5 cosas que puedes hacer gratis en Roma

· 19 abril, 2018
Roma es una ciudad maravillosa. Y es posible disfrutar de alguno de sus encantos sin gastar un euro. Vamos a ver qué se puede hacer gratis en Roma.

Roma está repleta de encantos. En la ciudad puedes admirar desde vestigios de su época más gloriosa a monumentos cualquier estilo y obras de artistas destacados. Y lo mejor es que no siempre tendrás que pagar por ello. A continuación te contamos algunas de las cosas que puedes hacer gratis en Roma. ¿Te animas?

1. Admirar la grandeza del Coliseo

Coliseo Romano
Coliseo Romano – S.Borisov

El Coliseo es, sin duda, el mayor símbolo y atractivo de la capital de Italia, por lo que su visita es prácticamente obligatoria, y más si es algo que se puede hacer gratis en Roma. Para acceder a su interior hay que pagar 12 euros, pero siempre puedes visitarlo el primer domingo de cada mes, cuando la entrada es libre.

Después de contemplar el Coliseo se puede hacer lo propio con las ruinas del Foro Romano, ya que, aunque requiere el pago de entrada, es posible ver casi todo desde fuera. Basta con situarse en la plaza del Coliseo, caminar a lo largo de la Vía dei Fori Imperiali o subir al Monte Quirinale para obtener una panorámica. 

“¡Oh Roma! ¡mi país! ¡ciudad del alma!”

-Lord Byron-

2. Pasear o relajarse en las plazas más famosas

Plaza de España de Roma
Plaza de España – Jon Chica

Roma está sembrada de plazas llenas de encanto, como la Plaza España, con su bella escalinata y la Fontana della Barcaccia a sus pies. Y no hay que olvidar la Plaza Venecia, de gran majestuosidad y presidida por el Monumento a Vittorio Emanuele II; o la Plaza de la Rotonda, donde ver el Panteón de Agripa.

Otras plazas que no pueden pasarse por alto son la Plaza del Campidoglio, proyectada por el mismísimo Miguel Ángel; la Plaza Campo dei Fiori, que acoge un famoso mercado y es punto de encuentro nocturno; la Plaza Santa María de Trastevere y la Plaza del Popolo, en cuyo centro se encuentra el obelisco Flaminio.

Mención aparte requiere la Plaza Navona, considerada por muchos como la plaza más bonita de Roma. Está compuesta por tres fuentes (Fontana dei Quattro Fiumi, Fontana del Moro y Fontana del Nettuno) y rodeada por restaurantes y terrazas.

3. Probar nuestra fiabilidad en la Boca de la Verdad 

Boca de la Verdad en Roma
Boca de la Verdad – Bisual Photo

Según la leyenda, si se dice una mentira mientras se coloca la mano en la boca de la estatua se puede perder una mano. De hecho, se cuenta que un hombre llevó a su mujer ante la Boca de la Verdad al desconfiar de su fidelidad. Esta fingió un desmayo y juró que solo había estado en los brazos de su marido y del hombre que fue a socorrerla: su amante.

Para contemplarla debes dirigirte a la iglesia de Santa María in Cosmedin. La Boca de la Verdad fue trasladada allí en 1632. Tiene un diámetro de 1,75 metros y está dedicada al dios del mar, representado por un rostro masculino con los ojos, nariz y boca perforados.

4. Una de las cosas que hay que hacer gratis en Roma: pedir un deseo en la Fontana di Trevi

Fontana di Trevi en Roma
Fontana di Trevi – Catarina Belova

De una leyenda pasamos a otra, que mantiene que quien lanza una moneda al agua de la Fontana di Trevi regresará tarde o temprano a Roma. Si buscas el amor tendrás que lanzar dos o tres monedas. Así, la visita a esta atracción turística costará tan solo el dinero que se quiera echar, bastando incluso un céntimo.

En el caso de que no creas en supersticiones, siempre puedes intentar abrirte hueco entre la multitud de turistas que se agolpan frente a la fuente para admirar su belleza. Una de las cosas que puedes y debes hacer gratis en Roma

5. Ver el Moisés, una de las grandes obras de Miguel Ángel

Moisés de Miguel Angel,una de las cosas que ver gratis en Roma
Moisés – Fabio Lamanna

Miguel Ángel está considerado como uno de los grandes artistas de la historia, por lo que nada mejor que visitar la iglesia de San Pedro in Vincoli, en el barrio de Monti, para admirar el Moisés, una de sus obras más notorias. Una bellísima escultura de mármol que se centra en la figura del personaje bíblico.

La obra se creó como monumento funerario dedicado al papa Julio II y está compuesto por otras seis figuras, además de la ya citada. Estaba destinada a la Basílica de San Pedro, pero finalmente se colocó en su emplazamiento actual, que se caracteriza por su sencillez y que es uno de esos lugares que se pueden visitar gratis en Roma.