6 cosas que hacer en Camprodón, un bonito pueblo del Pirineo

Camprodón es un lugar perfecto para una escapada. Es recomendable en verano, cuando se está fresquito, y en invierno, momento en el que la nieve suele ser protagonista. El resto de estaciones del año también tiene un gran encanto natural. ¡Lo conocemos!

Paseamos por Camprodón

Comienza nuestro paseo por Camprodón, un pueblo de Girona, en la comarca del Ripollés. Este es un lugar especial lleno de encanto, historia y patrimonio. Un lugar que te va a encantar, seguro.

Vista de Camprodón
Camprodón – Jordi Domènech i Arnau / Flickr.com

Uno de sus grandes atractivos está en su puente de piedra. Además, el centro puede recorrerse de forma sencilla andando. El domingo hay que visitar su mercado semanal, teniendo en cuenta que la circulación por el centro no se aconseja. Y es recomendable andar por el paseo Maristany. Destacan a la hora de ir de compras sus embutidos y pastelerías. Esto, a grandes rasgos. Pero vamos a conocer mejor el pueblo.

1. Ayuntamiento

Estamos ante un exponente importante del gótico civil catalán. Un edificio sobrio pero hermoso con un único elemento ornamental: un escudo. Un edificio que tiene una réplica exacta en el Pueblo Español de Barcelona.

2. Pont Nou

Pont Nou en Camprodón
Pont Nou – Jordi Domènech i Arnau / Flickr.com

Un puente del siglo XII, encargado de servir como cruce del río Ter. Podemos aquí leer inscripciones alusivas a las reformas del siglo XVI y XVII. Fue destacado lugar de paso en la ruta hacia la Cerdanya.

3. Fiesta mayor

La fiesta de su patrón, Sant Patllari, tiene una gran cantidad de actividades lúdicas y deportivas. Buen ambiente el que se vive en el pueblo y un momento ideal para visitarlo.

4. Monasterio de Sant Pere de Camprodón

IGlesia de Sant Pere de Camprodón
Iglesia de Sant Pere – Josep Bracons / Flickr.com

De este templo destaca su ábside angular, al que flanquean los altares laterales. Adosada a su construcción, se levanta la capilla de los Dolores, en la que puede verse la Piedad, del escultor Amadeu.

Dentro de la iglesia se conserva el magnífico busto donde están los restos de Sant Patllari. Igualmente, es posible contemplar una exposición de carácter permanente de orfebrería religiosa de las parroquias del valle, las cuales van del siglo XV al XX.

Excursiones cerca de Camprodón

Cuando hace buen tiempo, y si apetece andar algo más, podrás realizar varias excursiones en los alrededores, cerca del Paseo de las Fuentes, que incluso se puede hacer sino se tiene una gran condición física. La oficina de Turismo da más instrucciones sobre esta ruta, y otras más que pueden disfrutarse por la zona.

Es posible que, por su reducido tamaño, Camprodón se te quede pequeño. En ese caso, puedes ir por carretera al pueblo de Setcases y a la estación de esquí de Vallter 2000, que está a 2.000 metros.

5. Setcases

Setcases cerca de Camprodon
Setacases – Jorge Franganillo / commons.wikimedia.org

De este municipio podemos decir que es un pueblo de los típicos existentes del Pirineo catalán. Está próximo a Vallter, y es ideal para disfrutar del senderismo la totalidad del año, haciéndose popular y contando con más de esas “siete casas” que el dieron nombre en sus orígenes.

Es un pueblo maravilloso donde las casas de piedra y las flores en las balconadas son los grandes protagonistas. En cuanto a gastronomía, hay varios restaurantes, destacando Can Jepet o Fonda Rigà, teniendo este último unas vistas que merece la pena destacar.

A nivel hotelero, el pueblo tiene alojamientos típicos donde podemos tener un inmejorable campo base entre Camprodón y Vallter, algunos de ellos con spa y diversos servicios familiares que hacen que sean adecuados para descansar después de pasar un magnífico día disfrutando de los atractivos de la zona.

“Despertar en soledad en un pueblo extraño es una de las sensaciones más placenteras de este mundo”.

-Freya Stark-

6. Vallter

Vallter en Girona
Vallter – Jordi Masague / Flickr.com

Algo más arriba de Setcases, después de algunas curvas montañosas y un paisaje de ensueño, se encuentra la estación de Vallter 2000. Hablamos de la estación más oriental del Pirineo catalán. No es muy grande, pero merece la pena para iniciarse en el deporte de invierno, ir a esquiar con niños, bajar en trineo, o simplemente conocer la nieve por vez primera.

En la estación catalana, es posible alquilar tanto esquíes como trineos, por si venís de visita y no los traéis. Volvemos a recomendar esta estación, pero también para la gente que quiera hacerlo más tranquilamente, pues no tiene tanto público como La Masella o La Molina.

En caso de ir a la estación en verano, es posible subir con el tele-silla hasta la parte de arriba. A todos los que les encante el senderismo, desde aquí podéis ir a los picos de Bastiments, Gra de Fajol o Coll de la Marrana. Así podréis gozar de un entorno único en esta comarca gerundense.

Fotografía de portada: Miquel Fabre

Categorías: Destinos Etiquetas:
Te puede gustar