Visita al Museo Thyssen-Bornemisza en Madrid

· 29 septiembre, 2017

El Museo Thyssen-Bornemisza es el último integrante de una de las triadas museísticas más famosas de todo el mundo. La que componen el Museo del Prado, el Centro Nacional de Arte Reina Sofía y el propio Museo Thyssen. Todos ellos ubicados en Madrid y a corta distancia entre sí. Cada uno atesora joyas únicas, pero ahora es el momento de presentaros con mayor profundidad el Museo Thyssen-Bornemisza. Vamos para allá.

El origen del Museo Thyssen-Bornemisza

El origen de este museo se encuentra muy lejos de Madrid. Su germen está en la colección privada que durante varias generaciones fue formando la familia-Thyssen Bornemisza, una conocida familia aristocrática alemana.

Museo Thyssen-Bornemisza
Museo Thyssen-Bornemisza – hausguck / Flickr.com

Sin embargo, por azares del destino, el barón Hans Heinrich se casó con la española Carmen Cervera y ambos establecieron una de sus residencias en España. Y de esta forma y poco a poco fue surgiendo la idea de que mostrara su colección de arte en el país.

La creación del museo comenzó a fraguarse en los años 80 del pasado siglo XX, primero en forma de arrendamiento y finalmente tras adquirirla el Estado español en 1993. Su sede es el Palacio de Villahermosa, en la madrileña plaza de Neptuno, un magnífico edificio de estilo neoclásico construido en el siglo XVIII.

La colección del Museo Thyssen

Interior del Museo Thyssen
Museo Thyssen-Bornemisza – Francisco Anzola / commons. wikimedia.org

En total, en este fantástico museo madrileño es posible ver aproximadamente unas 1.000 obras distintas, y con ellas se puede dar un completo paseo por gran parte de la historia del arte. Porque en esas obras están representados todos los periodos y estilos artísticos europeos, desde el siglo XIII hasta bien entrado el siglo XX.

Es decir, que ante nuestros ojos van a desfilar cuadros hechos durante el Medievo en un primitivo estilo gótico hasta otros surgidos durante los años del Pop Art. Y entre medias, quedan las obras del Renacimiento, el Barroco, el Romanticismo o los maestros impresionistas y postimpresionistas que tan mal representados están en otras colecciones artísticas españolas.

Los artistas del Museo Thyssen

Interior del Museo Thyssen
Museo Thyssen – damian entwistle / Flickr.com

La nómina de grandes artistas representados en las salas del Museo Thyssen en abrumadora. Aquí cuelgan obras del alemán Durero o del italiano Rafael. También están las grandilocuentes escenas de Rubens, todos los colores de Tiziano o la maestría de Rembrandt. Aparece el dramatismo de Caravaggio o la Venecia de Canaleto, eso en cuanto a pintura histórica.

Pero si hablamos de los maestros más cercanos a nuestro tiempo, aquí podemos ver cuadros de Manet o Renoir, así como otras joyas impresionistas. Al igual que aquí están representados Van Gogh, Cezanne o Gauguin.

Y del siglo XX se ven obras de gran parte de las vanguardias personificadas en Picasso, en Kandinsky o en Hopper, entre otros artistas. Por no hablar de que la colección de pintura norteamericana del siglo XIX es única en todo el continente europeo.

“Un pintor es un hombre que pinta lo que vende. Un artista, en cambio, es un hombre que vende lo que pinta.”

-Pablo Picasso-

Un museo vivo

Museo Thyssen Bornemisza
Museo Thyssen-Bornemisza – Kostas Limitsios / Flickr.com

Pero el Museo Thyssen, además de exponer de forma permanente una colección artística excepcional y de incalculable valor, tiene un firme compromiso con su tiempo. Por ello este museo es un ente vivo que no cesa de programar exposiciones temporales de primerísimo nivel y que abarcan cualquier estilo o momento artístico.

Además, en su programación aparecen numerosos talleres didácticos para todas las edades, pero especialmente para los peques de la casa. Así como se promueven conciertos, proyecciones de cine, charlas, cursos o representaciones teatrales.

En definitiva, si tienes previsto viajar a Madrid próximamente, consulta la programación del Museo Thyssen durante las fechas de tu viaje, porque es muy fácil que haya algún evento que te interese.

Cumplidos los 25 años de años de existencia, el Museo Thyssen-Bornemisza se ha convertido en uno de los grandes referentes culturales de la capital española. Es visita indispensable, seas o no amante del arte. Y es complemento perfecto a los otros dos grandes museos madrileños, el del Prado y el Reina Sofía. Así que ya sabes, reserva una parte de tu visita para recorrerlos. Merece la pena.