Visitamos Valladolid siguiendo a cuatro escritores

Adrián Pérez 29 abril, 2017

De esta ciudad castellana destaca su conjunto histórico más que importante, que llama la atención de miles de turistas cada año. Sin embargo, en esta ocasión no te hablaremos sobre sus monumentos ni sobre su famosa Semana Santa. En este artículo vamos a recorrer Valladolid siguiendo a cuatro escritores muy relacionados con ella.

Escritores que dejaron huella en Valladolid

1. La Valladolid de Cervantes

Comenzamos el recorrido con uno de los grandes de la literatura. Si bien Cervantes nació en Alcalá de Henares, pasó dos años en Valladolid junto a su familia (entre 1604 y 1606), cuando en la ciudad estaba la Corte.

Casa de Cervantes en Valladolid
Casa de Cervantes – Guillermo del Olmo

El Museo-Casa de Cervantes está situado en la calle del Rastro. El escritor vivió en un solo cuarto de esta casa, pero el museo ha unido tres viviendas para rendirle el homenaje que se merece. El conjunto forma parte de un proyecto erigido en el siglo XVII por el apoderado del Ayuntamiento, Miguel Íscar. La casa está construida en ladrillo y en la fachada podemos ver balcones y ventanas de yeso.

La casa pasó desapercibida hasta que se descubre en la Real Cancillería un expediente sobre la muerte de un caballero llamado Gaspar de Ezpeleta. Los testigos de este suceso son Miguel de Cervantes, sus hermanas Magdalena y Andrea, su hija Isabel, su sobrina y su sirvienta.

Siguiendo varios documentos y mapas se pudo recrear cómo era la zona esa época, cuando todavía era considerado “las afueras de Valladolid”. En las cercanías había un matadero y se vendía la carne. Limitando con la casa se hallaba el Hospital de la Resurrección (una parte de la fachada todavía se conserva).

Casa Museo Cervantes en Valladolid
Casa-Museo Cervantes – Nicolás Pérez / commons.wikimedia.org

La visita por la casa de Cervantes comienza en el patio exterior donde el famoso Ezpeleta fue herido y socorrido por la familia. La primera estancia es la biblioteca, inaugurada en 1916 con 10.000 ejemplares.

Luego se pasa al patio interior donde se supone había una cocina. Las paredes fueron adornadas con motivos de El Quijote. Después visitamos el zaguán, acceso original de la casa y que conserva el pozo de agua.

Merece la pena quedarnos varios minutos en el aposento decorado como habitación personal del artista siguiendo la descripción de El Quijote (incluye un espacio de trabajo, un brasero, varios libros y una alcoba con dosel rojo).

2. La Valladolid de Quevedo

Valladolid
Valladolid – villorejo

Francisco de Quevedo nació en Madrid en 1580 y es conocido por sus obras dramáticas y narrativas. En 1601 se mudó a Valladolid y fue en esta ciudad donde comenzaron a circular sus primeros poemas (bajo el seudónimo de Miguel de Musa) y donde escribiría El Buscón. Por cierto, también aquí nacería su conocida enemistad con Luis de Góngora.

Quevedo regresó a Madrid en en 1606 con un recuerdo poco grato de sus años en la capital del Pisuerga. Y lo plasmó por escrito.

“No quiero alabar tus calles,

pues son, hablando de veras,

unas tuertas y otras bizcas,

y todas de lodo ciegas.”

Evidentemente, nada que ver con la actual Valladolid, una interesante y bella ciudad que merece mucho más que una visita rápida. Una visita en la que se descubre alguna que otra placa en recuerdo al insigne escritor.

3. La Valladolid de Zorrilla

Plaza de Zorrilla en Valladolid
Plaza de Zorrilla – Sergey Dzyuba

José Zorrilla nació en la ciudad en 1817. En la actualidad podemos visitar la casa donde vivió sus primeros siete años y luego, desde 1866, tras regresar de México. Esta vivienda había sido alquilada por sus padres y está localizada en la calle Fray Luis de Granada.

Tras la muerte del escritor el Ayuntamiento adquirió la casa y la convirtió en museo. La planta baja contiene una biblioteca y en la fachada se ve un busto y una lápida conmemorativa. Tiene dos plantas, un jardín y un sótano y todavía se conservan muebles originales del poeta.

Además, en Valladolid hay otros sitios que recuerdan al escritor: el Paseo de Zorrilla, la Plaza Zorrilla (donde hay una estatua en su honor) y el Teatro Zorrilla, muy cerca de la Plaza Mayor.

4. La Valladolid de Delibes

Centro Cultural Miguel Delibes en Valladolid
Centro Cultural Miguel Delibes – villorejo / Shutterstock.com

Miguel Delibes nació y murió en Valladolid (1920-2010) y comenzó su carrera como periodista en El Norte de Castilla. Por supuesto, la ciudad se ve reflejada en algunas de sus obras. Así, El hereje está ambientada en la Valladolid del Siglo de Oro, en rincones como la Plaza de San Pablo o el Convento de Santa Catalina. De hecho, hay rutas guiadas por los escenarios de la novela.

A cambio, la ciudad le rinde homenaje con una calle con su nombre. Un moderno centro cultural y una biblioteca también fueron bautizados con el nombre de Miguel Delibes.

Te puede gustar