10 obras de Donatello que merece la pena conocer

Decía Picasso que "La escultura es el arte de la inteligencia'', por ello, queremos llevarte por un fascinante recorrido por la obra de uno de los padres de Renacimiento.

Dentro del mundo del arte, la escultura es una de las disciplinas más admiradas de todos los tiempos. Sin duda, el trabajo de los virtuosos de la roca ha conseguido que, no solo en su momento, sino mucho después, los curiosos se animen a visitar los museos solo para admirar su labor. Donatello es una de esas figuras que ha captado la atención de millones. 

¿Cuáles son las obras de Donatello y dónde están?

Donato di Niccolo di Betto Bardi nació en Florencia, Italia, en el año 1386. Más conocido como Donatello, fue uno de los principales artistas de inicios del Renacimiento en su país. Trabajó con diversos materiales y se inspiró, sobre todo, en la Antigüedad clásica para sus obras.

Su mano realizó maravillosas esculturas de gran tamaño. De allí que adquiriese el estatus de “Padre” del Renacimiento. Entre sus obras, hay unas que destacan no solo por su despliegue técnico sino por su fascinante historia. A continuación te contaremos algunas.

1. Pequeño profeta

Los profetas de Donatello.

Es una escultura realizada en mármol blanco en 1407 y, a pesar de no tener un tamaño monumental, resulta una verdadera maravilla. Tiene una altura total de 128 centímetros y se considera como una de sus primeras obras. No se encuentra en el exterior de la catedral, sino en el Museo Dell’Opera del Duomo.

Como dato curioso, hay que mencionar que esta obra se empareja con otro “Pequeño profeta” ubicado en la puerta de la Mandorla de la basílica Santa María del Fiore (Florencia).

2. San Juan Evangelista

San Juan Evangelista de Donatello.

La escultura de este santo también fue esculpida en mármol para la antigua fachada del Duomo de Florencia y, en la actualidad, es una de las obras de Donatello que se puede admirar en el Museo dell’Opera. Data del año 1409 (se terminó 2 años más tarde) y sirvió de inspiración a Miguel Ángel para su Moisés. El estilo usado en esta escultura es típico del manierismo gótico tardío.

3. David en mármol

David de Donatello.

Fue realizada en el año 1408 y muestra a este personaje bíblico en el preciso momento en que acaba de derrotar al gigante Goliat, ya que su cabeza está a los pies y aún tiene una piedra en medio de la frente. Los brazos de este David son un poco más largos de lo normal, pero el resto de los detalles le dan un aire armonioso que no desentona. Se encuentra en el Museo Nacional del Bargello de Florencia.

4. San Juan Bautista de Madera

San Juan Evangelista hecho en madera.

Donatello realizó esta escultura en 1438 para la capilla homónima de la basílica de Santa María dei Frai en Venecia. Además de ser muy diferente a otras obras de Donatello, resultaba extraño que una obra suya estuviera en Venecia, por lo que a lo largo de la historia se ha cuestionado su autoría. Algo que, sin embargo, parece haberse confirmado en las últimas décadas.

5. San Marcos

San Marcos de Donatello.

La escultura de san Marcos es una de las 14 estatuas sobre los protectores de las Artes de Florencia que se colocaron en el exterior de la iglesia de Orsanmichele de la ciudad. Fue esculpida entre 1411 y 1413 y mide 248 centímetros de alto. La original se conserva en el interior del edificio (la del exterior es una copia). Con cabeza barbuda, vestido anudado a la cintura y expresión seria, Marcos aparece como un antiguo filósofo.

6. Tumba del cardenal Rainaldo Brancacci

Capilla de Donatello.

Esta tumba es otra de las obras de Donatello que no se encuentra en Florencia sino en la iglesia de Sant’Angelo a Nilo de Nápoles (Italia). El trabajo fue realizado en colaboración con el artista Michelozzo entre 1426 y 1428, y es uno de los más importantes del Renacimiento de esa ciudad. De mármol y con policromía, la tumba está sujeta por unas bellas cariátides.

7. Putti porta candelabros

Ángeles de Donatello.

Tampoco está en Florencia esta obra de Donatello, ya que se encuentra en el Museo Jacquemente-André de París. Se trata de dos esculturas de bronce hechas entre 1434 y 1439. Son dos ángeles de coro que fueron encargados para la catedral de Santa María del Fiore de Florencia.

8. Atis-Amor

Atis Amor de Donatello.

Esta escultura hecha en bronce entre los años 1440 y 1443 se encuentra en el Museo del Bargello de Florencia, como otras obras del artista. Una talla de color oscuro con detalles dorados en las alas, el cinturón y el calzado. Representa a un niño con aspecto de ángel bailando con sus brazos al aire.

9. Judith y Holofernes

Judith y Holofernes de Donatello.

La escultura de Judith y Holofernes es una de las obras más vistas de Donatello. Y es que se trata de una obra realizada en bronce que se encuentra ante la fachada del Palazzo Vecchio de Florencia, uno de los monumentos más visitados y fotografiados de la capital de la Toscana.

Y curiosamente, cuando la realizó entre los años 1453 y 1457 no estaba destinada para este emplazamiento sino para rematar una fuente. Eso sí, en la misma plaza de la Signoria.

10. Condottiero Gattamelata

Condotiero Gattamelata de Donatello.

Acabamos este recorrido por las obras de Donatello con esta grandiosa escultura que se halla en la plaza de la basílica de San Antonio de Padua. Un monumento que se ha convertido en una de las más emblemáticas esculturas ecuestres del mundo y un modelo que se ha repetido en otras muchas esculturas de generales, reyes o emperadores.

Estas son las 10 obras de Donatello que deberías ver en persona, al menos una vez en la vida. Recuerda que ir a conocer las obras de este gran artista, repartidas por diversos lugares de Italia, es una estupenda excusa para hacer un viaje al país transalpino.

Te puede gustar