Ruta de senderismo por los tres lagos de Tristaina en Andorra

· 5 diciembre, 2018
La ruta por los lagos de Tristaina nos permite disfrutar de algunos de los paisajes más bonitos de Andorra. Y no es una ruta especialmente difícil.

Sus pistas de esquí, sus tiendas con precios bajos… Andorra es famosa por eso y mucho más. En esta ocasión, buscamos la belleza de sus paisajes. Huimos del ruido y del ajetreo para perdernos en plena naturaleza. Vamos a disfrutar de una de las mejores excursiones que se pueden hacer en Andorra, la de los tres lagos de Tristaina.

Senderismo en los tres lagos de Tristaina en Andorra

Los lagos de Tristaina están muy cerca entre sí. Son de origen glaciar y transmiten una enorme belleza y tranquilidad con solo mirarlos. La ruta para recorrerlos dura unas 3 horas. Además, son de fácil acceso, por ello se trata de un recorrido apto para casi todo el mundo.

Vista de los lagos de Tristaina
Vista de los lagos de Tristaina

Por ello, os animamos a descubrir esta gran joya de la naturaleza andorrana. Quédate con nosotros y te contamos cómo hacer de esta escapada algo inolvidable.

Cómo llegar

Para comenzar el recorrido, partimos de la estación de esquí de Arcalís, más conocida como Vallnord. Una vez allí, podemos dejar el coche en el aparcamiento frente al restaurante La Coma y empezar a recorrer el sendero para acceder a los lagos. El camino está bien indicado con marcas amarillas, no tiene perdida.

Recordad que estamos hablando de lagos de origen glaciar y de un país situado en el corazón de los Pirineos. Por ello, en invierno los encontraremos llenos de nieve. Una imagen que parece sacada de un cuento. ¡Pura magia!

Los tres lagos de Tristaina

El primer lago

Primer lago de Tristaina
Primer lago de Tristaina

Comenzamos descubriendo las maravillosas vistas que nos deja el L’estany Primer. Es el más pequeño de los tres y está a 2.250 metros de altura. En estas vistas de postal podremos contemplar sus increíbles aguas azules y parte de los picos del Pirineo catalán, como el Puigpedrós.

No es de extrañar encontrar a algunos aficionados a la pesca en sus orillas. La especie más apreciada de estas aguas es la trucha. Por ello, muchos amantes de este deporte lo practican rodeados de estas vistas únicas.

Por otra parte, es importante saber que si subimos a alguna roca o un montículo elevado podremos observar los tres lagos a la vez. Sin duda, una panorámica privilegiada.

El segundo lago

A una altura de 2.300 metros encontramos este segundo lago (l’Estany del Mig). A él llegamos tras un leve ascenso. Un lago que es algo mayor que el primero.

Este es un buen lugar para hacer un pequeño descanso y respirar el aire puro de los Pirineos. Si se acerca la hora de comer y hemos llevado comida, qué mejor momento para desconectar y dejarse envolver por la más pura naturaleza.

El tercer lago

Lagos de Tristaina
Lagos de Tristaina

El tercer y último lago de esta ruta (Llac de Més Amunt) se encuentra a una altura de 2.440 metros. De los tres lagos de Tristaina es el de mayor extensión. Además, es el segundo lago más grande de Andorra.

Si observamos su forma circular, es un típico ejemplo de lago glaciar de alta montaña. A su alrededor se aprecia un circo de enormes montañas escarpadas y de terreno abrupto, que conforman la parte baja del pico de Tristaina.

Los más valientes y preparados pueden continuar ascendiendo por el pico de Tristaina (2.878 metros). Pero si lo que buscas es descansar, te recomendamos respirar el aire puro y enamorarte de las vistas.

El regreso

Sendero en los lagos de Tristaina
Sendero en los lagos de Tristaina

Para volver a nuestro punto de inicio, debemos llegar a un cruce de caminos donde nos decantaremos por proseguir la ruta circular. Así recorreremos los lagos desde la otra vertiente hasta llegar a nuestro punto de salida. Aquellos que no quieran continuar pueden dar la vuelta y regresar por el mismo camino.

Si continuamos nuestra travesía rodeando los lagos podremos verlos desde la otra vertiente y hallaremos unas vistas increíbles. Intentad subir a alguna roca elevada para contemplar la panorámica. Algo digno de ver.

Pero tenemos otras dos opciones. Una es la que hemos mencionado para los más valientes: ascender el pico de Tristaina. Y la otra nos lleva a explorar el puerto de de l’Arbella a 2600 metros, que supone la puerta al Pirineo francés.

Y tras nuestra larga ruta de senderismo, qué mejor que descansar de este gran día dirigiéndonos al pueblo vecino de Ordino. Un municipio a 25 minutos de donde nos encontramos. Podremos contemplar las vistas desde distintos miradores, visitar sus museos o iglesias o simplemente, reponer fuerzas en alguno de sus restaurantes.