Curiosidades de la Plaza Mayor de Madrid

· 5 octubre, 2018
Con cuatro siglos de historia, la Plaza Mayor de Madrid ha sido testigo de infinidad de sucesos, y ha protagonizado otros muchos.

La Plaza Mayor es uno de los emblemas de la capital española. Pensar en Madrid es pensar en ella. Y no es para menos, pues su historia, su estructura y sus leyendas la convierten en un espacio único. Pero en esta ocasión, lo que queremos es contarte algunas curiosidades de la Plaza Mayor de Madrid.

Curiosidades de la Plaza Mayor de Madrid

Por todos es sabido que Madrid tiene una larga historia, y su Plaza Mayor es protagonista desde hace siglos. Como es de esperar, pues, esta está llena de curiosidades que pocos conocen. Hoy vas a ser uno de esos afortunados. ¿Preparado?

Copiada sin límites

Plaza Mayor de Madrid
Plaza Mayor

Fue una de las primeras plazas cuadradas de España y su modelo fue exportado a América. Este nuevo proyecto con forma distinta a lo habitual fue al principio sorpresa de muchos, pero al final consiguió ser del agrado de todos. Esta es la razón de que se construyeran infinidad de ‘réplicas’.

Juan de Herrera y Juan Gómez de Mora fueron sus arquitectos y las obras concluyeron en el año 1619. Por cierto, no es exactamente cuadrada, mide 120×90 metros.

Su restauración

Con más de cuatro siglos de existencia no es de extrañar que haya sufrido todo tipo de incidentes. Así, la plaza sufrió tres grandes incendios que casi la arrasan. Ocurrieron en  1631, 1670 y 1790.

Cuando se produjo este último, el arquitecto mayor de Madrid, Juan de Villanueva, mandó destruir algunas casas cercanas a la plaza para que el fuego no se extendiera. Después de ese incendio cambiaría la fisonomía de la plaza: se rebajó la altura de cinco a tres pisos, se cerraron las esquinas y se harían grandes arcos de acceso.

La presentación de la amante del rey

Plaza Mayor de Madrid
Plaza Mayor

En la Plaza Mayor de Madrid vivían personas con recursos, pero que no estaban exentos de cumplir ciertas servidumbres. Un ejemplo: los propietarios estaban obligados a ceder sus balcones a los reyes y sus invitados cuando se celebraban festejos.

Una de las curiosidades del la Plaza Mayor de Madrid tiene que ver, precisamente, con un monarca. Felipe IV tuvo la desfachatez de subir al balcón a su amante, María Calderón, una actriz de comedia. Como era de esperar, Isabel de Borbón enfureció.

Pero el rey esquivó el enfado de su mujer. Hizo ver a todo el mundo que se retractaba de lo ocurrido. Sin embargo, hizo a su amante un balcón en un lugar más discreto, donde no estaba tan a la vista. Esto dejó patente quién era la mujer más importante en su vida.

Fue testigo de actos crueles

La Plaza Mayor de Madrid ya estaba en pie cuando la Inquisición empezó a cobrar apogeo. Así, este espacio se convertiría en escenario de autos de fe en los que los condenados debían abjurar de sus pecados con la excusa de buscar el perdón de Dios antes de ser ajusticiados.

Por ejemplo, Felipe IV hizo que más de cien personas fueran condenadas para pedir la ayuda divina y que su esposa fuera curada de la viruela. Un acto que se celebró en esta Plaza Mayor.

El primer rascacielos de Madrid

Arco de Cuchilleros en la Plaza Mayor de Madrid
Arco de Cuchilleros – Lupe Clemente / Flickr.com

Los rascacielos de antaño nada tienen que ver con los que conocemos hoy, pero para aquel entonces, un edificio de siete alturas era mucho decir. Pues en la Plaza Mayor de Madrid fue construido uno de similares características. Estamos hablando del Arco de Cuchilleros y el edificio que lo colindaba.

Para salvar el enorme desnivel sobre el que se construyó el arco, Gómez de Mora creó una escalerilla de piedra con el fin de disimular un poco el desnivel.

No siempre fue la Plaza Mayor de Madrid

Otra de las curiosidades de la Plaza Mayor de Madrid es que este no es el único nombre que ha tenido. Para llegar a él tuvo que pasar antes por muchos otros. Fue bautizada como Plaza del Arrabal, Plaza Real, Plaza de la República, Plaza de la República Federal y Plaza Calvo Sotelo. ¿Cuál es tu preferido?

Sus balcones, sus tiendas, sus terrazas de cafeterías y restaurantes y mucho más te esperan para disfrutar de una tarde o una noche espectacular. Y de más está decir que otra de las curiosidades de la Plaza Mayor de Madrid es que los mejores bocadillos de calamares de la ciudad se hacen allí. ¡No te olvides de probarlos!