Descubrimos las increíbles pinturas del Greco

Sus cuadros y su particular estilo son inconfundibles. Profundizamos en la figura del Greco y viajamos hasta algunos de los lugares en los que se exponen sus obras.

Doménikos Theotokópoulos, ese era el nombre del famoso pintor popularmente conocido como el Greco. Hablamos de uno de los artistas más importantes de la civilización occidental y, en concreto, del Renacimiento. A lo largo de su vida creó importantes obras con un estilo único. Ahora bien, ¿quién fue este artista y cuál fue la repercusión de su obra? ¡Lo descubrimos!

¿Quién fue el Greco?

el caballero de la mano en el pecho del Greco
El caballero de la mano en el pecho – commons.wikimedia.org

Doménikos Theotokópoulos nació en Candía, la antigua capital de la isla de Creta (ahora llamada Heraclión), en Grecia. Pertenecía a una familia de comerciantes.

Desde su juventud se inició en los estudios de pintura, donde destacó por su capacidad y pasó a ser un pintor de iconos de estilo posbizantino. Con tan solo 22 años ya se dedicaba profesionalmente a la pintura.

Cuando cumplió 26 años se marchó de Creta y se fue a Italia, donde vivió 10 años. Allí pudo ponerse en contacto con el estilo renacentista de ciudades como Venecia. Se empapó de los estilos de pintores como Tiziano, Tintoretto y, más tarde, en Roma, del mismísimo Miguel Ángel.

Así fue cómo acabó creando el que terminaría convirtiéndose en su estilo característico: una mezcla de su formación posbizantina y el naturalismo propio del Renacimiento. Con todo, el Greco se instaló definitivamente en la ciudad de Toledo en 1577, donde vivió y trabajó hasta su muerte en el año 1614.

¿Cómo eran las obras del Greco?

El Expolio del Greco
El Expolio – commons.wikimedia.org

La colección de obras del Greco abarca desde lienzos para retablos de iglesias a retratos de diferentes personalidades. No obstante, la mayor parte de sus creaciones fueron de temática religiosa, fruto de la devoción que se vivía en Toledo en la época en la que vivió el pintor.

Muchos historiadores consideran que el estilo final del Greco terminó de asentarse en Toledo, y que sus años anteriores sirvieron para recoger influencias artísticas. Primero de su lugar de origen, Creta, y luego del Renacimiento italiano.

El Greco un gran especialista en retratar las figuras humanas. Pero la suyas son figuras extremadamente alargadas, delgadas e incluso fantasmales.

En sus obras se puede apreciar todo lo que sienten los protagonistas, dada la expresividad con la que se representan. Además, en sus composiciones llama la atención el uso de una amplia gama de colores para acentuar los contrastes.

Hay algunas obras que se pueden destacar. Por un lado, los retablos de Santo Domingo el Antiguo y El Expolio, un lienzo situado en la catedral de Santa María. Ambos se encuentran en Toledo. Pero quizá su obra más famosa es El entierro del conde Orgaz, que se puede admirar en la iglesia toledana de Santo Tomé.

Lugares de España donde visitar sus obras

Vista y plano de Toledo del Greco
Vista y plano de Toledo – commons.wikimedia.org

¿Te ha parecido interesante la obra del Greco y quieres visitar sus obras? Pues tenemos varias opciones para que hagas un recorrido por todo su arte. Buena parte de sus trabajos se puede admirar en Toledo, su lugar de residencia.

Mencionábamos algunas de sus obras en la ciudad. Pero además, en ella se puede visitar el Museo del Greco. En él se exhiben trabajos magníficos, como la Vista y plano de Toledo y Las lágrimas de San Pedro. Recorrer sus salas ayuda a comprender mejor la figura del artista y también la influencia que tuvo.

El Greco fuera de Toledo

El bautismo de Cristo de el Greco
El bautismo de Cristo – commons.wikimedia.org

Otro lugar donde puedes encontrar una recopilación de obras del Greco es, por supuesto, en Madrid. En concreto, en el Museo del Prado, uno de los más importantes de España por su colección artística. La pinacoteca madrileña conserva casi medio centenar de obras del pintor.

En el Museo del Prado se pueden ver, entre otras pinturas, El caballero de la mano en el pecho, San Antonio de Padua o la Trinidad.

Pero también hay obras repartidas por otros puntos de España. Por ejemplo, en el monasterio de El Escorial o en el Guadalupe, en el Museo Catedralicio de Palencia, el Museo de Bellas Artes de Sevilla o el Museo de San Telmo en San Sebastián.

Si estás interesado la historia del arte, y especialmente en la pintura, el Renacimiento español y, en concreto, la figura del Greco son fundamentales. Ahora que ya conoces algo más de la obra de este pintor único, solo queda que disfrutes de ella.

Categorías: Curiosidades Etiquetas:
Te puede gustar