Termas de Outariz: un paraíso termal en Ourense

Álvaro Gómez · 1 febrero, 2019
Desde tiempos de los romanos, Ourense es conocido por sus aguas termales. Lo mejor, que se puede disfrutar de ellas de forma gratuita, como en estas termas de Outariz.

Si buscas un lugar para descansar y relajarte en Galicia, las termas de Outariz son el mejor destino. Aquí podrás olvidarte del estrés y alejarte de la rutina. La filosofía zen convierte a este lugar en un remanso de paz que te hará olvidar el ajetreo del día a día. ¿Quieres conocerlo?

Qué hacer en las termas de Outariz

Pozas de Outariz
Pozas de Outariz – Roberto Chamoso G. /Wikimedia Commons

En este lugar es posible disfrutar de una zona privada y otra gratuita. En ambas vas a encontrar una poza de agua fría y otras tres de agua caliente. Para acudir a las Pozas de Outariz, la zona gratuita, tan solo tendrás que llevar bañador, toalla y chanclas para disfrutar de las instalaciones.

Si prefieres una experiencia más intensa y quieres aprovechar al máximo tu descanso, puedes acudir a la zona privada. Además de las termas, podrás disfrutar de diferentes tratamientos. De relajación, de belleza, masajes y otras experiencias que harán que tu tiempo de relax sea inolvidable.

Las instalaciones cuentan con un circuito zen, con termas más tranquilas e ideales para la meditación y relajación. También hay un circuito celta, donde hay más movimiento en el agua, con chorros y cascadas. Este tipo de termas son las mejores para aliviar problemas musculares.

Cómo llegar a las termas de Outariz

Situadas en Ourense, junto al río Miño, las termas de Outariz se encuentran al lado de un complejo formado por diferentes pozas y fuentes. Una de las razones de la tranquilidad que se respira en este lugar es su ubicación, apartada de áreas pobladas.

Vista de las termas de Outariz
Termas de Outariz -Victor Hermida Plaza / Flickr.com

Si quieres ir por tu cuenta, puedes acercarte en vehículo particular hasta el aparcamiento de Reza, que está a poco más de diez minutos en coche del parque de San Lázaro. Una vez allí, tienes que dirigirte por la calle Juan Manuel Bedoya, después por la calle Valle-Inclán para llegar a la avenida de La Habana.

Desde ahí tomas dirección a la calle Juan XXXIII y después a las calles Progreso y Erveledo, hasta encontrarte una rotonda y tomar la salida de la avenida Ribeira Sacra. Sigue las indicaciones para OU-402 y entra en un aparcamiento que queda a tu derecha. La ruta sigue a pie por la pasarela que permite el paso por el río.

También es posible llegar hasta las termas de Outariz en autobús. La línea 5 del transporte metropolitano de Ourense tiene como última parada Reza, desde donde solo tendrás que cruzar la pasarela del río para llegar a las instalaciones.

Otra manera para llegar es a través del tren turístico, que es la línea 19 del transporte público. Esta opción es la más recomendable porque durante el viaje puedes disfrutar de las vistas en la ruta por la orilla del río Miño.

Otras termas que ver junto al río Miño

Burga de Canedo en Ourense
Burga de Canedo – Luis Miguel Bugallo Sánchez (Lmbuga) / Wikimedia Commons

Las termas de Outariz no son las únicas en Ourense. Además de las Pozas Osturiz y Burgas de Canedo, la zona gratuita de la que hemos hablado antes, existen otras instalaciones similares junto al río Miño.

Las Pozas do Muiño das Veigas, la Fonte de Reza, la Fonte do Tinteiro, la Fonte das Burgas o las Pozas da Chavasqueira son otras instalaciones gratuitas.

Además, también puedes acudir a otra más de propiedad privada, las termas de Chavasqueira. De esta manera, puedes conocer en un fin de semana de relajación todo el circuito termal junto al Miño.

Visita express a Ourense

En tus días de relajación en las termas de Outariz, puedes hacer una visita express para ver los principales monumentos de esta localidad. El Puente Viejo, el antiguo convento y claustro de San Francisco o la catedral son algunos de los más importantes.

Y si lo que quieres es seguir con la tranquilidad de las termas, puedes realizar la ruta por la naturaleza que ofrece la Vía de la Plata. Un consejo más: no olvides disfrutar de la gastronomía gallega, es deliciosa.