10 consejos para un largo viaje en autobús

Edith Sánchez · 2 enero, 2019
La mejor forma de soportar un largo viaje en autobús es durmiendo y realizando diversas actividades mientras estás despierto. Todo ello, en conjunto, te hará sentir que el trayecto es más corto.

Hay personas que emprenden un largo viaje en autobús por gusto. Para otras, en cambio, se trata simplemente de un mal necesario. A veces no hay otra manera de llegar a un determinado destino o, simplemente, el presupuesto no alcanza para algo más sofisticado.

La verdad es que, en términos prácticos, un viaje en autobús no es tan diferente a un viaje en avión, al menos en clase económica. La gran diferencia es que en avión, por lo general, los trayectos duran menos tiempo. En autobús, en cambio, podemos hablar de recorridos de 15, 20 y hasta 35 horas.

Un largo viaje en autobús se puede convertir en una verdadera tortura si no tomas medidas para sobrellevarlo adecuadamente. En pocas palabras, lo que necesitas es planear cómo vas a gastar o invertir el tiempo para no enloquecer mientras llegas a tu destino.

Estar sentado, sin apenas moverse durante mucho tiempo, puede ser agobiante. Estos consejos te van a ayudar a mejorar las condiciones de tu trayecto

1. Primero la salud

Pasajeros en un viaje en autobús

Lo primero, y más importante, es proteger tu salud. No es muy sano ir sentado durante horas en un asiento de autobús. Así que, en principio, lo más importante es que adoptes una buena postura. Reclina toda la espalda contra la silla y trata de que los pies queden tocando el piso.

Utiliza un cojín cervical, sí o sí. En caso de que no lo tengas, emplea alguna prenda para que te sirva de soporte.

2. Lo segundo: la salud

Además de lo anterior, no puedes pasar todo el trayecto sentado. Lo ideal es que cada dos horas hagas algunos estiramientos en las piernas. Es posible que el autobús pare cada cierto tiempo para que los pasajeros puedan dar un corto paseo.

Lo verdaderamente aconsejable es que flexiones brazos, piernas, manos y cuello. Aprovecha todas las paradas para salir del autobús, caminar un poco y respirar aire fresco.

3. En un viaje en autobús, procura dormir

La mejor manera de soportar un largo viaje en autobús es durmiendo. Aunque es cierto que no todo el mundo logra hacerlo, porque las condiciones no son las ideales.

Por ello, es mejor que madrugues mucho el día anterior, o que hagas lo necesario para tomar el transporte estando cansado. Así, seguramente, te va a vencer el sueño y pasarás algunas horas durmiendo.

4. Lleva comida y agua

Pasajeros en un viaje en autobús

Que no te pille un largo viaje en autobús con hambre o sed. Podría ser desastroso. Lleva algunos comestibles y agua suficiente. A veces no es seguro que puedas aprovisionarte a lo largo del camino. O quizá sea tan costoso que termines desajustando tu presupuesto.

5. Un botiquín básico

Para un largo viaje es indispensable llevar un pequeño botiquín. Básicamente, analgésicos, antiinflamatorios y antiácidos. Piensa que podrías ver el infierno por un dolor de muelas, o sumergirte en la pesadilla de una migraña. También es conveniente que lleves algunos productos básicos de aseo.

6. Lleva entretenimiento físico

No puedes estar seguro de que el WiFi vaya a funcionar a la perfección. Tampoco se puede garantizar que tus aparatos electrónicos se vayan a comportar a la altura. Mejor lleva una revista de pasatiempos, un libro, o alguna manualidad que no dependa de la electrónica.

7. Entretenimiento electrónico

Hombre con un móvil en el autobús

Si todo va bien y tu teléfono, tu tableta o tu portátil funcionan sin problema, aprovecha el tiempo viendo una película, jugando a algún videojuego o charlando con tus contactos. Lo mejor es combinar esto con lo anterior. La variedad te va a dar la sensación de que el tiempo transcurre más rápido.

8. Conversa con la gente

Si vas solo, no sería mala idea conversar con tu compañero de asiento. Quizá puedas obtener buena información de un local o, en todo caso, escuchar por primera vez a alguien que no habías escuchado antes. Si vas acompañado, aprovecha para conocer mejor a quien viaja contigo. Hará el viaje más entretenido.

9. Realiza una tarea pendiente

Una buena opción es llevar lo necesario para realizar alguna tarea pendiente. Escribir sobre algo, actualizar alguna contabilidad, trabajar en algún proyecto, etc. Cuanto más ocupado estés, más fácil será sobrellevar un viaje largo. De hecho, también podrías escribir algunas páginas de un diario, o iniciarlo.

10. Lo mejor: mira por la ventanilla

El gran placer de hacer un largo viaje en autobús es la ventanilla. Todo lo que puedes ver a través de ella te ayudará a compenetrarte con el paisaje, con la cultura y con todo el entorno en general. Disfruta de ello y trata de captar la mayor cantidad de detalles posible.