Un recorrido por el distrito Jardín de Nueva Orleans

Patricia Hernández · 5 abril, 2019
Se levanta en un lugar en que hubo grandes plantaciones. Hoy es el escenario para contemplar la mayor colección de casas de estilo sureño.

El distrito Jardín es un barrio histórico repleto de mansiones de estilo sureño del siglo XIX. Es, por ello, uno de los atractivos turísticos de Nueva Orleans. ¿Quieres saber más? Te descubrimos todo sobre este maravilloso lugar y sus principales puntos de interés, para que no pierdas detalle y te animes a visitarlo.

Descubre el distrito Jardín de Nueva Orleans

Casa del distrito Jardín
Casa del distrito Jardín

El distrito Jardín de Nueva Orleans, o Garden District, se sitúa en un área que en su día estuvo ocupada por plantaciones. Después de venderse como parcelas, el lugar se desarrolló con solo un par de casas por bloque. Cada una de ellas estaba rodeada por un gran jardín, de ahí el nombre de este barrio histórico.

Hoy en día, y como adelantábamos, aquí se concentra la colección más grande del mundo de mansiones de estilo sureño. Estas, provistas de porches y terrazas envolventes, se construyeron entre 1832 y 1900, cuando la ciudad de Nueva Orleans estaba en plena prosperidad.

Además de ver las casas, es todo un deleite pasear por las calles del distrito. Te sentirás como en un oasis a la sombra de los árboles en flor de la magnolia. Y es que las avenidas se encuentran separadas por tramos de zonas verdes, así como por las vías de un histórico tranvía que discurre a lo largo de St. Charles.

Lugares destacados del distrito Jardín de Nueva Orleans

Casa del distrito Jardín
Casa del distrito Jardín – lulun & kame / Flickr.com

Una de las mansiones más sobresalientes es Short-Moran House. Está en la calle Coliseum y es famosa por su valla de hierro forjado, decorada con motivos de maíz que recuerdan los orígenes de sus propietarios. Luego podemos caminar hasta la calle Camp para admirar las magníficas Warwick Aiken Manor y Montgomey-Hero House.

Seguimos disfrutando de otras mansiones tras girar en la Second Avenue. Así, llegaremos a Caroll-Crawford House. Esta puede presumir de haber tenido como invitados al artista Edgar Degas o al escritor Mark Twain, que acudieron a las lujosas fiestas que se celebraban en ella.

A las viviendas se le suman otros monumentos y lugares que no pueden dejar de visitarse. No hay que perderse George Washington Cable House, declarado Monumento Histórico Nacional. También hay que visitar la Iglesia Episcopal de la Trinidad, fundada en el año 1847.

Y, como la caminata abre el apetito, apunta un nombre: Commander’s Palace. Se trata de uno de los restaurantes más famosos de Nueva Orleans. Un lugar perfecto para pararse a comer.

Cementerio de Lafayette

Cementerio Lafatette en Nueva Orleans
Cementerio Lafayette – Wayne Hsieh / Flickr.com

Otro de los puntos de interés del distrito de Jardines es este cementerio. Es muy sencillo pasear por él gracias a las dos avenidas que lo cruzan formando una cruz perfecta. Así podremos ver tumbas de todo tipo, desde modestos nichos a conjuntos de monumentales en memoria de los fallecidos.

Aquí llaman especialmente la atención los epitafios, que relatan la historia de Nueva Orleans desde sus comienzos como ciudad criolla hasta los períodos de las plagas y la guerra. También hay que mencionar el monumento dedicado a todos los leñadores fallecidos del mundo y la cripta compartida de huérfanos necesitados.

Un recorrido por el distrito Jardín

Mansión en el distrito Jardín
Mansión en el distrito Jardín – Anthony G. Reyes / Flickr.com

Para conocer todo lo anterior se puede realizar un tour guiado en inglés de unas dos horas de duración. Su precio ronda los 14 euros por persona. El punto de inicio del recorrido se encuentra en Garden District 2727 Prytania, justo delante de Still Perkin’ Coffee Shop.

Para llegar a ese punto podemos coger el tranvía de la línea St. Charles y bajarnos en Washington Avenue, que hace esquina con St Charles Avenue. En caso de que queramos hacer el trayecto por nuestra cuenta, tan solo tenemos que seguir por la calle Washington hasta la entrada del famoso cementerio Lafayette.

Ir por libre implica hacer la visita de manera menos detallada, a no ser que busquemos antes información sobre los lugares más destacados del distrito, la historia que lo rodea y los ocupantes y visitantes que tuvieron sus mansiones. Y es que merece la pena conocer todo lo que se esconde tras este increíble sitio.