¿Dónde nadar en aguas termales en Islandia?

Patricia Hernández · 1 abril, 2019
Disfrutar de las aguas termales de Islandia es algo que hay que hacer en este país. Hay infinidad de lugares para ello, y no todos son de pago.

Bañarte en aguas termales en Islandia es una de las actividades más increíbles de las que puedes disfrutar. Y lo es, en parte, por el entorno natural en el que se encuentran. Queremos mostrarte algunos de los mejores lugares donde podrás darte un baño inolvidable y que, desde luego, te ayudará a sentirte renovado.

No obstante, antes de empezar con el repaso, conviene saber que en la isla se distinguen zonas termales de baja y alta temperatura. Las más comunes son las primeras: hay cerca de 250 zonas con más de 700 fuentes. En todas ellas se deben respetar las indicaciones pertinentes y no salir de la zona acondicionada para el baño.

Blue Lagoon, las aguas termales en Islandia más conocidas

Piscina en la Laguna Azul, las aguas termales de Islandia más famosas
Laguna Azul

Es uno de los lugares más conocidos del país. Las cálidas aguas azules de la laguna atraen a numerosos turistas cada año. El color se debe al alto contenido en sílice de las rocas de este lugar. Un sitio que surgió por accidente, tras un derrame de líquido que sufrió en 1976 la central geotérmica que está a su lado.

Ese agua geotermal está mezclada con la del océano, se cambia cada cuarenta horas y posee propiedades curativas. Debido a su ecosistema especial renovable, en la Laguna Azul no existen bacterias comunes. Tampoco necesita químicos como el cloro para mantener su pureza.

Para acceder al complejo es necesario pagar una entrada cuyo precio oscila entre los 55 y los 98 euros. Todo depende de la hora a la que se acuda o del pack seleccionado. El más sencillo incluye una mascarilla de sílice, toalla y una bebida a elegir en el bar de la laguna; y la más exclusiva, hasta una mesa reservada en el restaurante LAVA.

Myvatn Nature Baths

Piscina en Myvatn Nature Baths
Myvatn Nature Baths – dom fellowes / Flickr.com

Muy popular entre los turistas también es esta piscina geotérmica. Quizá porque es más económica que la anterior. La entrada, que depende de la temporada, suele rondar los 38 euros.

Además, ofrece unas magníficas vistas de las que podrás disfrutar al tiempo que disfrutas de un relajarte baño. Este complejo se encuentra ubicado en el norte de Islandia.

Seljavallalaug

Piscina de Seljavallalaug, para bañarse en aguas termales en Islandia
Piscina de Seljavallalaug – Dāvis Kļaviņš – / Flickr.com

Del norte pasamos al sur para disfrutar de Seljavallalaug. Es una piscina artificial de 25 metros de largo y 10 de ancho. Lo que sí es natural es el agua caliente que llega al lugar, pues cae de la ladera de la montaña de un angosto valle bajo la que está construida. Gracias a este entorno natural las vistas aquí también son espectaculares.

Como curiosidad, la piscina se creó en 1923 debido a que muchos islandeses no sabían nadar, a pesar de que se ganaban la vida pescando o cerca del agua. El propósito era, pues, que los niños aprendieran. Y todavía se sigue haciendo, ya que hasta aquí vienen los escolares de la zona.

Reykjadalur, aguas termales en Islandia para disfrutar gratis

Reykjadalur, uno de los lugares de aguas termales en Islandia
Reykjadalur – Chris Yunker / Flickr.com

Su nombre significa valle de vapor y es un área por la que fluye un río termal. Se encuentra cerca de Reikiavik, desde donde podemos dirigirnos a la ciudad de Hveragerði para seguir el trayecto a pie. Además, su acceso es totalmente gratuito. ¿Necesitas más razones para trasladarte al lugar?

Otro motivo de peso para visitarlo es que forma parte del famoso Círculo Dorado, la ruta en la que descubrirás los paisajes más representativos del Islandia. Algunos de ellos son el Parque Nacional Thingvellir, géiseres como el que le da nombre a dicho fenómeno, Geysir; la cascada de Gulfoss o el cráter Kerio.

Landbrotalaug, en la península de Snæfellsnes

Esta piscina de agua termal natural está situada al refugio de las montañas, por lo que la naturaleza salvaje que la rodea aumenta considerablemente su encanto. En lo que no destaca precisamente es en su tamaño, motivo por el que es más que recomendable visitarla pronto. Solo así podrás darte un tranquilo baño en ella.

Hófssos

Es una piscina bastante nueva y ofrece la sensación de estar dentro del mar, del que se obtienen además unas vistas increíbles. También del fiordo Skagafjörður y de la isla de Drangey. Como curiosidad, fue un regalo de dos familias que viven en el área. Y qué mejor forma de agradecerles el gesto yendo al lugar.