Descubre la increíble herencia colonial de Nicaragua

Pedro 5 julio, 2018
El periodo colonial dejó su marca en Nicaragua en forma de ciudades llenas de encanto. Vamos a conocer las más importantes.

Vamos a conocer la herencia colonial de Nicaragua, que no es poca, como vamos a poder ver. Y es que este país centroamericano esconde muchas sorpresas entre su gran patrimonio, como queremos descubrirte a continuación.

La herencia colonial de Nicaragua

La herencia colonial de Nicaragua, tras siglos de pertenecer a España, es enorme. Por todo el país encontramos un gran legado histórico. Veamos qué esperar en cualquier viaje.

Granada

Granada, herencia colonial de Nicaragua
Granada – Inspired By Maps

A la Granada nicaragüense se la conoce como la “Gran Sultana”. La fundó en 1.524 Francisco Hernández de Córdoba, siendo por ello una de las ciudades más antiguas de Centroamérica y una auténtica joya de la arquitectura colonial.

La historia de esta población fue turbulenta. Allí tuvieron lugar muchos asaltos y motines. Además, estuvo cerca de desaparecer en un incendio en 1.856. Por fortuna, esto no fue así y hoy es una de las mayores atracciones a nivel turístico de Nicaragua.

En la ciudad son protagonistas sus calles, casas de colores o sus mercados. No hay que dejar de visitar su bonita catedral colonial, por ejemplo.

Lago Nicaragua
Lago Nicaragua – Elizabeth Winterbourne

En este caso, no solo la ciudad es un magnífico destino turístico, en los alrededores está el lago Nicaragua o Cocibolca (en náhuati). Los conquistadores españoles lo calificaban como mar de agua dulce por su gran tamaño, ya que es el segundo más grande de Latinoamérica.

En el lago hay un archipiélago formado por más de 360 pequeñas islas, conocidas como las Isletas de Granada, de origen volcánico. Son privadas y se contabiliza una comunidad de 1.200 personas que viven en ellas de la pesca.

En algunas se han construido auténticas mansiones privadas, otras tienen casas que se alquilan y en las demás hay hoteles y restaurantes. Es un lugar que merece la pena visitar por su gran naturaleza, donde podemos ver varias especies de aves y monos.

León

Catedral de León, parte del legado colonial de Nicaragua
Catedral de León – SL-Photography

Fue la capital de Nicaragua hasta 1858. Aquí se puede realmente constatar que es historia viva del país. Se encuentra a poco más de 90 kilómetros de Managua, al noroeste, cerca de la costa del Pacífico.

Esta ciudad universitaria fue cuna de poetas destacados como Ernesto Cardenal y lugar de reposo de Rubén Darío. Hoy es la segunda en importancia del país y es de las poblaciones coloniales más bonitas de toda Centroamérica.

De hecho, fue de las primeras en fundarse cuando llegaron los españoles al continente. Merece la pena visitar el Museo de la Revolución. Este es una magnífica introducción a la historia más reciente del país. Y mientras, sus calles y gentes son toda una lección de vitalidad.

“No dejes apagar el entusiasmo, virtud tan valiosa como necesaria; trabaja, aspira, tiende siempre hacia la altura.”

-Rubén Darío-

San Juan del Sur

San Juan del Sur en Nicaragua
San Juan del Sur – PixieMe

Es uno de los destinos más visitados del país. Este es un importante punto de encuentro para todos los amantes del surf, la playa y la fiesta. Pero su gran atractivo turístico no ha borrado la identidad de un pueblo de pescadores tradicional y que es un sitio encantador donde saborear magníficos pescados y mariscos.

Esta localidad se encuentra entre dos colinas a lo largo de una bonita bahía que tiene forma de herradura. En su extremo norte podemos ascender a una de las colinas, coronada por un Cristo Redentor monumental. Desde la cima se contemplan vistas maravillosas.

La arquitectura colonial aquí es escasa, pero el pasado histórico dorado podemos percibirlo en las casas victorianas del malecón. Se construyeron en la época de la Ruta del Tránsito o Ruta del Oro, que unía Nueva York y California.

La buena posición geográfica que tiene, al lado el río San Juan y el Gran Lago de Nicaragua, hace posible cruzar del mar Atlántico al Pacífico. Esto hizo que el país sirviera de puente natural a las miles de personas que en el pasado viajaron de tierras californianas a buscar oro. Todo ello suponía un mes de viaje.

En esta época, era la ruta de navegación más corta, pues de otra manera, se tenía que bordear el cono sur de América. Y es que no existía todavía el Canal de Panamá, no lo olvidemos.

Ya conoces tres de los puntos en los que la herencia colonial de Nicaragua es más notable. Estos son lugares donde aún es palpable el paso de españoles por allí.

Te puede gustar