La isla de Martinica, viajamos a un lugar idílico

Con sus paisajes maravillosos y su curiosa historia, la isla de Martinica es un pequeño tesoro en aguas del Caribe que vamos a descubrir.

¿Quién no ha soñado amanecer en una habitación de ensueño con vistas a un lugar paradisíaco? Pues esto precisamente es lo que podrás hacer en el lugar que vamos a visitar. La isla de Martinica es un paraíso del que no querrás irte jamás.

¿Te vienes a la isla de Martinica?

A pesar de ser una isla francesa, su ambiente y sus gentes tienen toda la esencia de las islas caribeñas, pues su tranquilidad y alegría se respiran en todos los rincones. Son muchos los lugares que se pueden ver y visitar, distintos y con encanto. ¿Quieres saber cuáles son los mejores? ¡Aquí están!

1. Saint-Pierre

Saint-Pierre en la isla de Martinica
Saint-Pierre – T photography

Lo más hermoso de esta ciudad son, sin duda, las vistas exuberantes y únicas hacia el volcán Mount Pelée. Un volcán que en 1902 destruyó por completo la ciudad tras entrar en erupción. Esto hizo que la mayoría de sus habitantes muriera y que la ciudad dejara de ser capital de la isla y el puerto de comercio más importante de esta.

Aunque la ciudad se reconstruyó, nunca llegó a ser lo que era. Sin embargo, el encanto de la nueva urbe, junto con los restos de las ruinas de la anterior, te sumergirán en una historia impresionante que te encantará.

Si te gusta el buceo, la historia sigue bajo el mar. Debido al maremoto que ocasionó la erupción volcánica todos los barcos de la zona se hundieron y son considerados como reliquias en el fondo de sus costas.

No importa lo que pase, viajar te da una historia que contar

-Proverbio Judío-

2. Jardines Botánicos de Balata

Jardines de Balata en Martinica
Jardines de Balata – Petr Kovalenkov / Shutterstock.com

Estos jardines son privados, pero el dueño está encantado de mostrarlos a todo el mundo. Cuentan con más de 3.000 especies de flora que se extienden entre estanques hermosos en los que flotan nenúfares y flores de loto.

Para terminar de embellecer el paisaje, hay puentes colgantes entre los árboles que te permitirán tener una perspectiva diferente de estos maravillosos jardines.

3. Fort-de-France

Fort-de-France, capital de la isla de Martinica
Fort-de-France – Tony Moran

Esta ciudad es la capital de Martinica. Entre otros atractivos, y dispone de un parque central maravilloso. Palmeras, senderos, estatuas, lagos y fuentes adornan ese pulmón natural de la ciudad, una ciudad llena de color gracias a la arquitectura y pintura de sus casas.

Hay otros lugares que merece la pena visitar en la ciudad, como el fuerte Saint Louis, el Palais de Justice y la catedral de Saint-Louis, junto con la Bibliothèque Schoelcher. Rincones que no te puedes perder.

4. Route de la Trace

Es una ruta pintoresca y con un encanto natural único que va desde la capital de la isla hasta su volcán más famoso. Un sendero de arena y madera muy bien señalizado que te ofrece un recorrido por playas, montes y acantilados impresionantes.

5. Musée de la Pagerie

Musee de la Pagerie en Martinica
Musée de la Pagerie – Pack-Shot

Aquí fue donde nació, Josefina de Beauharnais, la que se convirtió en esposa de nada más y nada menos que Napoléon. Es una casa de piedra que parece sacada de un cuento y que está rodeada de un entorno verde y floreado.

Dentro se pueden ver objetos personales de la Josefina, junto al certificado de matrimonio con Napoléon. También podrás conocer los secretos mejor guardados de la historia de su amor, o mejor dicho, de su matrimonio concertado.

6. Sainte-Anne

Sainte-Anne en la isla de Martinica
Sainte-Anne – Karolina Lubryczynska / Flickr.com

Dicen que es el pueblo más bonito de la isla, así que no te lo puedes perder por nada del mundo. Sus playas son de un color turquesa impresionante con tramos de arena que parecen haber sido moldeados desde el cielo. Si quieres pasar un día de relax y sentirte en el paraíso, Saint-Anne lo tiene para ti.

7. Ajoupa-Boullion

Este pequeño pueblo está rodeado de la naturaleza más exuberante que puedas imaginar. Además, el pueblo en sí está adornado con flores de coloresy tiene un gran cultivo de cangrejos de río que llama la atención de todo el que lo visita.

Por su bosque tropical, se puede realizar un excitante sendero en el que te adentrarás en la selva y llegarás a hermosas gargantas y cascadas.

8. Grand-Rivière

Si quieres conocer la esencia de la isla de Martinica, las tradiciones de antaño y su excelente gastronomía con los frutos del mar como protagonista, no dejes de visitar este lugar. Se trata de un pequeño pueblo pesquero con playas de arena negra que marca la diferencia de los tópicos de la isla. Un lugar realmente especial que no puedes dejar de ver.

¿Te apuntas la isla de Martinica como próximo destino para tus vacaciones? Ya lo has visto, es un pequeño paraíso.

Categorías: Destinos Etiquetas:
Te puede gustar