Una ruta en caravana por Portugal, recorriendo el centro del país

· 24 agosto, 2018
Lisboa y sus alrededores tienen suficientes atractivos como para hacer una pequeña ruta de varios días. Vamos a visitar algunos de los lugares más interesantes de esta zona.

Portugal es un país con grandes atractivos que en los últimos años se ha puesto muy de moda como destino vacacional de los españoles. Os proponemos hacer un recorrido en caravana por Portugal, en concreto por la zona centro del país. ¿Os animáis a acompañarnos?

Inicio de la ruta en caravana por Portugal: Fátima

Santuario de Fátima
Santuario de Fátima

La primera parada de esta ruta en caravana por Portugal es Fátima. Este es un lugar muy especial, sobretodo si se es creyente. La basílica impresiona, y más aun contemplar la cantidad de personas que se acercan hasta allí, algunas de ellas cumpliendo promesas y con una gran devoción.

Para dormir, se puede hacer enfrente del santuario sin ningún tipo de problemas. Se trata de una explanada con gran cantidad de caravanas, furgonetas o tiendas de campaña, y una zona de aseos que facilitan la estancia allí.

La visita a Fátima puede alargarse solo un día, de forma que a la mañana siguiente podáis emprender vuestro camino hacia el sur de Portugal.

Segunda parada: Lisboa

Lisboa en una ruta en caravana por Portugal
Lisboa

Después de conducir por la carretera A1 unos 130 kilómetros llegaréis a Lisboa, la capital portuguesa y una ciudad que irradia vida por los cuatro costados. Podéis hacer noche en el barrio de Belém, aunque hay que ser discretos para no causar problemas.

Este es el barrio de los famosos pasteis de Belém, algo que debéis probar obligatoriamente. También allí se encuentran la torre de Belém y el monasterio de los Jerónimos, ambos Patrimonio de la Humanidad y, por supuesto, visitas obligatorias.

Para moveros por la ciudad podéis tomar el autobús número 178 o el tranvía número 15. De esta forma, podéis disfrutar de otros muchos lugares maravillosos de la capital, como la catedral, el barrio de Alfama, el elevador de Santa Justa y sus vistas, o incluso disfrutar de la vida nocturna del Barrio Alto.

Hay otras decenas de cosas que se pueden ver y hacer en la ciudad, por lo que debéis investigar un poco y ajustar lo que queráis hacer a vuestros gustos e intereses. Lisboa es una ciudad para todo el mundo, con miles de planes diferentes.

Tercera parada: Sintra

Palacio da Pena en Sintra
Palacio da Pena en Sintra

Muy cerca de Lisboa se encuentra el pequeño pueblo de Sintra. Este es un lugar muy especial, diferente y colorido, gracias a los palacios y castillos que allí se pueden visitar. No se puede subir hasta lo más alto con la caravana, deberás aparcarla abajo y subir andando o en los autobuses que te llevan a los principales atractivos.

Allí puedes visitar diferentes lugares, pero te recomendamos especialmente el Palacio da Pena y la Quinta da Regaleira. Ambos son increíbles y especiales, así que ninguno te defraudará.

También podéis acercaros hasta la vecina Cascais, donde podéis disfrutar de un tranquilo paseo por el pueblo o relajaros en alguna de sus muchas playas, de gran calidad, por cierto.

Tras pasar el día en Sintra y Cascais, lo que os recomendamos es que conduzcáis hasta el cabo da Roca para disfrutar del atardecer allí. Este es el punto más occidental de Europa, un sobrecogedor acantilado que se desfila sobre el Atlántico.

Por último, para pasar la noche, el consejo es acercaros hasta Praia Grande. Esta es una playa frecuentada por muchos surferos, de manera que podréis aclimataros al ambiente que descubriréis al día siguiente.

Cuarta parada: Peniche

Costa de Peniche en Portugal
Costa de Peniche

La cuarta parada de nuestro recorrido por Portugal en caravana es Peniche. Se trata de una pequeña península, de unos 10 kilómetros de perímetro, cercana a Lisboa. Es el centro neurálgico de la vida surfera del país.

Por ello, si uno de vuestros objetivos del viaje era disfrutar de las olas del Atlántico, Peniche debe ser una parada obligatoria en la que pasar algunos días. Pero si nunca habéis practicado este deporte, también es una oportunidad de lujo para empezar. Alquilar una tabla y un neopreno cuesta apenas unos 10 € diarios.

En Peniche no puedes perderte la olas de la Praia de Mendaola y sus famosos supertubos, algo que todo surfero busca.

Os recomendamos que aparquéis la furgoneta o caravana a la entrada del pueblo (cerca del parque de bomberos) y accedáis al centro de la localidad a pie a través de un puente.

Esta ha sido una pequeña ruta en caravana por Portugal en la que conoceréis algunos de los atractivos de la zona centro del país. Si aún os queda tiempo, podréis continuar hasta la zona sur, hasta el Algarve.