Cuál es la mejor época para viajar a Europa

· 5 junio, 2018
Dos cuestiones hay que tener en cuenta a la hora de viajar por Europa: el clima y qué es lo que se desea ver o hacer.

Cuando se quiere viajar a Europa hay infinidad de posibilidades. Hay destinos de mar y de montaña, culturales o de ocio. Pero antes de embarcarse en la aventura y comenzar a planear un viaje a Europa, lo mejor es mirar cuándo es la época óptima para viajar al viejo continente. Vamos con ello.

El mejor momento para viajar a Europa

A la hora de elegir la época del año más atractiva para viajar a Europa, todo va a depender mucho de lo que se quiera hacer y de los países que vayan a visitar. Hay muchas diferencias climatológicas entre ellos.

En invierno, los países nórdicos, por ejemplo, llegan a alcanzar temperaturas muy bajas. Pero en cambio, en el verano, el calor en la zona sur del continente puede ser bastante agobiante.

“Está bien tener un final para un viaje, pero al final, es el viaje lo que importa.”

-Ernest Hemingway-

Viajar según estaciones

París
París – ESB Professional

Todo esto hace que quizá la mejor opción para viajar a Europa sea la primavera. Aprovecha especialmente los meses que van de marzo o a mayo, cuando el clima es más templado en toda la geografía europea.

El otoño tampoco es mala época. Sin embargo, sí que es más complicado encontrar un tiempo mejor, pues las lluvias aumentan en esta época del año.

Si viajas a Europa por algún motivo específico, caso de esquiar o querer acudir a algún evento cultural, vas a tener que viajar en algún mes en concreto. Esto hará que tengas que consultar las condiciones meteorológicas del momento. Recuerda que existen fenómenos que pueden hacer que cambien las temperaturas de forma rápida.

En este sentido, hablamos de las olas de calor. Van a hacer que aumente la sensación de calor en varios países del sur o en largos periodos de lluvia que se producen en la parte nórdica.

Viajar a Europa en temporada baja

Coliseo de Roma
Coliseo de Roma – prochasson frederic

Por otra parte, si viajas por Europa fuera de las épocas de temporada alta (agosto, Navidad, Semana Santa y demás festividades) vas a poder ahorrarte un dinero considerable. Una realidad es que en temporada baja siempre va a ser más barato encontrar hoteles en Europa.

Hay que tener en cuenta que vas a evitar las siempre molestas aglomeraciones y concentración de turistas cuando te desplaces en temporadas que, a primera vista, no parezcan las mejores épocas para viajar al continente europeo.

Además de la época del año, hay muchos otros factores que hay que tener en cuenta. Recuérdalo cuando tengas que organizar tu escapada al continente europeo.

El clima, un factor importante

Playa de Oristano en Cerdeña
Oristano, Cerdeña – Elisa Locci

La climatología es fundamental cuando nos planteamos una visita turística. Está claro que a este nivel el norte y centro de Europa son bastante más complicados que el sur. Los países mediterráneos se benefician de mejor climatología durante gran parte del año.

Incluso en temporada veraniega, podemos ver como si visitamos los Países Bajos o Alemania encontraremos algunos días donde la lluvia estará presente. En cambio, las temperaturas serán más agradables y menos sofocantes.

Por otra parte, conviene no olvidar que incluso los países con, en teoría, buen tiempo, también tienen zonas con climas más frescos. Un caso claro lo tenemos en la parte norte de países como Italia o España. Aquí varía mucho el clima o el paisaje si visitamos Bilbao o Milán al compararlo con Cádiz o Bari, respectivamente.

En resumen

Fiordo Geiranger en Noruega
Fiordo Geiranger, Noruega – Aleh Mikalaichyk

Viajar y acertar en los viajes es la suma de varios factores. En este sentido, queda claro que si se quiere pasar unas buenas jornadas hay que planear todo, incluido el tiempo.

Bien es cierto que algunos países en épocas de buen tiempo son muy solicitados. Esto puede encarecer lo que cuestan los billetes, pero también el disfrute turístico es mayor que si vas a tener bajas temperaturas o lluvias cada dos por tres.

Por todo ello, nuestra recomendación es pensar bien dónde se quiere ir. Estudia el clima que suele hacer en las fechas que lo visites. No es 100% exacto, pero conviene tenerlo claro.

Y, por supuesto, todo dependerá también de lo que pretendas hacer en tus vacaciones. Si buscas sol y  playa, mejor verano. También si vas a viajar a los países del norte. Si buscas visitar ciudades o hacer rutas turísticas, en primavera o a principios de otoño las temperaturas más suaves harán el viaje más agradable.