Las momias de Quinto, el primer museo de momias de España

Unas obras de rehabilitación en una antigua iglesia de Quinto, en Zaragoza, las sacaron a la luz. Hoy estas momias, en las que se pueden apreciar incluso pequeños rasgos, protagonizan un singular museo.

Las momias de Quinto se han convertido en la excusa perfecta para la apertura de un curioso museo en esta localidad de la provincia de Zaragoza. Unas momias que son fruto de un hallazgo casual y de las que hasta hace unos pocos años no se tenía constancia. Sigue leyendo y te contamos más.

¿Dónde está Quinto?

Vista de Quinto
Quinto – Fran Ara / Wikimedia Commons

La existencia del Museo de las Momias de Quinto puede servir para ubicar esta población en el mapa. Como decíamos, Quinto se encuentra en la provincia de Zaragoza, a menos de media hora por carretera de la capital aragonesa.

En concreto, es la capital de la comarca de la Ribera Baja del Ebro. Se trata de una población pequeña, pero con una larga historia, ya que los primeros en asentarse aquí fueron los romanos hace aproximadamente dos mil años.

El Piquete de Quinto

Iglesia de Quinto
El Piquete – Motacilla / Wikimedia Commons

Desde que se instalaran aquí las legiones romanas, y bautizaran a la población como “Quintus”, lo cierto es que la localidad ha estado habitada de forma permanente. Sobre todo aprovechando su riqueza agrícola debido a la fertilidad que supone el río.

Y también se han explotado las canteras de alabastro. Un material muy valorado en la arquitectura y la escultura aragonesa, y para ello basta ver por ejemplos retablos del Pilar o la Seo de Zaragoza.

El caso es que durante esos dos milenios de historia de la localidad se fueron construyendo diferentes edificios que hoy en día son su patrimonio histórico. En él destaca la iglesia del Piquete, una construcción mudéjar del siglo XV, donde fueron halladas las momias de Quinto.

El hallazgo de las momias de Quinto

Momias de Quinto
momiasdequinto.es

El Piquete hace años que no es un lugar religioso, al tratarse de una iglesia desacralizada. Pero eso no impide que tenga un gran valor artístico, dada la arquitectura mudéjar de su torre.

Y también posee su destacado valor histórico, entre otras cosas por haber sido un lugar donde todavía se pueden ver las huellas de la Guerra Civil Española. Por todo ello, hace unos años se emprendieron unos trabajos de rehabilitación en el interior para convertirlo en un espacio cultural.

Pero durante esos trabajos aparecieron enterrados una serie de ataúdes de madera. Y la sorpresa fue mayúscula al abrir esos ataúdes y descubrir que algunos de los cuerpos estaban perfectamente momificados.

Conservación de las momias de Quinto

Momias de Quinto
momiasdequinto.es

El hecho es que los enterramientos en el interior de las iglesias antaño era algo habitual. Sin embargo, lo que no es común es encontrar los cadáveres momificados. En cambio, de los 70 enterramientos hallados en esta iglesia, unos 30 tienen los cuerpos muy bien conservados.

Aunque hay que decir que las momias de Quinto han llegado así a nuestros días de forma natural. Han sido las propias condiciones de escasa humedad y de la temperatura adecuada las que han momificado los cuerpos, ya que en ellos no se realizó embalsamamiento alguno.

Pero eso no le resta ningún valor, ya que se trata de un hallazgo excepcional y, por lo tanto, digno de protagonizar el actual Museo de las Momias de Quinto, único en toda España.

“Somos nuestra memoria, somos ese quimérico museo de formas cambiantes, ese montón de espejos rotos.”

-Jorge Luis Borges-

Qué se ve en el museo de Quinto

Momias de Quinto
momiasdequinto.es

Tras el hallazgo los estudiosos se dedicaron a investigar sobre estos cuerpos. Así se vio que eran tanto niños como adultos, y tanto personajes religiosos como del pueblo, aunque eso sí, de las clases más adineradas de la población.

Eso lo supieron viendo la indumentaria con que fueron enterrados, que eran tanto hábitos franciscanos como ropa mortuoria creada para la ocasión. Y se pudo deducir que se trata de personas de los siglos XVIII y comienzos del XIX.

Y por supuesto, limpiaron los cuerpos y prendas para que pudieran ser expuestos. Eso es precisamente lo que hoy se puede ver en el Museo de las Momias de Quinto. Se muestran 15 momias en las que sorprende ver su magnífica conservación, ya que en algunas se distinguen a la perfección incluso las pestañas de los difuntos.

En fin, un museo muy interesante. Y no solo para los amantes del morbo. También es muy atractivo por su tono científico, ya que nos da a conocer muchos datos sobre la vida y la muerte de nuestros antepasados.

Imagen principal: momiasdequinto.es

Categorías: Curiosidades Etiquetas:
Te puede gustar