Una visita a las minas de sal de Cardona

· 31 agosto, 2018
Las minas de sal en Cardona se han estado explotando desde hace siglos. Primero para la extracción de la sal y desde hace unos años como atracción turística.

Las minas de sal de Cardona son uno de los máximos atractivos de este municipio de la provincia de Barcelona. En este artículo te contamos todo lo relacionado sobre ellas para que saques el máximo partido posible a su visita. ¿Nos acompañas en este viaje a las profundidades? Te prometemos que no te defraudará.

Breve historia de las minas de sal de Cardona

Interior de las minas de sal de Cardona
Interior de las minas de sal de Cardona

La explotación del valle salino de Cardona se inició nada menos que en el Neolítico y se realizó a cielo abierto hasta el siglo XVIII. Posteriormente, con el descubrimiento a principios del siglo XX de potasa por parte del ingeniero Emili Viader, se abrió el pozo del Duque, la primera mina de sal subterránea, que estuvo en actividad de 1902 a 1905.

Dicho descubrimiento también supuso que la población agrícola y textil de Cardona pasara a ser minera. Fue la Unión de Explosivos Río Tinto quien compró los terrenos de las salinas para la apertura de pozos y de minas en 1923. Así, la mina estuvo en funcionamiento hasta 1990, momento en el que se cerró la explotación de potasa.

La mina no quedaría en el abandono tras el cese de actividad, poco después se le buscaría un nuevo uso: el turístico. De esta manera, en el año 2003 se inauguraba  el Parque Cultural Montaña de la Sal.

Horario y precios de las minas de sal de Cardona

Interior de la mina de sal de Cardona
Interior de la mina de sal de Cardona – .Robert.Photography / Flikr.com

El acceso a las minas de sal de Cardona puede variar de un día a otro, por lo que es recomendable consultar el horario en la web oficial del lugar antes de ir. No obstante, el recinto suele permanecer abierto de diez de la mañana a tres o seis de la tarde. Primero suelen realizarse las visitas guiadas en catalán y después en castellano.

Respecto al precio, las entradas a las minas de sal de Cardona tienen un coste de 11 € para los adultos, de 8,5 para los jubilados, de 6 para los niños de 5 a 11 años y de 3 para los menores de 2 a 4. Estas serían las tarifas de la visita guiada, pues para disfrutar de una visita teatralizada habría que abonar dos euros más. Mientras, las audioguías son gratis.

Quienes también estén interesados en visitar el castillo de Cardona, la fortaleza medieval más importante de Cataluña; o el centro histórico medieval del municipio, accediendo a otros monumentos de interés, pueden adquirir la Cardona Ticket. El precio general de esta es de unos 18 €, e incluye una visita guiada a todo lo anterior.

Descripción de la visita

Formaciones de sal
Formaciones de sal – Rafael Miro / Flickr.com

Los que decidan visitar las minas de sal de Cardona pueden disfrutar de un recorrido guiado a 86 metros de profundidad. Un paseo por el interior de las galerías permite comprobar de primera mano la espectacularidad de los pliegos y vetas del yacimiento, así como la gran diversidad de minerales que en ella hay.

Se recorren unos 500 metros de túnel y  se pueden ver singulares estalactitas de sal en lugares tan curiosos como la llamada Sala Coral o la llamada “Capilla Sixtina”.

Los visitantes también pueden pasear por las antiguas instalaciones mineras y acceder al edificio de máquinas del pozo minero, entre las que se encuentra la construida por Alstom en los años 20; o a la antigua carpintería y el taller mecánico, que en la actualidad acoge el Centro de Artesanía de la Sal.

Ubicación y cómo llegar a las minas de sal de Cardona

Entrada a las minas de sal de Cardona
Entrada a la mina de sal

Las minas de sal de Cardona se encuentran en la carretera de la Mina, a la que se puede acceder en coche. Para ello, y si se parte desde Barcelona, hay que tomar la C-16 hasta Manresa y posteriormente la C-55 dirección Solsona, hasta la segunda salida de Cardona. El trayecto es de unos cien kilómetros o, dicho de otra forma, de una hora y veinte minutos.

Por otro lado, los que prefieran hacer uso del transporte público pueden decantarse por el bus o por el tren. El primero parte desde la Estació del Nord de Barcelona, aunque hay otras combinaciones disponibles. Y respecto al segundo, tan solo se puede llegar a Manresa. A partir de ahí habría que continuar en un autobús de ALSA.