Francisco de Goya: pinceladas de su vida y de su obra

· 21 octubre, 2018
Es uno de los grandes de la pintura española. Marcado por la sordera, Francisco de Goya dejo una extensa y variada obra.

Uno de los motivos por el que nos gusta viajar es visitar museos para admirar maravillosas obras de arte. Pues bien, conocer a sus autores también forma parte del viaje. Por eso, hoy queremos hablarte de uno de los más grandes pintores españoles: Francisco de Goya.

Conozcamos mejor a Francisco de Goya

Este famoso pintor español, nació en 1746 en un pueblo de Zaragoza, Fuendetodos. Cuando era solo un joven, comenzó a trabajar con José Luzán. Con él estuvo haciendo copias de estampas durante cuatro años. No se sabe si fue allí donde se despertó su don o eligió ese trabajo para dar rienda suelta a su talento.

Lo cierto es que tras cuatro años de trabajo, decidió establecerse por su cuenta para según dijo él mismo ‘pintar de su invención’. Al parecer eran muchas las imágenes que la mente de Francisco tenía y necesitaba sacarlas como fuera.

"La familia de Carlos IV" de Francisco de Goya
“La familia de Carlos IV”

Con el paso de los años su creatividad fue tomando forma. A pesar de lo que se arriesgaba y de sus formas y figuras especiales y caprichosas, no obtuvo becas, respaldo ni financiación por parte de nadie. Quizá este fue uno de los motivos por los que tuvo una época en que casi abandonó la pintura.

Ya más centrado en su trabajo, Goya fue cartonista de la Real Fábrica de Tapices y más adelante pintor de la Corte. El pintor ganaría fama y dinero, al consolidarse como un grandísimo retratista.

Pero en 1792 enfermó gravemente. Entre las secuelas le quedaría una sordera que marcaría toda su existencia. Francisco de Goya comenzó a aislarse y a producir obras más pesimistas y hasta grotescas.

Su fama, sin embargo, no dejaría de crecer, como tampoco lo haría su pesimismo, que se plasmaría en obras como las “pinturas negras”. Goya murió en 1828 en Burdeos. Años después sus restos volverían a España y reposan en la ermita de San Antonio de la Florida de Madrid, cuyos frescos son obra de este genial pintor.

3 obras de Francisco de Goya

Francisco de Goya vivió 82 años y su producción fue enorme. Imposible mencionar todas sus obras. Por eso hemos elegido tres muy diferentes que muestran distintas facetas del artista.

La maja desnuda

"Maja desnuda" de Francisco de Goya

¿Cómo podríamos empezar esta lista de otra manera que con su obra más sublime? Una obra rodeada de leyendas y misterios. Sí se sabe que, junto con su hermana, La maja vestida, formaron parte del gabinete de Manuel de Godoy, ministro de Carlos IV.

Esta mujer desnuda, recostada de manera plácida sobre su lecho y con mirada sensual pero inocente a la vez, parece haberse inspirado en la duquesa de Alba. No obstante, el rostro parece que es una muestra de la imaginación y la creatividad del artista.

El tres de mayo en Madrid

"Fusilamientos del 3 de mayo" de Francisco de Goya

El tres de mayo, o Los fusilamientos, pretendía ensalzar la valentía del pueblo español frente al invasor francés. Una obra que se completa con El dos de mayo de 1808, o La carga de los mamelucos. Ambos cuadros representan dos momentos importantes de la Guerra de la Independencia.

Son dos de las obras magistrales de Francisco de Goya, en las que se centra especialmente en los personajes que representan al pueblo. Obras que reflejan toda la dureza y el dramatismo de aquellos acontecimientos. El tres de mayo lo hace con las expresiones de los protagonistas, El dos de mayo con el movimiento de la escena.

“Siento ardientes deseos de perpetuar por medio del pincel las más notables y heroicas acciones o escenas de nuestra gloriosa insurrección contra el tirano de Europa”.

-Francisco Goya-

El general José de Palafox, a caballo

Retrato ecuestre de Palafox de Francisco de Goya

Francisco de Goya acudió en 1808 a Zaragoza a petición de José Palafox, general de la época que se resistió a las fuerzas francesas que querían sitiar Zaragoza. En este viaje tomó datos que a pintar uno de sus cuadros considerados como patrióticos. En él se ve a Palafox montado a caballo con la espada en mano.

Estas son tan solo algunas de las obras que Francisco de Goya nos dejó. Pero es imposible resistirse, al menos, a mencionar otras como Los caprichos, El quitasol, Duelo a garrotazos, El pelele o Saturno devorando a sus hijos.