Recorremos el legendario castillo de Stirling en Escocia

· 14 junio, 2016

El Reino Unido en general, y Escocia en particular, son conocidos como “la tierra de los castillos”. La densidad de estas construcciones por km² es realmente interesante. Por ello en nuestro paseo por las islas seguramente nos toparemos con más de uno. En este artículo detenemos nuestros pasos en una de las fortalezas más famosas e históricas de tierras escocesas… el castillo de Stirling. ¡No te lo pierdas!

El magnífico castillo de Stirling

Nadie puede negar la impronta de este magnífico castillo, ubicado en la cima de un pico de origen volcánico (extinto) y rodeado por tres acantilados (solo tiene un lado accesible). El hoy museo-cuartel general fue construido entre los siglos XV y XVI, aunque se dice que sobre ruinas de edificaciones del XIV.

Castillo de Stirling
Castillo de Stirling – Duncan Cook Drummond

Las defensas exteriores son más nuevas, del siglo XVIII. Estas murallas tuvieron que ser colocadas por decisión de Jacobo III para evitar un segundo sitio por parte de las tropas inglesas comandadas por Eduardo I. Los historiadores afirman que durante esa batalla se usó el lanzapiedras más grande de la historia.

El sistema de fortificaciones del castillo de Stirling es realmente asombroso: en las dos extremidades había casamatas rectangulares y en el interior del recinto cuatro grandes torres con tejados cónicos (solo una de ellas, la principal, se mantiene en la actualidad).

Castillo de Stirling
Castillo de Stirling – alanf

Fue fortaleza y morada de reyes, punto destacado en cuanto al control del territorio y víctima de ocho asedios… ¿Por qué? Muy simple: en la Edad Media era el único sitio por donde se podía pasar al norte del país, es decir, a las Tierras Altas, codiciadas por todos.

Paseando por el castillo de Stirling

Con estas historias en mente te proponemos que ahora recorras las instalaciones del castillo. Su entrada es monumental, por lo cual antes del ingreso ya estarás boquiabierto. Con forma de estrella y todo el aire medieval que has visto en películas (como por ejemplo Braveheart, con Mel Gibson) te llamarán la atención los cañones y, por supuesto, las murallas.

Castillo de Stirling
Castillo de Stirling – Jeffrey B. Banke

Pasarás por la puerta Forework, custodiada por dos grandes torres y llegarás al primer patio interno. Al fondo de la muralla, en la ladera de una colina repleta de árboles, verás el monumento al gran líder escocés William Wallace, que luchó por la independencia de Escocia contra Inglaterra.

“Todas las personas mueren, pero no todas viven realmente.”

-William Wallace-

El palacio del castillo es todo lo señorial que te puedas imaginar… una obra maestra mandada a construir por Jacobo V basándose en el estilo renacentista reinante en la isla en esa época.

Castillo de Stirling
Castillo de Stirling – duchy

Demuestra el poder y la riqueza del reino escocés y te sentirás parte de la realeza cuando camines entre sus muebles y decoraciones. Además, encontrarás personal vestido de época para que la historia sea completa.

Sin duda, uno de los rincones más destacados del castillo de Stirling es el Gran Salón, en un edificio anexo al principal. Allí se llevaban a cabo todas las celebraciones importantes. La fachada está pintada de amarillo (el color real) y a lo lejos crea un efecto óptico dorado.

El interior no solo es gigante sino que está exquisitamente decorado, con sus cinco chimeneas y los techos de roble con entramado gótico, un ambiente más que aristocrático.

Castillo de Stirling
Interior del castillo de Stirling – PHB.cz (Richard Semik)

Teniendo en cuenta que en este lugar se congregaba gente “de alta alcurnia” el servicio de comida y bebida debía ser extraordinario… por ello no es extraño comprender por qué las cocinas tienen un tamaño similar al salón principal.

Estas se ubican al este del castillo-fortaleza y para entender cómo era el día a día de los cocineros y camareros encontramos una representación con muñecos haciendo las labores correspondientes. Se puede incluso ver qué ingredientes llevaba cada plato servido en los eventos reales.

Otros lugares de interés dentro del castillo son la cárcel, la capilla real, los jardines (king’s park) y el museo de las tallas de madera. Por supuesto, no debes irte sin tomarte una fotografía frente a la estatua de Robert The Bruce con las vistas de las colinas y campos como telón de fondo.