4 razones para visitar Córdoba

Juan Luis Minarro 11 abril, 2016

Considerada en su día como la “perla de Occidente”, Córdoba es una de las ciudades más bonitas de España. Una ciudad que se caracteriza por la especial mezcla de culturas cristiana y musulmana. Cualquier razón es buena para visitar Córdoba, pero te vamos a ofrecer algunas que harán que empieces a pensar en preparar las maletas.

Las calles estrechas de la ciudad, con sus casas encaladas y sus macetas de colores, no dejan nunca de sorprender al turista, por muchas veces que este haya paseado por allí. Algo muy similar ocurre con sus conocidos patios. Y no se puede abandonar Córdoba, por supuesto, sin acercarse a conocer sus espectaculares monumentos.

Barrio judío de Córdoba
Barrio judío de Córdoba – Vector99

La cordialidad de sus gentes y su agradable trato se suman a esta lista de virtudes. Sin olvidar su rica gastronomía, con el salmorejo como plato indispensable. Las razones para visitar esta urbe son tantas que no se dispondría de papel suficiente para enumerarlas. Por ello, tendremos que conformarnos con solo algunas de las más interesantes.

Razones para visitar Córdoba

1. La Mezquita, una impresionante obra arquitectónica

Esta impresionante obra de arquitectura es uno de los monumentos más importantes del mundo. No por nada fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Es uno de los ejemplos más claros que aún se conservan de la presencia árabe en España y una de las edificaciones que mejor representa el modelo de arte musulmán.

El acceso a la misma tiene lugar a través del Patio de los Naranjos. Lo primero que impacta es su bellísimo bosque de columnasY lo mismo ocurre con los arcos de herradura y medio punto coloreados en dos tonos que unen dichas pilastras.

Mezquita de Córdoba
Mezquita de Córdoba – manasesistvan

Su construcción comenzó bajo en reinado de Abderramán I, pero fue Alhakem II quien ordenó edificar el espléndido Mihrab del que hace gala. Un templo con una destacada peculiaridad: el muro de la quibla no está orientado a la Meca, como es habitual en las mezquitas.

El recorrido por este excepcional santuario puede tener lugar tanto por el día como durante la noche, momento en el cual tiene lugar un excepcional juego de luces que convierte la experiencia en inolvidable.

2. El Alcázar de los Reyes Cristianos

Esta magnífica fortaleza es un antiguo palacio califal, pero además de residencia ha cumplido a lo largo de su historia diversas funciones, desde cárcel a sede de la temida Inquisición. De hecho, uno de sus torreones es reconocido precisamente bajo el nombre de esta última.

Alcázar de los Reyes Cristianos de Córdoba
Alcázar de los Reyes Cristianos – Curioso

Este hermoso alcázar se divide en dos partes claramente diferenciadas: la ciudadela y los jardines. Si bien desde el exterior su espíritu austero la hace similar a cualquier otro fortín, la parte interna de la ciudadela da una impresión totalmente contraria. Esto se debe al estupendo y variado colorido de sus zonas ajardinadas.

La grandeza de sus patios resulta maravillosa. Un ejemplo es el Patio Mudéjar en cuyo centro se sitúa un hermoso surtidor central que proporciona al espacio frescura. Todo ello hizo que este inmueble también fuera declarado como Patrimonio de la Humanidad.

3. Medina Azahara, pura hermosura cordobesa

Es una de las visitas imprescindibles que todo viajero debe llevar a cabo al menos una vez en la vida. Se trata de una ciudad antigua de fantástica belleza que fue alzada a las afueras de la propia Córdoba, concretamente a ocho kilómetros de la misma.

Medina Azahara en Córdoba
Medina Azahara – Arena Photo UK

Según cuenta la leyenda, este bastión fue creado en honor a Azahara, la favorita de Abderramán III. A pesar de que solo quedan algunos pocos restos arqueológicos de la misma, aún es posible hacerse una idea de lo magnífica que un día fue: una gran ciudadela dispuesta en tres terrazas y rodeada por una muralla.

4. Una ciudad para experimentar

Además de visitar museos y monumentos, el turista que llega a Córdoba tiene la oportunidad de realizar otro tipo de actividades de entretenimiento. Relajarse en un distinguido hamman o asistir a una exhibición de caballos en las Caballerizas Reales son solo algunas ideas.

Los aficionados al flamenco podrán presenciar algunos de los habituales espectáculos, tanto de cante como de baile, que se realizan en los tablaos. Y también es posible tomarse un vino típico de la región y acompañarlo de una buena tapa.

“Nunca merezcan mis ausentes ojos

Ver tu muro, tus torres y tu río,

Tu llano y sierra, ¡oh patria, oh flor de España!”

-Luis de Góngora-

Está en nuestras manos hacer de nuestra estancia un recuerdo único. Por su parte, Córdoba ya nos da todo lo que necesitamos.

Te puede gustar