Descubre el parque escultórico submarino de Molinere

María Belén Acosta · 18 noviembre, 2019
Fue el primer museo escultórico bajo el agua. Se encuentra en aguas del mar del Caribe y está formado por una colección única de arte contemporáneo.

El parque escultórico submarino de Molinere fue el primer espacio del mundo de estas características. Aunque en la actualidad existen más de seis parques de este tipo, el de Molinere, en la costa oeste de Granada, es una idea pionera que mezcla el arte con la conservación de nuestro planeta.

Queremos ofrecerte información detallada sobre este museo único en su clase. También encontrarás algunos consejos para asegurar un viaje de ensueño a una de las islas más bellas del Caribe.

El origen del parque escultórico submarino de Molinere

Escultura en el parque escultórico submarino de Molinere
UNEP / Flickr.com

En los años 2004 y 2005 los huracanes Iván y Emily dañaron significativamente los arrecifes coralinos de la costa oeste de Granada, provocando un deterioro del fondo marino. Fue entonces cuando el reconocido artista británico Jason deCaires Taylor tuvo una idea pionera para evitar la pérdida de la vida marina.

La creación del parque de Molinere no solo estaba pensada para sustituir los arrecifes de coral por estatuas, sino para hablar de la vida cotidiana de los habitantes de la zona. Se inauguró tan solo un año después de la catástrofe, en 2006.

Con el tiempo, las estatuas han ayudado a preservar el fondo marino, además de fomentar el turismo de la zona. La belleza del museo le ha otorgado un puesto entre las 25 maravillas del mundo, según la revista National Geographic. Todo un reclamo para los amantes del turismo natural y ecológico.

De hecho, parte de su función es disminuir el exceso de visitas de otras zonas naturales de la costa. De esta forma, se consigue que la contaminación producida por el exceso del turismo disminuya para favorecer la conservación del entorno.

Una visita por el parque escultórico submarino de Molinere

Estatuas del parque escultórico submarino de Molinere
Oblivious Dude / Flickr.com

El parque tiene una extensión de 800 m². En él podremos observar y maravillarnos con las más de 60 piezas creadas por el artista Jason deCaires Taylor. Todas ellas están fabricadas con cemento y tratadas para que su pH cumpla con las necesidades para la formación del coral y facilite que los pólipos se agarren a su superficie.

Cada pieza de este museo de arte contemporáneo muestra escenas de la vida cotidiana de la gente de la zona. Además, la colección desprende un aire de misticismo que sobrecoge no solo a los amantes del submarinismo o el esnórquel, sino también a cualquier curioso dispuesto a sumergirse en esta experiencia única.

Entre las esculturas que podremos ver se encuentran escenas típicas como un hombre montando en bicicleta, otro viendo la televisión o un grupo de niños que luchan contra la corriente del océano cogidos de la mano.

Lo más fascinante del museo es que irá evolucionando conforme la vida marina haga de estas piezas de arte su nuevo hogar.

Consejos para aprovechar al máximo la vista a Granada

En la actualidad, la isla de Granada es una de las paradas más interesantes y demandadas por el turismo internacional. Nos será muy fácil encontrar cruceros que nos lleven hasta esta isla para que podamos disfrutar de su amplia oferta de actividades y lugares únicos.

Isla de Granada

La capital, Saint George, es perfecta para relajarse y aprovechar para conocer más acerca de la cultura caribeña. La gente de esta ciudad es muy amable y hospitalaria. Además, recorriendo sus calles podremos observar su clara influencia colonial debido a su etapa como colonia francesa e inglesa.

Aunque uno de los mayores reclamos turísticos de Granada sea el parque escultórico submarino de Molinere, también podremos disfrutar de sus playas y paisajes volcánicos. La oferta de actividades acuáticas, rutas de senderismo y trekking, así como la practica de otros deportes de riesgo, convierte a Granada en una parada obligatoria para los asiduos al turismo de aventura.

Tampoco debemos perder la oportunidad de probar la comida granadina. Esta cuenta con claras influencias de otras cocinas como la europea, africana e hindú. De ahí que la mayoría de sus platos tengan mucho sabor y estén muy especiados. El plato nacional es el Oil Down, que está compuesto por carne sazonada y la conocida fruta del pan, que se acompaña con otros vegetales.

Fotografía principal: Boris Kasimov / Flickr.com