Guía rápida para visitar la Acrópolis de Atenas

· 29 agosto, 2018
La Acrópolis nos lleva al poder, el esplendor, el arte y la sabiduría de la Antigua Grecia. Vamos a descubrir sus lugares imprescindibles.

La visita a la Acrópolis de Atenas es motivo suficiente para emprender un viaje a la capital de Grecia. Este es el lugar en el que para muchos tiene comienzo nuestra civilización. Y solo por eso ya hay que rendirle el homenaje de nuestra visita. Así que no lo dudes y, si tienes ocasión, viaja a Atenas y descubre su Acrópolis.

Un poco sobre la historia de la Acrópolis de Atenas

Vista de la Acrópolis de Atenas
Acrópolis de Atenas

Aunque esta colina estuvo ocupada desde milenios atrás, lo cierto es que la fama del lugar se debe a lo que aquí se construyó en tiempos de la Grecia Clásica. De hecho, la Acrópolis de Atenas es el máximo exponente del llamado el “siglo de Pericles, en honor del gobernante que llevó a su máximo esplendor a la cultura helena.

Eso ocurrió en el siglo V antes de Cristo. Fue entonces cuando se construyeron sus edificios más emblemáticos. Hoy en día, 2.500 años después, esos mismos monumentos, aunque estén en ruinas, siguen protagonizando la visita a la Acrópolis de Atenas.

“La felicidad está en la libertad, y la libertad en el coraje.”

-Pericles-

Cómo visitar la Acrópolis ateniense

Esa visita puede comenzarse por dos lugares. La entrada principal directamente nos comunica con los Propileos, el monumental pórtico clásico. La entrada secundaria nos hará subir por la colina hasta llegar a los mismos Propileos, pero a cambio nos proporciona las vistas de otros lugares reseñables. En fin, comencemos la visita:

Los Propileos

Propileos en la Acrópolis de Atenas
Propileos en la Acrópolis

Ya en tiempos clásicos los Propileos se concibieron con la entrada más espectacular posible a la Acrópolis de Atenas. Se trata de una escalinata cubierta de pórticos que anticipa lo que nos espera en lo alto de la colina.

Si bien, hay que decir que nunca se acabaron según el proyecto original, ya que su coste y diversas guerras impidieron su culminación.

El templo de Atenea Niké

Templo de Atenea Niké en la Acrópolis de Atenas
Templo de Atenea Niké

En la parte más alta de los Propileos se levanta una de las joyas de la Acrópolis ateniense. Es un pequeño templo jónico dedicado a la diosa Atenea Niké, Atenea Vencedora. Y es que se levantó para honrar a esa deidad tras la victoria de Atenas en la batalla de Salamina. Por cierto, fijaros en la similitud entre el nombre de la diosa y el de la ciudad.

El Partenón

Partenón de Atenas
Partenón de Atenas

Lo siguiente que vemos ya es la explanada de la Acrópolis de Atenas y sobre ella, a nuestra derecha lo que fue el grandioso templo de Partenón. Un lugar que, aún siendo hoy una inmensa ruina, sobrecoge por su monumentalidad y todas las sensaciones que transmite.

Cuando lo visitéis, olvidaros de los andamios o de las piedras caídas. Haced un ejercicio de imaginación e intentad recomponerlo mentalmente… ¿Ya? Impresionante. Es un templo de orden dórico cuyas proporciones son la máxima representación de la armonía. Lástima que este templo haya sido bombardeado, convertido en almacén o saqueado durante milenios.

El Erecteion

Cariátides en el Erecteion de la Acrópolis
Cariátides en el Erecteion

En la misma explanada del Partenón, se levanta otro de los tesoros de la Acrópolis de Atenas. El Erecteion. Otro templo jónico, de finales del siglo V a.C.

Allí os llamará la atención su pórtico, donde las columnas se han convertido en figuras de mujer. Son las cariátides, y las que veis al aire libre son réplicas exactas de las originales, las cuales están protegidas de los vándalos y las inclemencias meteorológicas en el Nuevo Museo de la Acrópolis.

Teatro de Dioniso

Teatro de Dioniso en la Acrópolis
Teatro de Dioniso

Hasta aquí lo más famoso de la Acrópolis de Atenas. Pero en las faldas de la colina también quedan cosas que ver. Por ejemplo, este Teatro de Dioniso. En su graderío cabían casi 20.000 personas que asistían a las representaciones de los autores más exitosos de la Grecia Clásica. Autores como Aristófanes o Sófocles.

Odeón de Herodes Ático

Odeón de Herodes Ático en la Acrópolis de Atenas
Odeón de Herodes Ático

El Odeón de Herodes Ático queda unido con el Teatro Dioniso mediante el pasadizo porticado que se llama la Stoa de Eumenes. El Odeón es lo más moderno de la Acrópolis de Atenas, ya que se construyó en el siglo II a.C. Hace más de 2.000 años y, sin embargo, sigue acogiendo representaciones en su interior.

Por cierto, para acceder aquí se puede usar la entrada secundaria que, como ya os hemos avanzado, también tenía su interés. Porque en realidad, hablando de la Acrópolis de Atenas todo, absolutamente todo, es interesante y sugerente. En especial para los amantes de la historia. Pero en general para cualquier persona con un poquito de imaginación.