Óbidos: un pedazo de la historia de Portugal

· 12 noviembre, 2016

Esta preciosa villa portuguesa, ubicada al oeste del país, tiene sus orígenes en una ciudadela fortificada. Te invitamos a conocer Óbidos, una hermosa ciudad medieval a 75 kilómetros de la capital, Lisboa. ¿Nos acompañas?

Un poco de historia de Óbidos

Para entender algo sobre los inicios de esta localidad debemos prestar atención a su nombre. Óbidos deriva del latín “Oppidium” que quiere decir “ciudad amurallada”. Según los investigadores, primero fue un castro celtíbero que fue ampliando su perímetro. Algunos arqueólogos afirman, además, que en la zona hubo asentamientos fenicios.

Óbidos
Óbidos – Botond Horvath

Durante el recorrido por Óbidos atravesarás diferentes épocas: celta, romana, visigoda, árabe… por supuesto que hay detalles medievales en sus callejuelas adoquinadas y sus antiguos muros de piedra, así como también detalles románticos en las buganvillas de los balcones y los tejados rojizos de las casas.

Conocida como “A Vila das Rainhas” (la Villa de las Reinas, en español), Óbidos era ofrecida como regalo de boda a las esposas de los monarcas portugueses. Una curiosa tradición que comenzó en el siglo XIII con el rey Don Dinis y continuó hasta el siglo XIX, momento en el cual dejó de pertenecer al patrimonio real.

En el siglo XX Óbidos fue muy importante para la historia de Portugal, ya que aquí se gestó el alzamiento del 25 de abril contra el dictador Salazar. Cada año esta fecha es festejada en todo el país y por supuesto aquí.

Feria delChocolate de Óbidos
Feria del Chocolate de Óbidos – Ivo Anastácio / Flickr.com

Otro de los eventos destacados de la villa es el mercado medieval que se lleva a cabo entre julio y agosto. Y, si eres goloso, no puedes perderte el Festival del Chocolate, donde los asistentes disfrutan de la típica “ginjinha”.

“El que está acostumbrado a viajar, sabe que siempre es necesario partir algún día”. 

– Paulo Coelho –

De visita por Óbidos

Por tratarse de una ciudad muy pequeña, los atractivos turísticos de la “Vilha” están muy cerca entre sí. La visita no dura más que un par de horas, por ello muchos visitantes aprovechan la jornada para recorrer una población romana cercana llamada Eburobrittium o cualquiera de las freguesías que comprenden la villa: A dos Negros, Amoreira, Gaeiras, Olho Marino o Santa Marina, entre otras. En un paseo típico por Óbidos no puedes dejar de visitar:

1. Castillo de Óbidos

Castillo de Óbidos
Castillo y murallas – Tom Roche

Es un claro exponente de un fuerte medieval portugués. Este castillo se construyó sobre un monte pequeño que domina la llanura y el río Arnoya. Fue cambiando a lo largo de los siglos en cuanto a su arquitectura y estilos, pero preserva sus aires de Edad Media.

Fue elegido como una de las Siete Maravillas del país. Actualmente alberga una posada pero se puede visitar en parte.

2. Iglesia de Santa María

Iglesia de Santa Marta en Óbidos
Iglesia de Santa María – Simon Dannhauer

Es la más destacada del conjunto de templos religiosos, de fachada blanca y construcción más que austera (típico en Portugal). Otras iglesias que no te puedes perder son de la Misericordia, de San Pedro, de Nuestra Señora de Monserrat y de San Tiago.

Para completar con el recorrido religioso te recomendamos que visites el santuario del Señor Jesús de la Piedra, la capilla de San Martino y la ermita de Nuestra Señora do Carmo.

3. Acueducto

Acueducto de Óbidos
Acueducto de Óbidos – Fulcanelli

Tiene una extensión de 3 kilómetros de largo y fue construido por orden de Catalina de Austria. Esta reina, casada con Felipe III de Portugal, era la hija menor de Felipe el Hermoso y Juana de Castilla y hermana de Carlos I de España.

4. Otros atractivos

En Óbidos también puedes caminar por la Rua Direita, la calle principal a la cual se accede por la Porta da Vila y que está decorada con azulejos blancos y azules. Siguiendo por esta vía llegarás a la Plaza de Santa María o “central”. Otro acceso a la ciudad es la Porta do Vale, muy bonita y antigua.

Para terminar el paseo no dudes en ir hasta la ciudad romana de Eburobrittium, que fue descubierta en 1994 durante las obras de construcción de una carretera. Un año más tarde se descubrió un foro. Según se cree fue construida a fines del siglo I a.C. por Augusto y sobrevivió hasta fines del siglo V a.C. El conjunto incluye dos edificios posteriores, erigidos durante la época medieval.