargadas de producir placer y felicidad.

2. Fortalece tu autoestima

Viajar te vuelve fuerte y resistente porque debes sacar tu instinto de adaptación a cualquier circunstancia. También te hace tomar decisiones y reforzar tu independencia y autonomía. Todas ellas son oportunidades para fortalecer tu autoestima.

Cada situación pone a prueba tus recursos personales y genera mayor seguridad y confianza en ti mismo. Cuando logras enfrentar y superar con valentía cualquier obstáculo, te sientes más feliz.

3. Mejora tu comunicación, otros de los beneficios psicológicos de viajar

Turista preguntando, desarrollando uno de los beneficios psicológicos de viajar

Al viajar, tienes la necesidad de relacionarte con personas diferentes. Lejos de ser una dificultad, constituye la posibilidad de fortalecer tu comunicación. Hablar con personas desconocidas de otras costumbres y formas de pensar hace que desarrolles empatía y habilidades sociales.

Además, si te consideras tímido o inseguro, al interactuar con los demás, viajar afianza tu personalidad. Así mismo, te ayuda a ampliar tu red de amigos y a construir amistades que pueden perdurar en el tiempo.

4. Fortaleces las relaciones interpersonales

Fortaleces tus relaciones interpersonales porque aprendes a aceptar y respetar las diferencias. Viajar siempre será una actividad ideal para mejorar las relaciones con amigos, familia y pareja. También con los jefes y compañeros del trabajo.

Viajar con tus seres queridos, sean amigos, familia o pareja, siempre será una actividad ideal. Es una buena ocasión que ayuda a estrechar los lazos de afecto. Si existen dificultades en la relación, es la mejor oportunidad para subsanar diferencias.

5. Aprendes a resolver problemas

Viajera en la selva

Uno de los beneficios psicológicos de viajar es que desarrollas la capacidad para resolver problemas. Puedes tener inconvenientes inesperados que te exijan pensar y actuar serenamente. Resolver problemas es una destreza que aumenta tu inteligencia.

Viajar te hace más ágil mentalmente para tomar decisiones, asumir riesgos y desafíos. También te enseña a afrontar situaciones adversas, como perderte en algún lugar, tener problemas con el idioma o una situación de calamidad que te obligan a ser resolutivo.

6. Desarrollas la paciencia

Uno de los beneficios psicológicos de viajar es que te hace más paciente. Cuando viajas, es habitual que tengas que esperar largas horas. También pueden surgir imprevistos que causen malestar. Sin embargo, uno de los retos es fortalecer tu paciencia mientras las cosas se resuelven.

Viajando aprendes que es imposible tenerlo todo bajo control y es necesario buscar soluciones con tranquilidad.

7. Eres más adaptable y flexible

Viajero con un mapa

Tener la oportunidad de viajar es aprender a adaptarte a cualquier medio o situación. Ayuda a flexibilizarse, dejando de lado actitudes radicales que te ocasionan conflictos o inestabilidad personal. Ayuda a que dejes de lado la rigidez mental, lo cual trae muchos beneficios para tu vida en general.

8. Adquieres autoconfianza

De una u otra manera, viajar siempre te pone de cara a lo impredecible. Por más que hagas planes sólidos, las cosas nunca salen tal y como las habías pensado. También, por supuesto, salir de tu zona de confort te expone al riesgo. Todo ello hace que se incremente la confianza que tienes en ti mismo.

9. Ayuda a superar pérdidas afectivas

Es bueno viajar cuando has tenido la pérdida de un ser querido, por separación o muerte. Te ayudará a serenarte y a avanzar para sanar las heridas del alma.

En situaciones tan dolorosas como estas es necesario tomar un respiro para reflexionar y equilibrar tus pensamientos y emociones. Estar en contacto con otro medio favorece transformaciones anímicas positivas.

10. Dar sentido a tu vida, uno de los grandes beneficios psicológicos de viajar

Pueden existir muchos motivos para viajar, y cada uno es importante para darle sentido a tu vida. Uno de beneficios psicológicos de viajar es que te inspira para realizar en concreto algo que te agrada. Trazar un plan y cumplirlo.

El sentido de vida que te da un viaje es el de aprender, valorar y disfrutar de la vida en sí misma. Aumenta el interés por descubrir algo nuevo y la capacidad de sorpresa. Estos son ingredientes importantes en una vida feliz.