4 actividades que puedes hacer en La Haya

La Haya es una de esas ciudades que hay que visitar por lo menos una vez en la vida por su encanto de ciudad flamenca y por su mezcla de modernidad con tradición urbanística. Son estas solo algunas de las razones por las que es más que recomendable conocer y recorrer esta urbe, una de las más importantes de los Países Bajos.

La Haya ofrece un sinnúmero de actividades turísticas. Playas, museos y espectaculares edificios gubernamentales destacan entre su oferta de entretenimiento. Hoy hacemos un repaso por esos atractivos, descubriendo, de paso, esta urbe de ensueño.

1. Binnenhof, el edificio del Parlamento

Binnenhof en La Haya
Binnenhof – Abdulsalam Haykal / Flickr.com

Binnenhof es el nombre que se da al Parlamento en holandés. Este complejo se ubica a orillas de lago Hofvijver y data del siglo XIII. En su fachada aún puede percibirse, de hecho, su estilo gótico.

En un principio fue levantado como castillo residencial para los condes de Holanda. Sin embargo, solo dos siglos después la estructura comenzó a utilizarse con motivos parlamentarios. Este origen tan antiguo le ha valido el título de sede parlamentaria más anciana del planeta. Pero resulta curioso que no fuese adecuado para tal fin hasta finales del siglo XX, cuando se encontraba prácticamente en ruinas.

Conviene no perderse la visita a su interior, merece la pena. Una vez dentro, no podremos evitar echar un largo vistazo a sus techos. Cuentan estos con preciosos acabados en madera que recuerdan de manera perfecta su larga historia.

2. Mauritshuis, la Galería Real de Pinturas

LEcción de anatomía, de Rembrandt
Lección de Anatomía, de Rembrandt – Willem van Valkenburg / Flickr.com

La denominación Mauritshuis se traduce en castellano como la Casa de Mauricio. Pero no debemos dejarnos llevar por su nombre más bien corriente. Es uno de los museos de pintura más importantes de todo el país.

Aquí se exhiben obras de grandes artistas. Ejemplo de ello son varios de los más famosos cuadros de Rembrandt. Y es que aquí se encuentra, nada más y nada menos, que el popular cuadro La lección de anatomía.  Obra realizada en 1632 por su autor cuando contaba con solo 26 años de edad, mostrando así que ya era un verdadero maestro de la precisión y de la perspectiva.

Por otro lado, la galería también cuenta con obras del mítico artista Johannes Vermeer. Hablamos de la Vista desde Delft y de La joven de la perla. Este último se ha ganado el título de Mona Lisa holandesa.

“Elige solo una maestra: la naturaleza.”

-Rembrandt-

3. Recuerdos de La Haya en la Grote Markt

Grote kerk en La Haya
Grote Kerk – pieter musterd / Flickr.com

El nombre de esta plaza hace referencia al mercado que antiguamente se situaba sobre ella. Allí se vendían y compraban frutas y verduras diariamente durante la Edad Media. Actualmente, se pueden admirar algunos de los edificios más bonitos de la ciudad.

Aquí hay que visitar una magnífica iglesia, la Grote Kerk, levantada durante el siglo XIV. Entrar en ella nos transportará al pasado, pues cuenta con una colección de vidrieras fantásticas, a las que se suma el maravilloso y distinguido espacio para el coro. Otro tanto ocurre con su majestuoso púlpito.

Si lo deseamos, tenemos la oportunidad de recorrer al área mortuaria. Resulta más que llamativo que la mayor parte de bodas y bautizos de la realeza flamenca aún tienen lugar en este templo sagrado.

4. Scheveningen, preciosa zona costera

Scheveningen en La Haya
Scheveningen – joãokẽdal / Flickr.com

Una de las áreas costeras que más turistas y lugareños recibe es la de Scheveningen. Desde luego, es el espacio ideal si hemos decidido acercarnos a La Haya durante el verano. El buen tiempo anima la zona y la playas se ven repletas de una multitud dispuesta a disfrutar de ellas.

El barrio cuenta con varias playas, entre ellas algunas de las más grandes de los Países Bajos. Cerca de la orilla, en el paseo marítimo, se halla el museo homónimo. En él podremos conocer un poco más la cultura local y la historia de la ciudad. También suele contar con exposiciones relacionadas con la naturaleza marina y trabajos relacionados con el mar.

Por supuesto, estas son solo algunas ideas. En La Haya hay mucho más por hacer. Puedes visitar Madurodam, un parque de miniaturas en el que podrás contemplar los rincones y edificios más representativos de los Países Bajos. O también puedes pasar por el Palacio de la Paz,  sede del Tribunal Internacional.

Categorías: Destinos Etiquetas:
Te puede gustar