Un recorrido por la increíble Capadocia

· 26 diciembre, 2016

La región de Capadocia, en el centro de Turquía, se ha convertido en un destino turístico de primer orden. Viajar hasta allí no solo nos ofrece la contemplación de unos paisajes únicos. Sobre todo, nos transmite las sensaciones de haber llegado a otro mundo, a otra época, a un territorio de ensueño.

Cómo ir a Capadocia

Esta región turca se encuentra en la península de Anatolia, en el centro del país, y para llegar hasta allí la gran mayoría de viajeros vuelan desde Estambul hasta Kayseiri. O si se prefiere, desde la ciudad costera de Izmir. Desde Estambul o desde Izmir, en apenas una hora de vuelo llegaremos hasta esta ciudad que se ha convertido en la principal vía de entrada a la Capadocia.

Tesoros de Capadocia

1. Paisajes únicos

Capadocia
Capadocia – Ricardo Perna

El origen geológico de estos parajes mágicos se remonta a 60 millones de años atrás, cuando se formó la cordillera Tauro más al sur. Pero ese plegamiento colosal provocó los barrancos de Capadocia, por los que el viento y la lluvia han tallado durante milenios estas formas únicas.

Unos paisajes diferentes y arrebatadores si se recorren sobre el terreno. Pero aún más si se tiene la oportunidad de sobrevolarlos en globo. Una actividad habitual del turismo en Capadocia. Uno de los lugares donde ofrecen esta excursión es la ciudad de Göreme, que también es una de las preferidas para hospedarse.

2. Göreme y sus iglesias

Goreme
Iglesia en Goreme – Timothy Neesam / Flickr.com

Como hemos nombrado Göreme os vamos a hablar de sus atractivos, ya que fue uno de los primeros lugares turcos catalogados como Patrimonio de la Humanidad. En Goreme, o más bien a un cuarto de hora de paseo, se encuentra un monumental conjunto de iglesias y conventos excavados en la roca.

Y es que en Capadocia, el encanto de sus paisajes no solo se debe a la acción de la naturaleza. También la mano de hombre ha tenido mucho que ver, siendo capaz de habitar estos lugares que por momentos recuerda a las atmósferas lunares. Una muestra de ellos esta a apenas 10 kilómetros de Göreme, en Zelve, donde hay un conjunto abandonado de cuevas en la roca que antaño fueron habitadas en perfecta armonía por cristianos y musulmanes.

3. Pasabag y Devrent con sus chimeneas de hongos

PAsabag en Capadocia
Pasabag – Delpixel

Las chimeneas de hadas son características de Capadocia. Pero, ¿qué son? Son grandes formaciones de rocas de aspecto variado, aunque las más famosas son las de forma fálica.

Se pueden ver en diferentes lugares, pero recomendamos ir hasta Pasabag y su Valle de los Monjes, o Devrente y su Valle de la Imaginación. Solo con esos nombres está todo dicho.

4. Las ciudades excavadas de Kaymakli y Derinkuyu

Derinkuyu en Capadocia
Derinkuyu – Pakhnyushchy

No solo hay grupos de cuevas excavadas. Durante las excursiones en Capadocia se pueden encontrar hasta 36 ciudades enteras de carácter subterráneo. Ese es el caso de la de Kaymakli, la mayor de todas ellas. O la de Derinkuyu, donde hay estancias ubicadas a 85 metros de profundidad.

“Una vez que viajas, el viaje nunca termina. La mente nunca puede desprenderse del viaje”

– Pat Conroy –

5. Caravasares

KAravasar en Turquía
Caravasar – Paul J Martin

Y por si fuera poco todo ese paisaje delirante de rocas y cuevas, también en Capadocia se puede soñar con viajeros míticos que recorrieron mucho antes que nosotros esas tierras rumbo a la aventura. Todos ellos se alojaron en caravasares, que eran grandes hospedajes en la ruta distanciados entre sí, más o menos por uno 35 kilómetros. O lo que es lo mismo, la distancia que recorría en un día un camello.

Como establecimientos dentro de una importante ruta comercial fueron abundantes estos lugares recorriendo de oeste a este la Capadocia, pero hoy no quedan todos ellos. Sin embargo, se pueden disfrutar de las formas arquitectónicas de los de Sultanhani y Agzikarahan en Aksaray, y el de Sarihan en Avanos.