La ‘Mano del Desierto’ en Antofagasta, en Chile

26 noviembre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por el historiador del arte Armando Cerra
El arte puede aparecer en cualquier rincón del planeta, incluso en los parajes más inhóspitos. Ese es el caso de la 'Mano del Desierto'.

El nombre de la Mano del Desierto lo dice todo. Es precisamente eso, una mano que emerge del árido suelo del norte de Chile, en la región de Antofagasta. Pero, eso sí, es una mano gigantesca, de hasta 11 metros de altura. Por supuesto, es una creación artística destinada a sorprender a todos aquellos viajeros que pasen por esta zona del mundo.

Antofagasta

La región de Antofagasta es una de las más peculiares que se pueden visitar en Chile. Ubicada al norte del país, conjuga al mismo tiempo el encanto de una parte de la costa del océano Pacífico con la inhóspita belleza de una de las áreas más áridas de todo el planeta: el desierto de Atacama.

Es precisamente allí, en ese ambiente completamente estéril, donde surge de las mismas entrañas del suelo la conocida como Mano del Desierto. Se trata de una particular obra de arte.

La obra artística de la Mano del Desierto

Mujer tomando una foto de la obra

Esta portentosa escultura que emerge en mitad del seco paisaje fue una creación del escultor chileno Mario Irarrázabal. Para construir a semejante escala y con materiales como el hierro y el cemento, el artista invirtió en la Mano del Desierto varios años. Si bien, la obra finalmente quedó concluida en 1992.

Y lo cierto es que el éxito de esta escultura fue inmediato y la fama de su autor se ha extendido por diversas ciudades del mundo, donde ha realizado algunas obras similares. Por ejemplo, hay otra mano emergiendo en la playa La Brava de Punta del Este, ahora en la costa atlántica de Uruguay, o hay otros ejemplares en destinos europeos como Madrid o Venecia.

El significado de la Mano del Desierto

El autor jamás ha dado una explicación concreta sobre el significado de su escultura. De esta manera, es cada uno de los que la ven y se paran ante semejante volumen quienes aportan sus propias interpretaciones.

Pintadas en la Mano del Desierto

Para muchos se ha convertido en una especie de gesto de despedida de la civilización. Esto se debe a que la Mano del Desierto ese encuentra a unos 75 kilómetros de la ciudad de Antofagasta y, si sigue ese camino de la Ruta 5 Panamericana, los viajeros se van adentrando en territorios cada vez más salvajes.

Si bien, otros muchos visitantes de la obra han querido ver en ella un memorial a los muchos desaparecidos y torturados que hubo en tiempos pasados en Chile. Mientras, también los hay que solo ven una superficie ‘estupenda’ para crear ahí sus grafitis. Este es uno de los actos de vandalismo que de vez en cuando sufre la Mano del Desierto.

Para ver la estrellas

No obstante, si la escultura es imponente de día porque parece salir de las entrañas del desierto, también es un punto muy visitado en la oscuridad de la noche. Al fin y al cabo, se encuentra en los parajes que han hecho que Chile sea considerado el mejor observatorio de estrellas que hay en el mundo.

Son muchas las personas que se acercan a la Mano del Desierto y a otros enclaves de Antofagasta como Alto Loa o Pampa Joya para ver unos cielos estrellados únicos e increíbles. Son unos cielos que hacen que sea una región con la calificación de Starlight, auténtico referente del turismo astronómico mundial.

Un arte muy resistente

Detalle de la Mano del Desierto

Ya hemos hablado de las agresiones vandálicas que sufre cada cierto tiempo la Mano del Desierto. Y es que las grandes esculturas de arte público, incluso estando en ciudades, como puede ser el Toro de Wall Street o la Sirenita de Copenhague, suelen ser objeto de este tipo de vandalismo. Pues mucho más en el caso de una obra perdida en mitad de la nada.

No obstante, quizás la gran amenaza de la obra sea el medio natural que la rodea. Lo es, especialmente, por sus condiciones climáticas tan extremas, soportando intensos fríos por la noche y altas temperaturas en las horas centrales del día. Se trata de cambios térmicos que afectan a las dilataciones y contracciones de los materiales con los que está realizada la Mano del Desierto.

De esta manera, aunque no esté amenazada de modo inmediato, nuestro consejo es que si tenéis la suerte de viajar al territorio chileno, no dudéis en viajar a Antofagasta. Desde ahí, emprended la ruta que os llevará hasta esta enigmática y monumental creación artística. Es una obra que siempre impresiona y provoca un poquito de reflexión, algo que siempre está bien cuando se viaja.

  • Mario Irarrázabal. Artistas Visuales Chilenos - Museo Nacional Bellas Artes. Recuperado de https://www.artistasvisualeschilenos.cl/658/w3-article-40223.html
  • Starlight. Starlight Foundation. Recuperado de https://www.fundacionstarlight.org/