Diego Velázquez: grandes obras y dónde admirarlas

· 9 mayo, 2018
Es una de las grandes figuras de la pintura universal. Nos acercamos a Velázquez para disfrutar de su obra.

Para muchos, es el mejor pintor español de la historia. Diego Velázquez es uno de los mayores exponentes de la pintura barroca, maestro universal y fuente de inspiración para otros muchos artistas de épocas posteriores. Vamos a conocer mejor su figura y sus obras.

Quién fue Diego Velázquez

Autorretrato – Wikimedia Commons

Diego Rodríguez de Silva y Velázquez, o simplemente Diego Velázquez, nació en Sevilla en 1591 y allí pasó su infancia y primeros años como pintor. Desarrolló un estilo naturalista de iluminación tenebrista, por influencia de Caravaggio y sus seguidores.

Con 24 años se mudó a Madrid, donde se convirtió en pintor del rey Felipe IV y después en pintor de cámara, el cargo más importante. Se dedicó el resto de su vida a pintar los retratos de la familia real y otros cuadros para decorar las mansiones y palacios.

Algunas de sus obras son referencias a nivel universal de la pintura barroca, como es el caso de Las Meninas o de Las Hilanderas. Velázquez goza de reconocimiento mundial, y es que no hay mucha gente que no sepa de su existencia o no haya visto alguna vez sus cuadros.

El estilo de Velázquez

El trunfo de Baco, de Diego Velázquez
El triunfo de Baco – Wikimedia Commons

Al inicio de su andadura, cuando aún se encontraba en Sevilla, su estilo era el del naturalismo tenebrista. Se caracterizaba especialmente porque se valía de una luz intensa y dirigida, sus pinceladas eran densas, modelando con precisión cada figura, y los colores que más utilizaba eran tostados y cobres.

Después de realizar un viaje a Italia, Velázquez cambió radicalmente de estilo. Había aprendido nuevas técnicas y sus obras cobraron luminosidad. A mediados de 1630, el pintor había transformado su obra, creando un lenguaje pictórico propio, combinando pinceladas de colores transparentes y toques de pigmento que resaltaban los detalles.

Una peculiaridad del trabajo de Velázquez es que rara vez hacía bocetos o dibujos preparatorios. Él optaba por irse ajustando según progresaba el cuadro, e introduciendo modificaciones para mejorar el resultado final.

Otra costumbre que tenía era retocar los cuadros una vez terminados; incluso, algunos retoques se producían bastante después de que estuviera terminado.

“Con Velázquez nunca te vas sintiendo que lo ha descubierto todo. Su misterio es infinito. Sabes que siempre verás algo más. Es, como decía Manet, el pintor de los pintores, porque siempre tiene algo más que mostrarte.”

-Jonathan Brown-

Las Meninas

La obra maestra de Diego Velázquez, y sin duda la más conocida, es Las Meninas. Es probablemente el cuadro más comentado, discutido, analizado e imitado de la historia.

La meninas, de Diego Velázquez
Las meninas – Wikimedia Commons

Este cuadro representa lo que sería una escena diaria en el palacio de Felipe IV. En él aparecen Infanta Margarita en el centro, acompañada por su damas (meninas) y doña Marcela de Ulloa, que habla con Diego Ruíz Azcona.

Se ve al propio Velázquez pintando. En la parte posterior aparece, en una puerta, José Nieto Velázquez y en la pared del fondo hay un espejo donde se ven reflejados los monarcas Felipe IV y Mariana de Austria.

No se ha llegado a un acuerdo acerca del verdadero sentido de la obra, es decir, qué significa realmente la escena retratada. Algunas teorías hablan de que Velázquez está haciendo un retrato de los monarcas y que por ello aparecen en el reflejo, y que la infanta Margarita, acompañada por sus damas, ha aparecido para ver la obra del pintor.

Oras teorías hablan de que son los reyes quienes han entrado en la sala. No todos se han dado cuenta: algunos los miran, otros no, otros están empezando a hacer una reverencia… incluso la cabeza de la infanta sigue dirigida hacia el niño que juega con el perro, pero sus ojos ya miran sus padres. En definitiva, el cuadro está en movimiento.

Dónde ver las obras de Diego Velázquez en España

La rendición de Breda, de Diego Velázquez
La rendición de Breda – Wikimedia Commons

El mejor sitio donde conocer a Velázquez es Madrid. Allí, en el Museo Nacional del Prado, se encuentra gran parte de su colección, siendo esa la mayor y más importante de España.

Pasear por todo el museo es una delicia, pero llegar a la sala 12, dedicada al pintor sevillano, es una experiencia única de la que nadie se arrepiente. Allí puedes disfrutar de las obras más conocidas del artista, como Las Meninas, El triunfo de Baco, La fragua de Vulcano, La rendición de Breda o Las hilanderas.

También en Madrid, hay otros lugares de los que disfrutar de la obra de Velázquez, como en el Palacio Real, la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando o el Monasterio de San Lorenzo del Escorial (a unos 50 kilómetros de la capital).

Pero no solo Madrid permite acercarnos a la figura de Velázquez. Su Sevilla natal también es un buen lugar donde conocer al maestro, como por ejemplo, en el Museo de Bellas Artes, donde se encuentran obras tan importantes como Retrato de D. Cristóbal Suárez de Ribera.

Otros lienzos del pintor se encuentran repartidos por la geografía española. Podemos encontrar algunos en el Museo de Bellas Artes de Valencia o pinturas religiosas en el Museo Nacional de Arte de Cataluña, en Barcelona, el Museo-Tesoro Catedralicio de Toledo y el Museo Diocesano de Arte Sacro de Orihuela, en Alicante.