Qué es y dónde está el oráculo de Delfos

Delfos fue uno de los centros de peregrinación de la Antigua Grecia. A su oráculo se acudía para conocer el futuro.

El oráculo de Delfos es, probablemente, uno de los lugares más singulares de Grecia. Se sitúa en la actual villa de Delfos, a los pies del monte Parnaso y a unos 10 kilómetros del golfo de Corinto. Su importancia radica en que fue lugar de peregrinación y consulta a los dioses, especialmente a Apolo. ¿Quieres conocer más?

El oráculo estaba dentro del santuario de Delfos y a él acudían aquellos que querían conocer su futuro. Fue de gran importancia desde el siglo VIII a.C., cuando Apolo pítico se configuró como el patrón de las empresas coloniales. Después, incluso llegó a convertirse en el centro religioso de Grecia.

Breve historia del templo

Templo de Delfos
Templo de Delfos – Samot

La mitología griega dice que en Delfos cayó el “ónfalos”, una piedra que marcaba el centro del mundo. Por ello, el dios Apolo fundó allí uno de sus santuarios más significativos, después de haber vencido a la serpiente Pitó, que vivía allí, para así apoderarse de su sabiduría.

Además, Apolo estableció allí su oráculo para permitir que los griegos fueran y preguntaran a los dioses cuestiones de todo tipo. Para esa comunicación utilizaba a una sacerdotisa a la que nombró Pitia, en honor a la serpiente que había derrotado. Así, todo el mundo religioso helénico llegó a girar en torno a Delfos.

¿Cómo se consultaba al oráculo?

Templo de Atenea en Delfos
Templo de Atenea – alexcoitus / Flickr.com

Los griegos acudían al oráculo para consultar su futuro pero, ¿cómo lo hacían exactamente? En el oráculo había una sacerdotisa anciana, la Pitia, y un hombre conocido como el Profeta. El solicitante realizaba la pregunta a la mujer y después ella, en la cripta del templo, iniciaba las comunicaciones con el dios.

El ritual continuaba mientras la mujer masticaba hojas de laurel, espolvoreaba harina alrededor y bebía grandes tragos de agua de la fuente sagrada que allí se encontraba. Las palabras de la Pitia solían ser extrañas o difíciles de entender. Ahí entraba en juego el Profeta, que ayudaba a interpretar y ordenar las ideas de la sacerdotisa.

Visitar Delfos

Templo en Delfos
Delfos – S-F

El santuario de Delfos es, sin duda, una parada muy especial y diferente dentro del país heleno. Además, por la zona no solo se encuentra este templo, sino que hay muchas otras cosas fascinantes para ver y hacer.

Simplemente caminar por el pueblo de Delfos es muy recomendable, así como entrar en sus tiendas o disfrutar de las vistas del valle desde alguno de los muchos bares que se encuentran por ahí.

Pero sin duda, hay dos paradas obligatorias dentro de vuestro recorrido por la zona.

La zona arqueológica

Teatro de Delfos
Teatro – Anastasios71

El lugar donde se encuentra situada la antigua Delfos es, sin duda, la guinda del pastel de vuestra visita. Es especialmente recomendable el templo de Apolo, desaparecido hasta finales del siglo XIX.

También hay que fijarse en el imponente teatro, con capacidad para más de 5000 personas y una acústica impresionante, y el estadio, situado muy cerca del teatro y que fue sede de los Juegos Píticos.

Museo Arqueológico de Delfos

Museo Arqueológico de Delfos
Museo Arqueológico – Anton_Ivanov / Shutterstock.com

Este museo es uno de los mejores a nivel nacional. Cuenta entre sus piezas el Auriga de Delfos, una increíble escultura de bronce, conmemorativa de la victoria en los Juegos Píticos en el año 478 a.C.

También verás aquí la esfinge de Naxos, los gemelos de Argos, el friso del Tesoro de los Sifnios o una copia del “ónfalos”, la piedra que, como decíamos antes, marcaba el centro del mundo.

“Excavar es abrir un libro escrito en el lenguaje que los siglos han hablado dentro de la tierra.”

-Spyridon Marinatos-

Para acceder a ambas atracciones turísticas vale la misma entrada, que cuesta 9 €. Esa entrada es gratuita para menores de 19 años y para estudiantes de universidades pertenecientes a la Unión Europea. También hay descuentos para personas mayores y para estudiantes de fuera de la Unión.

Cómo llegar a Delfos

Delfos se sitúa a unos 180 kilómetros de Atenas, y las condiciones permiten llegar hasta allí tanto en coche como en autobús desde el centro de la capital griega.

Existen, además, numerosas excursiones organizadas que llegan hasta la zona e incluso la combinan con otros atractivos turísticos del país, como Meteora y sus impresionantes monasterios ortodoxos.

Categorías: Destinos Etiquetas:
Te puede gustar