Recorremos el fabuloso y artístico cabo de Creus

· 20 febrero, 2018

El cabo de Creus es el punto más oriental de la península ibérica, un bello paraje bañado por el mar Mediterráneo. Parque natural desde 1998, su riqueza está no solo en la superficie, también en sus aguas, de ahí que sea un gran destino para los amantes de la naturaleza. Y también para quienes aprecian el arte, ya que fue inspiración de muchos artistas.

Conociendo el cabo de Creus

El cabo de Creus, en cuyo extremo hay un faro, se encuentra en una pequeña península de carácter montañoso. Es un saliente compuesto principalmente por pizarra y cortado continuamente por pequeñas calas y bahías. Cuenta con una flora y fauna únicas, de ahí que goce de gran protección.

Port de la Selva en el cabo de Creus
Port de la Selva – pere sebastian / Flickr.com

Las investigaciones concluyen que los primeros poblamientos datan de la Prehistoria. De hecho, la zona está salpicada de diversos restos de dólmenes. Incluso hay itinerarios marcados que permiten descubrirlos.

En pleno parque natural del cabo de Creus se halla Cadaqués, y más al norte está, al final del cabo, el Port de la Selva. También hay un interesante patrimonio arquitectónico, representado magníficamente por el medieval monasterio de San Pedro de Rodas.

La fuerza y belleza del cabo de Creus ha sido fuente de inspiración para escritores y artistas. Desde Salvador Dalí hasta el poeta Carles Fages de Climent han sucumbido a los encantos de la zona. Si el poder de la naturaleza ha podido seducir de tal manera a innumerables artistas, ¿Conseguirá hacerlo contigo?

¿Qué ver en el cabo de Creus?

Faro del Cabo de Creus
Faro – anroir / Flickr.com

Si bien Cadaqués es el lugar mas conocido de la zona, por sus casas blancas y largas playas, el cabo de Creus es mucho más amplio y ofrece la posibilidad de vivir una experiencia irrepetible. Dentro del parque hay distintos puntos que merecen una visita. 

Una de las primeras construcciones que vislumbramos al llegar es un imponente faro. Este faro fue construido en el año 1853 en el lugar en el que se situaba una antigua torre vigía. Aunque desde que se construyó ha estado en funcionamiento, durante la Guerra Civil se apagó por orden de las autoridades militares para prevenir posibles ataques.

San Pedro de Roda

Monasterio de San Pedro de la Roda
Monasterio de San Pedro de Roda – Joan Grífols / Flickr.com

En la entrada del cabo de Creus encontramos el monasterio de San Pedro de Roda, en la falda de la montaña de Verdera. Se desconoce el momento de su construcción, aunque hay teorías que hablan de que está relacionada con la llegada de unas reliquias de San Pedro Apóstol llegadas desde Roma.

El monasterio está construido en terrazas y se organiza en torno a un claustro. Destacan su  iglesia románica, consagrada en el año 1022, y dos torres: una defensiva y otra de estilo lombardo que servía como campanario.

Inspiración de artistas

Cabo de Creus
Cabo de Creus – jomme / Flickr.com

Lo más destacado del cabo de Creus este lugar son las espectaculares vistas de los acantilados. Salientes rocosos que la tramontana, viento que sopla del norte, junto al fuerte oleaje, han ido moldeando hasta crear extrañas formas a lo largo de los años.

Precisamente, algunas de esas rocas se asocian a formas animales, como el águila de Tudela, el león de Cap Gros o la roca de la cala de Cullaré, que, al parecer, inspiró a Dalí para crear una de sus grandes obras: El gran masturbador. En esta obra están retratas todas las obsesiones del autor.

El elemento principal del cuadro es un busto de mujer, que se mezcla con las rocas de la Costa Brava. Este cuadro tiene las características de toda su pintura surrealista. Posee una unidad equilibrada, a pesar del gran número de elementos que presenta.

“El verdadero pintor es aquel que es capaz de pintar escenas extraordinarias en medio de un desierto vacío. El verdadero pintor es aquel que es capaz de pintar pacientemente una pera rodeado de los tumultos de la historia”

-Salvador Dalí-

Dalí fue capaz de convertir este punto de la península ibérica en un paisaje surrealista. Y tú puedes disfrutar del cabo de Creus de mil maneras diferentes. Puedes recorrerlo para admirar su riqueza natural, puedes visitar sus pueblos o puedes imitar a esos grandes artistas y contemplar su belleza a la espera de la inspiración para una poesía, un cuadro o una fotografía.

Fotografía de portada: Fèlix González / Flickr.com