6 curiosidades de la catedral de Sevilla

Es una de las catedrales más grandes y hermosas del mundo. Y esconde algunas curiosidades que vamos a desvelar.

Es imposible viajar a la capital andaluza y no visitar su catedral. Además, sería una auténtica lástima no hacerlo, ya que hablamos de una joya histórica y artística de primerísimo orden. Un monumento que alcanza la categoría de Patrimonio de la Humanidad y que tiene muchas cosas que enseñarnos. Queremos contarte 6 curiosidades de la catedral de Sevilla.

1. Curiosidades de la catedral de Sevilla: su tamaño

Catedral de Sevilla
Catedral de Sevilla – Shutterstockphoto3

La catedral de Sevilla tiene unas dimensiones de 116 metros de largo por 76 de ancho. Una superficie enorme que la convierte en la catedral gótica más grande del mundo, y la tercera iglesia de más tamaño de toda la cristiandad, tan solo por detrás de San Pedro del Vaticano y la catedral de San Pablo de Londres.

2. Antes fue mezquita

Patio de los Naranjos de la catedral de Sevilla
Patio de los Naranjos – Angelo D’Amico

Como tantos otros grandes templos andaluces, también la catedral de Sevilla se levantó sobre la gran mezquita de la Sevilla musulmana. Eso explica en parte que el templo tengo una forma tan acusadamente rectangular, más propia de las basílicas que de las catedrales, donde suelen predominar los templos con varias naves muy pronunciadas.

“Sevilla es especial porque emociona y se emociona, porque da cuerpo a la belleza y a la gracia de los sueños.”

-Plácido Domingo-

3. El campanario de la catedral

Giralda de Sevilla
Giralda – Sergio Gutierrez Getino

A la hora de transformar aquella mezquita en una iglesia católica, había que dotarla de un campanario. Fue entonces cuando se aprovechó el viejo alminar desde el que el muecín llamaba a oración a los musulmanes. Ese alminar, muy parecido por ejemplo al de la mezquita Koutobia de Marrakech, fue el germen de la actual Giralda.

Se ven fácilmente dos tipos de construcción en la Giralda. Una base de ladrillos, que sería la musulmana, y el propio campanario ya propio del arte barroco. Fue con ese añadido y con la escultura del Giraldillo que la culmina, como esta torre de la catedral de Sevilla alcanzó los 104 metros de altura y se convirtió durante siglos en el edificio más alto de España.

4. Las cadenas de la catedral de Sevilla

Cadenas, una de la curiosidades de la catedral de Sevilla
Cadenas de la catedral – Anilah

Todos los viajeros que visitan la capital hispalense acuden tarde o temprano a la explanada y los alrededores de la catedral. Hoy en día, allí, además de las calesas que dan paseos turísticos por la ciudad y los miles de visitantes que hay aquí cualquier día del año, también se pueden ver unas cadenas rodeando el templo.

No se trata de un impedimento para el tráfico de coches. Tienen una razón histórica, ya que esas cadenas marcaban los límites jurisdiccionales entre la ciudad y la iglesia. Es decir, que antaño uno se podía salvar de ser arrestado por ciertos delitos, si salvaba esas cadenas y se acogía a la protección de la catedral de Sevilla.

5. Un cocodrilo, un colmillo de elefante y un bocado de jirafa

Patio de los Naranjos de la catedral de Sevilla
Patio de los Naranjos – Jose Angel Astor Rocha

Ya hemos dichos que la Catedral de Sevilla antes fue mezquita, y una herencia de aquello es que se integró en el templo el Patio de los Naranjos, cuya arquitectura y decoración musulmana es todo un deleite admirar. Pero al pasear por él, de pronto se descubre que allí cuelgan un cocodrilo, un colmillo de elefante y un bocado de jirafa.

Cuenta la leyenda que todo ello fueron presentes de un sultán a Alfonso X el Sabio, ya que quería pedirle la mano de una de sus hijas. Sin embargo, el rey no aceptó la petición. Así que el sultán los dejó en la ciudad y hoy se pueden ver en su templo catedralicio. Sin duda, una de las curiosidades de la catedral de Sevilla más sorprendentes.

6. Catedral y cementerio

Mausoleo de colón en la catedral de Sevilla
Mausoleo de Colón – Joseph Sohm / Shutterstock.com

La catedral de Sevilla también es un recinto donde se pueden descubrir varias tumbas. Sobre todo en la Capilla Real, donde reposan los restos diversos reyes castellanos, entre ellos Fernando III el Santo, que reconquistó la ciudad.

No obstante, de todos los sepulcros el más espectacular es el de Cristóbal Colón. Y eso que se encuentra aquí por azares del destino, ya que el propósito era trasladarlo a finales del siglo XIX a Cuba, pero aquello coincidió con la pérdida de las colonias por parte de España.

Finalmente, se decidió dejar este impresionante sepulcro en la ciudad andaluza. Y así hoy es uno más de los muchos tesoros y curiosidades de la catedral de Sevilla. Una maravillosa catedral que es visita obligada en la ciudad.

Categorías: Curiosidades Etiquetas:
Te puede gustar