5 actitudes que todo viajero debe cultivar

Edith Sánchez · 30 enero, 2019
Dentro de las actitudes que todo viajero debe cultivar, la más importante es la adaptabilidad y la flexibilidad. Se necesita una mente abierta, respeto por la diferencia e intuición para sacarle el mayor provecho a un viaje.

Viajar es uno de los mayores placeres que tiene la vida, de eso no cabe duda. Además de ser una oportunidad para divertirte, también te permite tener nuevas experiencias y ponerte a prueba en un contexto ajeno. Sin embargo, hay actitudes que todo viajero debe cultivar para sacarle el mayor partido a cada travesía.

Para empezar, es importante que identifiques claramente tus gustos y planees el viaje que quieres realizar. Si no lo haces, es posible que termines teniendo una experiencia que te dice muy poco, o que te deje un sabor agridulce. Dentro de las actitudes que todo viajero debe cultivar, la primera es saber reconocer lo que quiere.

Tener una actitud positiva como viajero te garantiza mejores resultados. Esa actitud positiva es una suma de pequeñas actitudes, que van a reflejarse en tu comportamiento y serán de gran ayuda. A continuación, te damos algunas recomendaciones importantes sobre las actitudes que todo viajero debe cultivar.

1. Disfruta y aprende con mente abierta

Viajera feliz en Escocia

Un buen viajero debe tener mente abierta y disposición para aprender y conocer cosas nuevas. Ser curioso para explorar lugares, situaciones y personas distintas hace que adquieras mucha cultura y habilidades para relacionarte.

Degustar platos diferentes en el menú y realizar actividades que sean propias del lugar, sin duda, es un riesgo que debes correr. También visitar sitios emblemáticos, divertirte y tomar muchas fotos, son parte de esta aventura.

Con buena actitud y disposición, aprovecharás la oportunidad de vivir experiencias inolvidables. De igual manera, es importante que seas receptivo y te adaptes a los cambios. Esta es una de las  actitudes que todo viajero debe cultivar.

Recuerda siempre sacar el mejor provecho de esta experiencia, pues no sabes si volverás a repetirla.

2. La habilidad de relacionarte con personas diferentes

Inevitablemente, al realizar un viaje tienes que relacionarte con personas diferentes. Por esto, es necesario vencer el temor de preguntar y dejarte guiar. Pero, en lo posible, siempre busca lugares y personas que te ofrezcan confianza y colaboren en lo que buscas.

Hablar de manera espontánea puede causar un efecto muy positivo para comunicarte con los demás. Aunque siempre debes tener presente respetar y aceptar personas diferentes a ti. Infórmate sobre los usos y costumbres del lugar que vas a visitar.

Por fortuna, siempre existe un guía y una mano amiga que nos orienta. Procura hacer amistades que puedan ayudarte en tu travesía. Si eres introvertido y tímido, esto te dará la oportunidad de fortalecer tu personalidad.

3. Evita contratiempos administrando bien tu dinero

Hombre con dinero y tarjetas en el bolsillo

Sin duda, viajar implica gastos y exige una buena administración del dinero. Para ello, en el momento de la organización debes tener claro tu presupuesto. Es casi una regla, siempre debes elaborar un plan de inversión.

Este debe incluir transportes, diversión, trámites, emergencias y una reserva para posibles imprevistos. Sobre la marcha, puedes evaluar y decidir si tienes opción de hacer gastos adicionales, que no te causen perjuicios. Esto de acuerdo a tus posibilidades económicas.

4. Ser previsor, una de las actitudes que todo viajero debe cultivar

Puede ocurrir que en tu viaje aparezcan imprevistos y emergencias. En esas situaciones lo más importante es mantener siempre la calma. Piensa que siempre hay soluciones para cualquiera de los problemas inesperados que se te presenten.

Dentro de las actitudes que todo viajero debe cultivar, nunca debe faltar la previsión de posibles emergencias. Esto incluye enfermedades, accidentes, perdida del equipaje, dinero o de la documentación. Aunque quieras, no puedes tener todo bajo control y debes estar preparado para posibles situaciones adversas.

Por tanto, es necesario tener previamente definidos lugares o personas a dónde dirigirte en caso de calamidades. Para cada situación, puedes consultar diversas páginas web para saber las rutas a seguir en caso de emergencias.

5. Arriesgarte a una aventura evitando los peligros

Viajero caminando en la montaña

Si bien viajar es una oportunidad para adquirir experiencia y probar aventuras, debes protegerte. Asumir riesgos es interesante, pero nunca debes excederte. Una de las actitudes que todo viajero debe cultivar es la de aprender a reconocer posibles riesgos que lo pueden poner en peligro.

Existe la posibilidad de perderte en algún lugar, pero es importante que no te desesperes. Recurre inmediatamente a personas en las que creas que puedes confiar o a fuentes institucionales que te puedan orientar. Déjate llevar intuitivamente para evitar las situaciones amenazantes.

También es de mucha utilidad investigar y conocer sobre las costumbres, normas y reglas del lugar, para no incurrir en atropellos. Si hablan otro idioma, es necesario conocer previamente el manejo mínimo de las palabras y frases más utilizadas.