Visitar Zamora en un día: paradas imprescindibles

· 1 septiembre, 2018
Desde joyas de la arquitectura románica a magníficos ejemplos del modernismo. Zamora es una ciudad maravillosa que se puede visitar en un día.

Visitar Zamora en un día es posible. Tan solo hay que tener claro aquello que se va a ver. Con el fin de que establezcas tu propio itinerario, en este artículo te explicamos qué monumentos y lugares puedes conocer en una jornada para sacarle el máximo partido posible a tu viaje a esta ciudad de Castilla y León. ¿Nos acompañas en este recorrido?

Visitar Zamora: la Plaza Mayor

Plaza Mayor de Zamora
Plaza Mayor -santiago lopez-pastor / Flickr.com

Ubicada en pleno centro del casco antiguo de Zamora, la Playa Mayor es mucho más que el corazón de la ciudad. En ella descubrirás algunos de los mayores tesoros de esta pequeña capital de provincia.

Aquí podrás contemplar el Ayuntamiento Viejo, de estilo plateresco. También el nuevo Ayuntamiento, que se encuentra frente al anterior y está en funcionamiento desde el año 1950; la iglesia de San Juan, que data del siglo XII y en la que sobresale su rosetón; y la estatua que homenajea las procesiones de Semana Santa.

Castillo de Zamora

Castillo de Zamora
Castillo de Zamora – Tuscasasrurales- Flickr.com

Otro de los lugares que puedes ver si te animas a visitar es el castillo, una fortificación construida a mediados del siglo XI para defender el lugar. Para ello se aprovechó la roca natural sobre la que se asienta. Asimismo, tiene forma de rombo y está formado por tres torres.

Al castillo de Zamora se accede a través de un puente que en su día fue levadizo. Los que quieran atravesarlo para admirar la construcción por dentro pueden hacerlo de manera totalmente gratuita de martes a domingo de diez a dos de la mañana, o de cuatro a seis y media de la tarde.

Plaza de Viriato

Plaza de Viriato en Zamora
Plaza de Viriato – Santiago lopez-pastor / Flickr.com

El nombre se lo debe a la estatua de Viriato que alberga y que fue realizada por el escultor Zamorano Eduardo Barrón. La plaza también agrupa el edificio de la Diputación Provincial, que en su día sirvió de hospital; el Parador de Zamora; y la Oficina de Información y Turismo, asentada en el edificio Las Arcadas.

Asimismo, en las proximidades hay varias construcciones religiosas. Destacan la iglesia de Santa María de la Nueva, escenario del famoso Motín de la Trucha; la iglesia de San Cipriano, que posee los relieves más antiguos de la ciudad; la iglesia de la Magdalena, de estilo románico; y la iglesia de San Ildefonso, donde se veneran los restos del santo homónimo.

Catedral de Zamora

Catedral de Zamora
Catedral de Zamora

Visitar Zamora implica obligatoriamente visitar su catedral, que es la más pequeña y la más antigua de todas las que podrás ver en Castilla y León. Y es que data del siglo XII, aunque se desconoce la fecha exacta en la que se empezó a construir. Aun así, tenemos como resultado un gran ejemplo del llamado estilo románico del Duero.

Además de visitarla, una muy buena opción para contemplar toda la belleza de la catedral de Zamora es trasladarse a alguno de los puentes que atraviesan el río. De todos ellos destaca especialmente el puente de Piedra, de la misma época que la construcción anterior y que cuenta con dieciséis arcos apuntados.

Más monumentos que ver en Zamora

Casino de Zamora
Casino – Outisnn / commons.wikimedia.org

Si tienes la fortuna de visitar Zamora con tiempo suficiente, debes saber que la ciudad esconde otros muchos tesoros. Así por ejemplo, puedes ver el Palacio de los Momos, actual Palacio de Justicia y del que aún se conserva la fachada; o la Casa del Cid, que sirvió de residencia al propio Cid Campeador, un ejemplo único de arquitectura civil románica.

Y algo muy distinto de lo que podrás disfrutar en Zamora: un singular conjunto de construcciones modernistas. Algunos ejemplos son la casa de Gregorio Prada, la de Crisanto Aguiar o el casino de la ciudad.

Una pequeña ruta

Vistos aquellos monumentos y lugares de interés que hay que visitar en la escapada de un día a Zamora hay que encontrar la manera de unirlos. Por ejemplo, si se parte desde la Plaza Mayor se puede tomar la calle de Ramos de Carrión para llegar al castillo.

Antes se puede hacer alguna parada, como en la plaza de Viriato, y bajar al mirador del Troncoso, disfrutar de las vistas e ir andando a la catedral tras tomar la calle del Corral de Campanas.