Visita el castillo de Bratislava, un lugar muy especial

Patricia Hernández · 22 enero, 2019
Es la joya de Bratislava y todo un símbolo nacional. Un castillo que hoy es un magnífico espacio dedicado a la cultura.

El castillo de Bratislava es uno de los mayores atractivos de la capital de Eslovaquia. Pero también lo es del país, especialmente desde que en 1961 fuera declarado monumento nacional cultural número uno. Te damos toda la información que necesitas saber para visitar esta joya, así como de otros lugares de interés de su entorno.

Historia del castillo de Bratislava

El primer castillo sobre la colina en la que se asienta la construcción data del siglo X. Lo levantaron los bávaros, aunque cayó un siglo más tarde en manos de los húngaros. De esta forma, pasó a formar parte del primitivo Reino de Hungría.

Castillo de Bratislava
Castillo de Bratislava

Más adelante fue objeto de diversas remodelaciones. Sin embargo, sería la reforma acometida en el siglo XVIII la que le confirió al castillo de Bratislava su aspecto actual. En esa misma época sirvió de residencia ocasional a María Teresa de Habsburgo.

A principios del siglo XIX comenzó el periodo de decadencia del castillo de Bratislava. En 1811 sufrió un gran incendio que marcó el principio de su abandono. Hubo que esperar a 1950 para que se iniciase su reconstrucción y recuperación.

Ya en la actualidad, el castillo de Bratislava se utiliza con fines culturales. En concreto, acoge las exposiciones del departamento de historia del Museo Nacional Eslovaco. De todas ellas, destaca la denominada Tesoros de Eslovaquia a lo largo del tiempo.

También es, para muchos, un lugar ideal para dar un agradable paseo. De hecho, ofrece unas magnificas vistas del centro histórico de Bratislava y del Danubio, así como de parte de la ciudad de Petrzalka.

Información práctica para su visita

Castillo de Bratislava
Castillo de Bratislava

El horario de visita del castillo de Bratislava es de martes a domingo, de nueve de la mañana a cinco de la tarde. Tan solo permanece cerrado los lunes. Eso sí, se debe pagar una entrada de 10 euros para visitar los museos. Dicha tarifa se reduce a 4 euros para estudiantes y jubilados. Niños pequeños y familias disfrutan de descuentos.

Una vez en el recinto, admira la construcción desde su exterior, con su muralla, el patio con un pozo de agua en el centro y las cuatro torres. De ellas, la más alta es la de la Corona, con 47 metros de altura.

Mientras, en el interior podrás visitar las cuatro salas de la Cámara del Tesoro, inaugurada en 1988 y con importantes hallazgos arqueológicos, como la Venus de Moravany. También podrás ver las Salas del Parlamento Eslovaco o el Consejo Nacional de la República Eslovaca.

Qué más ver en el centro de Bratislava

Palacio Primacial de Bratislava
Palacio Primacial

El castillo de Bratislava está situado en el centro histórico de la ciudad, por lo que después de visitarlo se puede aprovechar para conocer otros rincones de la capital eslovaca. Uno de los lugares más significativos es el palacio Grassalkovich, que data de 1760 y es la residencia del presidente del país.

Pero hay muchos más palacios en el centro histórico de Bratislava. Cabe mencionar el antiguo Palacio Arzobispal, que alberga una colección de tapices del siglo XVII.

Otro edificio interesante es el Palacio Primacial, de estilo clasicista. Tiene gran importancia, pues fue donde los diplomáticos de Napoleón y de Francisco I de Austria firmaron el cuarto Tratado de Paz de Presburgo.

Otros atractivos

Catedral de Bratislava
Catedral de Bratislava – Miroslav Petrasko / Flickr.com

A estas maravillas arquitectónicas se le suma la puerta de San Miguel, la única que se conserva de las fortificaciones medievales. También hay que admirar el ayuntamiento, un conjunto de tres edificios erigidos del siglo XIV al XV; o el edificio de la biblioteca de la Universidad, levantado en el año 1756.

Entre las construcciones religiosas destaca la catedral de San Martín, de estilo gótico y en la que se coronaron los monarcas del Reino de Hungría entre 1563 y 1830. Junto a ella, hay que visitarla iglesia de los Franciscanos, el edificio sacro más antiguo de la ciudad; y la iglesia de Santa Isabel, de color azul.

Por tanto, y como has podido comprobar, el castillo de Bratislava es uno de los tesoros de la capital de Eslovaquia debido a su historia y a su bella arquitectura. ¿Te animas a conocer esta hermosa ciudad? Sin duda, no te arrepentirás.