Imágenes que demuestran que Eslovenia es un país de cuento

Adrián Pérez 13 julio, 2017

¿Sabes cuál es la palabra que define mejor a Eslovenia? ¡Verde! La mitad de su territorio está formado por bosques y parques naturales. Pero además, este precioso país tiene mucho para ofrecer… para todas las edades y gustos. En este artículo te mostramos por qué deberías planteártelo como uno de tus próximos destinos.

Eslovenia enamora

Aunque parezca un slogan publicitario, es la verdad. Apenas llegues al país quedarás maravillado por sus paisajes. Tanto aquellos lugares de belleza salvaje como los que han sido cambiados por el hombre tienen la capacidad de ser inolvidables.

Parque Nacional Triglav en Eslovenia
Parque Nacional Triglav – Angelus_Svetlana

Eslovenia tiene nada menos que 45 parques naturales y 3 parques regionales donde se puede practicar todo tipo de deportes: senderismo, ciclismo, espeleología, kayak, escalada, etc. Con tan solo 2 millones de habitantes, este país es un paraíso de montañas, bosques, viñedos, costas y cuevas.

En tierras eslovenas hay cerca de diez mil grutas (solo en la zona del Karst) que se formaron hace millones de años. Al noroeste encontramos los fantásticos Alpes, al suroeste la pequeña costa que desemboca en el mar Adriático y en el noreste los balnearios y centros termales rodeados de viñedos (que también están presentes al sureste).

Razones para visitar Eslovenia

Garganta Vintgar en Eslovenia
Garganta Vintgar – Gaspar Janos

Si todavía necesitas más razones para elegir Eslovenia como tu próximo destino, podemos decirte por ejemplo que es un excelente nexo entre Croacia, Hungría, Austria e Italia. También que su gastronomía ha tomado mucho de estos países a lo largo de la historia.

Si no eres de aquellas personas que le agrada ir a una playa repleta de gente, sus costas pueden estar casi desiertas incluso en temporada alta, ya que no es un destino tan masivo.

En cuanto a infraestructuras, destacan las carreteras y las vías férreas. Puedes recorrer el país por completo en coche o en tren con la mayor comodidad. Y además, Eslovenia es uno de los países más económicos del este europeo.

Liubliana, capital y perfecta

Esta ciudad ha sido ampliamente influenciada por Austria. La arquitectura de las calles de la capital eslovena data de la época austrohúngara y presenta fachadas de colores, esculturas y decorados algo “cargados”.

Liubliana en Eslovenia
Liublana – Matej Kastelic

Desde casi cualquier punto de Liubliana podemos ver el castillo medieval construido en una colina cercana, con el objetivo de defender el imperio de cualquier invasión y de las revueltas campesinas. Para llegar a él hoy en día existe un funicular. Te recomendamos la visita para que aprendas sobre su larga historia.

En la parte baja de la ciudad, piérdete entre sus calles, toma un café o una cerveza y observa cómo van pasando las horas en este tranquilo rincón europeo.

“Un buen viajero no tiene planes fijos y no tiene intención de llegar.”

-Lao Tzu-

Más atractivos de Eslovenia

En tu visita al país no puedes dejar de conocer la vid más antigua del mundo, en la localidad de Maribor. También debes visitar las salinas de Secovije, la garganta de Vintgar o el lago Bled, de origen glaciar y de dos mil metros de longitud a casi 500 metros sobre el nivel del mar.

Parque Nacional de Triglav en Eslovenia
Parque Nacional de Triglav – zkbld

La montaña más alta se llama Triglav, que quiere decir “tres cabezas” por los tres picos que se ven desde el valle de Bohinj. Es tal la importancia de esta montaña que aparece en el escudo nacional.

Y si hablamos de ciudades, Piran es uno de los pueblos más famosos de Eslovenia, rodeado de murallas y con edificios de estilo veneciano-medieval. Sus estrechas callejuelas se erigen de manera escalonada sobre una pendiente. El nombre del lugar deriva de las piras que se encendían para guiar a los marineros.

No dejes de probar los mariscos, pescados o pastas en las terrazas de la plaza principal, rodeado de construcciones que datan del siglo XV.

Piran en Eslovenia
Piran – moonbe / Pixabai.com

Cerca del pueblo hay una colina donde se construyó la Iglesia de San Jorge. Al llegar a lo más alto también aprovecha para disfrutar de las vistas panorámicas de a costa italiana y croata.

Por último, si te gusta aprender sobre la cultura de los lugares que visitas te recomendamos estar presente en algunas de las celebraciones tradicionales: el Carnaval de Kurentovanje en Ptuj, la Semana Santa en Skofja Loka y la vendimia durante San Marín.

Te puede gustar