Entramos al magnífico Palacio Nacional de los Inválidos de París

Durante los paseos que son habituales en un viaje a París no es difícil descubrir el perfil de la gran cúpula de los Inválidos, visible desde muchos emplazamientos del centro de la ciudad. Así que tarde o temprano los viajeros deciden encaminar hacia allí sus pasos. Es así como se descubre que los Inválidos es mucho más que una iglesia y una cúpula. Estamos hablando de una de las grandes joyas del patrimonio histórico francés.

El Hôtel des Invalides

El origen de este gran Palacio Nacional de los Inválidos se remonta al siglo XVII, cuando el rey Luis XIV lo mandó construir para que sirviera como cómoda residencia de los soldados sin hogar que habían sido heridos en combate o que se habían retirado tras años de servicio.

Los Inválidos en París
Los Inválidos – Augustin Lazaroiu

En esa primera construcción, llevada a cabo entre los años 1671 y 1676 por los arquitectos Liberal Bruand y el célebre Jules Hardouin Mansart, todavía no estaba la iglesia y la gran cúpula del conjunto, ya que fue una incorporación posterior.

Pues bien, desde aquellos años hasta hoy, aquí viven soldados ya retirados. Si bien en la actualidad son poquísimos, comparados con los más de 6.000 que llegaron a residir en los diversos edificios de los Inválidos.

Museo del Ejército

No obstante, en toda esa red de edificios algunos también se han convertido en museos. Es el caso del Museo del Ejército situado en el patio de honor del conjunto.

Los Inválidos en París
Los Inválidos – Picturereflex

Este museo de historia militar está considerado como uno de los más completos del mundo en su género. Y sin duda alguna, quien desee hacer un recorrido por el armamento desde prácticamente la Edad de Piedra hasta el siglo XX no se lo puede perder.

Más museos en los Inválidos

Hay otros dos museos en el conjunto monumental del Hôtel des Invalides. Son el Museo de la Orden de Liberación, y el de Plans-Reliefs. El primero se dedica a evocar los hechos más heroicos de los franceses durante la Segunda Guerra Mundial. Mientras que el segundo posee una estupenda colección de maquetas de históricas fortalezas francesas.

Las iglesias de los Inválidos

En realidad, tenemos que hablar de dos iglesias distintas. Desde sus inicios se planteó una iglesia, pero luego Luis XIV incorporó una monumental capilla privada que se corresponde con la actual iglesia del Domo, mientras que la otra es la iglesia de los soldados.

Iglesia del Domo

IGlesia del Domo en Los Inválidos
Iglesia del Domo – Picturereflex

Es la de la gran cúpula dorada y resplandeciente que se distingue desde tantos puntos de París, como el relativamente cercano Campo de Marte a los pies de la Torre Eiffel.

Allí quería Luis XIV que fuera enterrada la familia real. Sin embargo, el que está enterrado en ella es Napoleón Bonaparte. El emperador francés murió en su exilio en la lejana isla de Santa Elena. Sin embargo, 20 años después de su muerte fueron traídos hasta aquí sus restos.

“La muerte no es nada, pero vivir derrotado y sin gloria es morir todos los días.”

– Napoleón Bonaparte –

Iglesia de los soldados

De los soldados o de San Luis de los Inválidos. Se construyó entre 1679 y 1708 con unas austeras formas clásicas. Y merece la pena visitarla para descubrir un buen ejemplo de arquitectura muy sobria y muy armoniosa.

Además, al entrar se descubre un instrumento musical cargado de historia. Se trata de un órgano creado en el siglo XVII.

Categorías: Inspiraciones Etiquetas:
Te puede gustar