Un recorrido por los monumentos de Passaic en Nueva Jersey

· 18 septiembre, 2018
Passaic es la ciudad natal de un artista del siglo XX, Robert Smithson, que plasmó en fotografías los símbolos del declive industrial de este lugar.

Hablar de los monumentos de Passaic es hablar de la obra de un artista: Robert Smithson. Él inspiró parte de su obra en la que fuera su ciudad natal. Allí fotografió rincones singulares, estructuras y edificios que habían quedado en desuso y abandonados tras un periodo de decadencia industrial. Lugares a los que él llamó “monumentos”.

Quién fue Robert Smithson

"Espiral Jetty", de Robert Smithson
“Espiral Jetty”, de Robert Smithson – Wikimedia Commons

Robert Smithson nació en Nueva Jersey en 1938 y estudió pintura y dibujo en Nueva York. Se le relacionó con el movimiento Land Art, que consiste en crear obras de arte en el suelo o la tierra, de modo que paisaje y obra se mezclan y confunden.

Smithson fue uno de los pioneros de esta tendencia artística en la que se usan materiales como rocas, arena, fuego, agua o cualquier otro elemento de la naturaleza. El resultado es sorprendente y a veces efímero, ya que las obras quedan ala intemperie, al utilizar como soporte el lugar en el que se interviene.

Robert Smithson comenzó pintando. La pintura con la que más le gustaba trabajar era la abstracta, aunque con el tiempo la dejó de lado para mostrar sus habilidades en la escultura. Más tarde comenzó con construcciones sin utilidad, pero que atrajeron las miradas de todos los que las veían.

Los monumentos de Passaic y Smithson

Robert Smithson y Richard Serra
Robert Smithson y Richard Serra

Passaic, en Nueva Jersey, fue en su tiempo un lugar que no pertenecía a ningún sitio. Tuvo una gran influencia en el desarrollo industrial de América, pero con las crisis y el Crack del 29 perdió toda su importancia, quedándose prácticamente deshabitado y sin actividad.

Así fue hasta que Smithson vio todo su potencial, como un enorme lienzo en el que plasmar toda su imaginación y creatividad. La ruinas industriales que aún se mantenían en este lugar tenían un encanto especial que Smithson estaba dispuesto a aprovechar, como un terreno ideal en el que desarrollar sus teorías.

Según la obra de Larson, K. Los paseos geológicos de Robert Smithson en El paisaje Entrópico, “en los suburbios mutilados de New Jersey, Smithson halló el equivalente de una línea de falla geológica que dividía dos zonas adyacentes pero hostiles: la ciencia y la ficción, la creación y la destrucción, la civilización y el desierto“.

El trabajo de Smithson

Monumentos de Passaic en una foto antigua
Passaic -Wikimedia Commons

Smithson comenzó plasmando todas las ruinas en fotografías. Más tarde, a través de estos trabajos y con la ayuda de su imaginación, intentaba reinterpretar estos paisajes y volverlos de alguna manera útiles de nuevo o, como poco, pintorescos y dignos de admirar.

De hecho, las fotografías jugaron un papel importante. Según dijo, “fue como fotografiar una fotografía”. Así que, tras fotografías, observaciones y meditaciones, concluyó que quería convertir el paisaje en desuso de Passaic en monumentos con un futuro inverso. Smithson citaba mucho una frase del escritor ruso Vladimir Nabokov: “El futuro es lo obsoleto pero al revés”.

Quizá me hubiera deslizado hacia una etapa más profunda de futilidad. ¿Habría dejado atrás el futuro real para avanzar hacia un futuro falso? Sí, lo habría hecho. En ese momento de mi odisea suburbana la realidad estaba detrás de mí.

-Robert Smithson-

Algunos de los monumentos de Passaic

Si visitas Nueva Jersey te recomendamos que pases por esta zona, que si bien no mantiene todas las obras de arte en las que trabajó Robert Smithson sí habrá algunos vestigios de gran interés. Estas fueron algunas de sus obras artísticas más conocidas:

  • Gasolinera de Ruscha: estando en ruinas, Smithson la convitió en toda una obra de arte en la que se resaltaba el cartel de la Ruta 66.
  • Hotel Palenque: por hospedarse allí y ver que estaba a medio terminar, observando sus agujeros, sus detalles a medio hacer, recordó a las civilizaciones mayas y decidió darle un toque más ancestral.
  • Distintos elementos industriales: el artista quiso convertir algunos de los elementos de la ciudad en una actividad artística, darles un nuevo uso, aunque solo fuera para admirarlos.

Fueron muchos los lugares y objetos que despertaron la creatividad de Smithson, que convirtió a Passaic en un referente del arte y de la arquitectura. Pero un recorrido por los monumentos de Passaic es un recordatorio del ritmo frenético del capitalismo, que hace que objetos y construcciones queden obsoletos en muy poco tiempo.

Fotografía principal: A Visual Reference for Teacher / Flickr.com