Recorremos el espectacular Palmeral de Elche

· 26 diciembre, 2016

Al sureste de España, esta gran extensión de palmeras dentro del casco urbano de Elche tiene nada más y nada menos que… ¡200.000 ejemplares! Solo es superado por algunos palmerales árabes (justamente la especie de árbol usada fue introducida en la península ibérica por los musulmanes). El Palmeral de Elche es, sencillamente espectacular ¿Te gustaría conocerlo?

La historia del Palmeral de Elche

Según se cree este hermoso palmeral fue creado por los primeros musulmanes que llegaron a Elche, siguiendo la misma táctica de plantación y conservación que usaban en su lugar de origen. En la época de Abderramán I, un príncipe omeya exiliado en la entonces Al-Andalus (Andalucía), se construyó una gran red de acequias para regar las palmeras.

Palmeral de Elche
Palmeral de Elche – Takashi Images

Luego, ya en la Edad Media se dictaron varias leyes para proteger el palmeral. Sirvieron, por ejemplo, para evitar que durante la conquista de Jaime I (1265) fueran arrasadas por estar relacionarlas con la cultura islámica. Desde ese entonces las palmeras no se han dejado de vigilar ni un solo día.

Durante su viaje a España en 1862, Hans Christian Andersen se maravilló ante este hermoso lugar y no pudo evitar hacer una acertada referencia:

“Nos acercábamos a Elche, ya se distinguía su valle rebosante de frutos y su inmenso palmeral, el mayor y más hermoso de Europa, el más paradisíaco de toda España.”

El escritor no fue el único que se enamoró de este conjunto natural. También lo hizo la emperatriz Isabel de Baviera (conocida como Sissi), que visitó el Huerto en 1894. En su honor se nombró “Palmera Imperial” a una de las más sobresalientes del conjunto: tiene 7 vástagos en forma de candelabro. La emperatriz dijo que era digna de un Imperio.

De paseo por el Palmeral de Elche

El conjunto de palmeras de esta ciudad está compuesto por un parque municipal y tres huertos: de Abajo, del Chocolatero y del Cura, siendo este último el que contiene ejemplares más antiguos.

Palmeral de Elche
Palmeral de Elche – Roman Babakin

Vale decir que algunos ejemplares tienen más de 300 años, son de la especie datilera y en diciembre dan sus frutos, pero se aprovecha cada parte de la planta (sobre todo el aceite y las hojas). También encontramos otras especies tropicales en el Palmeral.

Lo mejor es que para recorrer este hermoso lugar simplemente tenemos que caminar por el centro de Elche. Una vez dentro te maravillarás con sus huertos, un tipo de parque público donde andar sobre caminos de grava entre palmeras, oyendo cómo corre el agua que se usa para regar.

Ruta por el interior del Palmeral de Elche

La llamada “Ruta del Palmeral” comienza y termina en el Huerto de San Plácido, donde hay una casa del siglo XIX de dos cuerpos unidos por un puente de madera. En su interior se encuentra el Museo del Palmeral. Allí se expone la historia y desarrollo del parque y los motivos que llevaron a la Unesco a declararlo Patrimonio de la Humanidad.

Palmeral de Elche
Palmeral de Elche – holbox

Siguiendo por la calle Porta de la Morera y la Acequia Mayor del Pantano nos encontramos con el sistema de riego usado desde hace siglos. Luego pasamos por el Huerto del Cura, donde hay un hotel que te permite alojarte en medio de las palmas.

Tras pasar varias instalaciones educativas de los Salesianos hallamos los Huertos del Pessetero y el Hort que no té portes. Un ejemplar curioso se halla cerca de aquí, se trata de una palmera denominada “la pipa” porque su tronco está inclinado y la copa casi vertical.

Palmeral de Elche
Palmeral de Elche – Leonid Andronov

Giramos a la derecha por el Carrer Beniardá hasta el Huerto del Sol (se usa para plantar palmeras jóvenes), seguimos por el Huerto de Dins y luego por el Camí de Les Almásseres. Una puerta nos da la bienvenida a la Huerta del Pontos con sus casas de estructura tradicional.

El paseo continua por la calle Curtidors, donde están las palmeras mejor conservadas, en los huertos de Casimira, Mareta, Pastoret, Monjo y Borreguet. Finalmente, tomamos el Camí de Felip, con el huerto del mismo nombre, cruzamos el jardín de Porta de la Morera con su centro de Congresos y damos por finalizado el hermoso recorrido. ¿Te ha gustado?