La Ruta del Cares, un espectáculo visual en los Picos de Europa

Uno de los itinerarios senderistas más hermosos que se pueden hacer en España, e incluso en toda Europa, es la Ruta del Cares. Un camino que transita por un espectacular desfiladero dentro del Parque Nacional de los Picos de Europa. Sin duda alguna, todo amante del senderismo tiene que, al menos una vez en la vida, realizar este itinerario que le dejará sin palabras en más de uno de sus tramos.

Recomendaciones previas

Antes de adentrarse por la ruta del río Cares hay que tener varios asuntos en cuenta. En primer lugar, es que se trata de un camino de unos 11 kilómetros de distancia, y que por lo tanto se requiere el calzado adecuado para realizarlo. Es decir, lo mejor son las botas de montaña.

Ruta del Cares
Ruta del Cares – Gabriel González / Flickr.com

Además teniendo en cuenta la distancia, hay que llevar agua, porque no se encuentra en el camino, y la sombra solo la proporcionan los túneles que se atraviesan. Por el mismo motivo, es bueno llevar algo de comida, para no quedar desfallecido, y mucho más si se opta por hacer el camino de ida y vuelta.

Porque lo ideal es disponer de dos coches, y dejar uno en cada extremo del camino para no tener que duplicar el esfuerzo. Algo que, sin embargo, puede ir en detrimento de conseguir una experiencia tan satisfactoria como se merece recorrer la Ruta del Cares.

De León a Asturias (o viceversa)

La Ruta del Cares puede comenzar en la provincia castellanoleonesa de León, concretamente en la población de Caín. Ese es uno de los extremos del camino, mientras que el otro es Poncebos, ya en el Principado de Asturias.

Desde uno u otro se puede iniciar el itinerario, pero de una u otra forma nos esperan unos 11 kilómetros sobrecogedores, tanto que en muchas ocasiones este lugar se le menciona como “La Garganta Divina”.

El río Cares

El río Cares fluye por el fondo de este desfiladero y es en gran parte el responsable del aspecto del lugar, ya que su erosión como río de montaña ha hecho que durante milenios haya ido tallando esta garganta. Sin embargo, para recorrer este hermoso paisaje natural lo cierto es que la senda de la Ruta del Cares es de carácter artificial.

Historia de la Ruta del Cares

Ruta del Cares
Ruta del Cares – Gabriel González / Flickr.com

Este camino se realizó entre los años 1916 y 1921. En aquella época unos dos mil hombres trabajaron con los medios de la época para abrir esta vía excavada en la roca. Pero no era el único objetivo, se trataba también de canalizar al mismo tiempo el río para que sirviera al aprovechamiento hidroeléctrico de la vecina central de Camarmeña.

Una actuación que difícilmente se haría hoy en día, ya que este lugar se encuentra protegido bajo la figura del Parque Nacional de Picos de Europa. Pero que sin embargo, gracias a esos trabajos del pasado esta es una de las sendas más admiradas y transitadas de España.

Para cualquier senderista

Ruta del Cares
Ruta del Cares – Javier Mendia García / commons.wikimedia.org

La gran ventaja de la Ruta del Cares, además de la impresionante belleza del paisaje que se recorre, es que no tiene casi desnivel, por lo que es apta para hacerla por casi cualquier senderista. Lo único que hace falta es seguir las recomendaciones del principio y tener un poco de fondo físico. Más si se hace ida y vuelta, que puede llevar como seis horas de caminata.

No obstante, si no se dispone de dos coches, hay taxis especializados en esperaros en un extremo del camino, e incluso en verano hay autobuses para facilitar el acceso y la salida de esta maravilla de la cordillera cantábrica.

“La naturaleza no es un lujo, sino una necesidad del espíritu humano, tan vital como el agua o el buen pan.”

-Edward Abbey-

Ya lo has visto, si quieres disfrutar de una de las sendas más hermosas de España, la Ruta del Cares es perfecta. Gracias a su paisaje impresionante y a un camino bastante no excesivamente complicado, podrás vivir una experiencia inolvidable.

Categorías: Inspiraciones Etiquetas:
Te puede gustar