Rano Raraku: la cantera de los moáis en la isla de Pascua

· 8 marzo, 2019
Este es el lugar del que salieron las famosas estatuas de la isla de Pascua. Los moáis se esculpían en la piedra de las laderas del volcán y luego se trasladaban.

El volcán Rano Raraku es tan importante para la isla de Pascua como los propios moáis. Es así porque las figuras más famosas de todo Chile salieron de su cantera. Las piedras con las que se dieron forma se extrajeron de este volcán que, además de convertirse así en una pieza fundamental de la isla, es un lugar increíble.

La forma del volcán, su riqueza natural y las leyendas que se cuentan de él hacen que sea un atractivo que hay que visitar en la isla de Pascua. Es probable que no hayas oído hablar del Rano Raraku y solo conozcas los famosos moáis. Por eso, conviene que sigas leyendo y descubras el que es el corazón de la isla.

Los moáis de Rano Raraku

Los famosos moáis se reparten por toda la isla de Pascua. Pueden verse alrededor de un millar de estas singulares estatuas. ¿Te has preguntado alguna vez de dónde salieron esos inmensos trozos de piedra que sirvieron para dar forma a los moáis?

Moáis en la falda del volcán Rano Raraku
Moáis en la falda del volcán

La principal cantera era la del Rano Raraku. Su roca volcánica no es de gran dureza, por lo que los habitantes de la isla decidieron esculpir sobre ella. Hacían los moáis junto al propio volcán. Los hay de diferentes tamaños, llegando a superar los 20 metros de altura.

No se sabe a ciencia cierta el tiempo que tardaban en esculpir cada uno de ellos, ni el número de trabajadores o artesanos que participaban. Seguramente fuera variando con el tiempo, pues entre el primero y el último que se esculpieron hay una diferencia de nueve siglos, desde el VII al XVI.

Tampoco está claro el modo en el que desplazaron las esculturas desde el Rano Raraku hasta cada lugar de la isla. Están desperdigadas por toda la zona sin seguir un orden específico. De hecho, algunas están en posición vertical y otras en horizontal, y no todas miran a la misma posición.

Además, hay unos cuantos moáis inacabados. Se pueden ver varias zonas con el trabajo a medio hacer, incluso sin acabar de sacar el trozo de piedra del volcán. En otras zonas se ve perfectamente el hueco que dejaron los moáis esculpidos y transportados a otra parte.

A pesar de estar por toda la isla, casi la mitad de los moáis se pueden ver en la ladera del volcán y en sus alrededores. Su visita es la más completa, ya que además de ver más de 300 de estas esculturas, vas a conocer el lugar del que se extrajeron.

¿Cómo se esculpían los moáis?

Moáis en isla de Pascua
Moáis – Amy Nichole Harris

Al existir moáis sin terminar, los estudios sobre la forma de trabajar en la cantera de Rano Raraku han llegado a varias conclusiones. Primero elegían una zona donde extraer un bloque de piedra, en el que se perforaba por los bordes para favorecer el trabajo de los escultores.

Después, se comenzaba a trabajar la piedra con herramientas de basalto. Estos utensilios se pueden ver en la isla, pues al quedar en desuso se desechaban. Los hay por miles en este lugar.

Primero se hacía la cara de las estatuas con la nariz como eje de simetría. A partir de ahí se esculpían el cuello, el cuerpo y las extremidades.

Antes de extraer la figura totalmente, se colocaban piedras para sostener el gran bloque. Una vez fuera, se arrastraba por la ladera. Este era un punto crítico, ya que hay varios ejemplos de estas esculturas rotas en la bajada del volcán.

En el lugar en el que querían situar el moái se excavaba un agujero para colocarlo de forma vertical. Ya en posición, los escultores hacían los últimos retoques sobre las figuras.

Qué más ver en Rano Raraku

Cráter del Rano Raraku
Cráter del Rano Raraku

En este volcán puedes ver la laguna que hay en el interior del cráter. Es un lugar muy especial que no puedes perderte. Pero el Rano Raraku forma otros escenarios geológicos que te encantarán. Estos son los acantilados que crea la propia roca volcánica y que permiten obtener unas vistas impresionantes.

En la isla de Pascua hay otros lugares de interés, como por ejemplo el volcán Rano Kau. Es más grande que el Rano Raraku, por lo que también merece la pena incluirlo en la ruta por la isla.