Un viaje a Groenlandia: prepara una experiencia inolvidable

Alicia Vecino López · 27 diciembre, 2018
Desde hacer trekking por glaciares a escalar imponentes paredes verticales. Un viaje a Groenlandia es perfecto para espíritus aventureros.

Atravesar fiordos en kayak, hacer trekking en glaciares, avistar ballenas, ver auroras boreales o escuchar historias vikingas. Un viaje a Groenlandia te propone experiencias que difícilmente podrás disfrutar en muchos otros lugares. De hecho, cuenta con rincones que aún constan en el mapa como «no explorados».

Por estas y otras razones, un viaje a Groenlandia es una aventura asegurada y, a veces, incluso un reto. Esta enorme isla te propone un recorrido único e intenso que pondrá a prueba tu espíritu aventurero desde el primer momento. 

Vive una experiencia inolvidable en un viaje a Groenlandia

Paisaje invernal de Tasiilaq en Groenlandia
Tasiiaq

La isla es un destino perfecto para los amantes de la naturaleza en su estado más salvaje. Y también para aquellos que disfrutan realizando todo tipo de deportes de aventura. Su singular belleza te cautivará mientras avanzas por sus montañas heladas, realizas expediciones, observas su fauna y visitas pueblos esquimales.

Cómo llegar a Groenlandia desde España

Existen diversas maneras de llegar a Groenlandia desde España. Hay vuelos que parten desde los aeropuertos de Madrid o Barcelona, pero hacen varias escalas y el viaje se prolonga muchas horas.

La recomendación es volar a Copenhague, en Dinamarca, o Reikiavik, en Islandia, para tomar desde allí vuelos a Groenlandia. De esta manera, desde Copenhague tardarás entre 4 o 6 horas, dependiendo del aeropuerto de llegada. En cambio, desde la capital islandesa el vuelo dura poco más de 3 horas.

Puedes aprovechar la aventura para realizar una pequeña parada en Copenhague o Reikiavik y conocer estas ciudades. Luego, más tranquilamente, podrás proseguir el viaje hasta tu destino final.

Historias vikingas y Qassiarsuk

Paisaje de Quassiarsukl en Groenlandia
Paisaje de Quassiarsuk

Qassiarsuk es una de las paradas imprescindibles en un viaje a Groenlandia. Es una de las poblaciones granjeras más tranquilas y con más historia de la isla. De hecho, es uno de los lugares más visitados por su belleza y pasado vikingo y ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Qassiarsuk se encuentra al sur de Groenlandia. Allí se encuentran numerosos lugares históricos donde hace más de mil años se establecieron los vikingos. Y también podrás descubrir el modo de vida rural de los inuit en sus granjas.

Una de las edificaciones más importantes es la reconstrucción de la primera iglesia cristiana que se levantó aquí. Además, conocerás la historia de Eric el Rojo y su hijo Leif Eriksson, quienes levantaron el primer asentamiento vikingo en esta parte de Groenlandia.

La «Patagonia» del Ártico, Tasermiut

Fiordo Tasermiut
Fiordo Tasermiut

La «Patagonia» del Ártico está formada, entre otros, por lugares como Ketil, Tasermiut, Ulamertorsuaq y Nalumasortoq. Escaladores profesionales acuden allí para ponerse a prueba en los mejores «Big Wall».

En concreto, se considera que el fiordo Tasermiut es una de las 10 maravillas del Ártico. Es uno de los más impresionantes de Groenlandia y el destino favorito de muchos escaladores profesionales. Y es que aquí se pueden encontrar paredes que alcanzan los 1500 metros.

Estas paredes son prácticamente verticales y no todos los aventureros se atreven a escalarlas. Eso sí, la perspectiva que puedes observar desde lo alto de las montañas es increíble, admirarás su fauna y naturaleza en todo su esplendor.

Sin embargo, también se puede disfrutar de la belleza del fiordo de otras formas menos arriesgadas. Hacer rutas de senderismo por sus alrededores o navegar por él son algunas posibilidades. Un tesoro que se sitúa al sur de la isla y al oeste de la capital, Nûk.

Aventura en estado puro

Glaciar en un viaje a Groenlandia
Glaciar en Groenlandia

Además de acercarte a la cultura de los esquimales conociendo sus aldeas, pueblos y granjas, puedes realizar diversas actividades para que este viaje a Groenlandia sea inolvidable. Y no siempre será necesario estar en una forma física envidiable.

Por un lado, una de las atracciones principales es hacer kayak entre las islas, los glaciares y los fiordos del sur de la isla. Además, Groenlandia es uno de los lugares más seguros para practicar este deporte. Todos estos fiordos están protegidos y son ideales para la navegación.

Por otro lado, si prefieres el trekking, la mejor idea será visitar el glaciar Qaleraliq. De esta manera, disfrutarás del trekking con crampones sobre su inmensa superficie helada. Esta excursión recorrerás los laberintos del glaciar hasta llegar a su caída al mar.

En cambio, si prefieres un plan más tranquilo en tu viaje a Groenlandia, te recomendamos visitar la isla Uunartoq. En ella podrás bañarte en sus aguas termales rodeadas de icebergs.