Las ruinas de Copán, uno de los tesoros de Honduras

Elena Blanco 17 mayo, 2018
Es una de las joyas de la antigua civilización maya. Visitamos el recinto de Copán para conocer su historia y sus características.

Las ruinas de Copán son consideradas por los expertos como una de las grandes joyas de la antigua civilización maya. Se sitúan en en la zona occidental de Honduras y a unos 12 kilómetros de la frontera con Guatemala. Vamos a visitar este interesante sitio arqueológico, ¿nos acompañas?

Un yacimiento único

Pirámide en Copán en Honduras
Pirámide en Copán – Kanokratnok

Son muchos los investigadores que denominan a este conjunto arqueológico la “Atenas de los mayas”.  Dada su relevancia, recibió la declaración de Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1980. Dos años después, en 1982, el gobierno de Honduras lo declaraba Monumento Nacional. De hecho, ocupa el puesto 21 dentro de las 30 Maravillas de Honduras.

La importancia de estas ruinas en el mundo de la historia y la arqueología proviene de que, desde el punto de vista científico, es uno de los enclaves mayas más importantes en el país. Es, por tanto, una de las grandes fuentes de información maya que existen en el mundo.

Historia de las ruinas de Copán

Esculturas en las ruinas de Copán
Copán – Zhu / Flickr.com

La historia de las ruinas de Copán es, como podrás suponer, larguísma. Por tanto, repasarla punto por punto es prácticamente imposible. Aun así, vamos a hacer un breve recorrido por su historia para que puedas disfrutarla al completo si te decides a visitarlas.

Los orígenes de la ciudad se encuentran en el periodo Preclásico. Pero apenas se tiene información hasta que no se fundó una nueva dinastía, vinculada con Tikal. Nos situamos a principios del siglo V a.C. A partir de ese momento, Copán se convirtió en una poderosa ciudad-estado y una gran potencia en el sur de la región maya.

Sufrió una importante derrota en una batalla en el año 738 frente a las tropas de la ciudad de Quiriguá , que les sumió en un gran retroceso. Sin embargo, los gobernantes de Copán construyeron  las nuevas estructuras monumentales, recuperando todo lo perdido en solo algunas décadas.

Tras la reconstrucción, Copán siguió estando ocupada. Pero la población comenzó a descender drásticamente, pasando de unos 20.000 habitantes a menos de 5.000 en los siglos VIII y IX d.C.

Cuando los españoles llegaron, Copán había sido abandonado hacía tiempo y el valle estaba solo ocupado por algunas aldeas agrícolas.

Conjunto principal de las ruinas de Copán

El conjunto principal de las ruinas de Copán ocupa una superficie de 600×300 metros y representa el núcleo de la antigua ciudad. Entre sus estructuras destacan la Acrópolis y un conjunto de elementos más pequeñas, como el campo del juego de la pelota.

La Acrópolis de Copán

Acrópolis de Copán
Acrópolis – Daniel Mennerich / Flickr.com

Es un complejo real construido en el lado sur y ubicado en el corazón de Copán. Se compone de dos plazas, la Plaza Occidental y la Plaza Oriental.

La Acrópolis se sitúa en una elevación, por lo que los arqueólogos excavaron unos grandes túneles para descubrir todos los secretos que encerraba el monumento. Así, allí descubrieron textos glíficos del Clásico Temprano y pudieron verificar la información sobre los primeros gobernantes dinásticos de la ciudad.

Los primeros edificios construidos en la Acrópolis datan de principios del siglo V, cuando se estableció la dinastía real. Estos fueron construidos en adobe y piedra sobre las estructuras antiguas de tierra y adoquines. Estos edificios incluyen los estilos Tikal y talud-tablero, típicos de la zona de México.

El Juego de Pelota

Campo de pelota en Copán
Campo de pelota – Diego Grandi

El campo del juego de la pelota, o únicamente Juego de Pelota, se encuentra entre las dos plazas más importantes de Copán, la de la Escalinata y la de los Monumentos. La que se puede ver actualmente es la tercera versión del campo, pues fue remodelado y derruido en otras ocasiones.

Se dedicó al dios del Gran Guacamayo. Los edificios  que rodean al campo fueron decorados con esculturas de mosaico de estas aves. La construcción del campo fue finalizada en el año 738, fecha que aparece inscrita en un texto glífico en la zona en pendiente del campo.

Otros monumentos

Pero en las ruinas de Copán no solo encontramos esos monumentos, sino que están plagadas de otros más pequeños, pero no por ello menos bonitos.

Uno de los más conocidos en Copán es el Altar Q. Se construyó en el año 776 d.C. y tiene tallados a los 16 primeros reyes de la ciudad. Cada figura aparece sentada sobre un glifo que contiene su nombre, y en la parte superior aparece un texto glífico acerca de la fundación de la dinastía, en el 426-427.

Te puede gustar