5 cosas fantásticas que hacer en Navaluenga

Navaluenga es un bonito municipio de la provincia de Ávila. Situado en plena sierra de Gredos, se convierte en un destino muy adecuado para aquellos que quieren disfrutar de una escapada rural lejos del ruido. Además de  contemplar unos parajes excepcionales, hay mucho más que hacer en Navaluenga. Por ello, a continuación os contamos 5 planes fabulosos para disfrutar de este municipio.

1. Conocer las iglesias de Navaluenga

Iglesia de Navaluenga
NAvaluenga – Jesús Pérez Pacheco /Flickr.com

Navaluenga cuenta con dos iglesias que merecen una visita una vez que se está allí. Por una parte, se encuentra la Iglesia de Nuestra Señora de los Villares. Fue construida como ermita en los siglos XIII y XIV y se ha ido reconstruyendo y ampliando sucesivas veces. Es la iglesia principal del municipio y su singular belleza la hace única en la zona.

Por otro lado, es recomendable la visita a la ermita de San Isidro. Tras cruzar el puente románico sobre el río Alberche, nos encontramos esta ermita, construida por campesinos alrededor de 1940 sobre los restos de la antigua ermita de la Purísima Concepción.

“Un viajero sin capacidad de observación es como un pájaro sin alas.”

-Moslih Eddin Saadi-

2. Disfrutar de las piscinas naturales, algo imprescindible que hacer en Navaluenga

Piscinas de Navaluenga
Piscinas de Navaluenga – Sergio Alcántara / Flickr.com

El río Alberche atraviesa el pueblo de lado y lado, y a su paso, ha creado unas excepcionales piscinas naturales. Es una muy buena opción para aquellos que visiten la zona, especialmente con niños. Las piscinas no cubren demasiado, por lo que para ellos será genial.

Las instalaciones están muy bien acondicionadas y se llega muy fácilmente desde el centro del pueblo. Hay muchas sombras naturales y la opinión generalizada de aquellos que las conocen es que es un lugar muy agradable donde pasar el día. Es una de las actividades más que recomendables que hacer en Navaluenga, aunque  eso sí, el agua no está especialmente caliente.

3. Visitar la Bodega Garnacha Alto Alberche

Uvas garnachas
Uvas garnachas – feelgoodpics / Pixabai.com

La Bodega Garnacha Alto Alberche nació como impulso vinícola para la zona. Desde su creación, produce vinos 100% garnacha, que reflejan la personalidad de los viñedos de la zona. Sus vinos se enmarcan dentro de la denominación de origen Vinos de la Tierra de Castilla y León y ofrecen un intenso sabor y carácter.

Para todos los amantes del vino, realizar una visita a esta bodega es casi obligatorio. Allí se puede aprender sobre la elaboración de los diferentes vinos, conocer los distintos aromas y saborear distinguiendo matices o texturas.

También se puede pasear por los viñedos y conocer de dónde sale la uva garnacha. Para realizar esta visita hay que pedir cita previa y el precio es de 10 euros por persona, incluyendo la visita y la cata.

4. Vivir la aventura en Las Cabezuelas

Navaluenga – David Pérez (DPC) / commons.wikimedia.org

Una actividad muy distinta que hacer en Navalenga. Las Cabezuelas es un parque de aventura que se sitúa a solo 1,5 kilómetros del centro de Navaluenga. Es una opción divertida para las familias que visiten la zona, así como grupos de amigos o empresas. En el parque se puede disfrutar de diferentes tirolinas y descargar adrenalina y liberar estrés.

Cuenta con diferentes circuitos, dependiendo de la edad de los participantes, y los precios oscilan entre los 8 y los 15 euros (dependiendo del circuito escogido). Sin duda alguna, este es un muy buen plan para los más aventureros y, lo mejor de todo, en pleno contacto con la naturaleza.

5. Ver los pueblos de la zona

Burgohondo
Burgohondo – Jesús Pérez Pacheco / Flickr.com

Aunque hay muchas cosas que hacer en Navaluenga, no es el único pueblo interesante de la comarca del Alberche. Hay otros muchos municipios que merecen una visita. El primer municipio que recomendamos es Burgohondo. A unos 8 kilómetros de Navaluenga, podremos encontrar monumentos que visitar, como la Colegiata Abadía de Nuestra Señora de la Asunción o la ermita de San Jorge.

Otro pueblo que merece una parada es El Barraco. Después de unos 20 minutos en coche, nos encontramos este municipio, donde podemos visitar, entre otros, los núcleos medievales de Avellaneda, Navalmulo o Navacarros o realizar rutas y visitas a través del valle de Iruelas.

Por último, Villanueva de Ávila, a unos 18 kilómetros de Navaluenga. Allí se puede visitar, por ejemplo, iglesia parroquial de Navatalgordo, uno de los principales elementos conservados del patrimonio histórico local, o realizar un recorrido por el núcleo de la localidad donde se puede apreciar parte de la arquitectura tradicional.

Categorías: Consejos Etiquetas:
Te puede gustar