Consejos para disfrutar un viaje de trabajo

Edith Sánchez · 14 octubre, 2019
Un viaje de trabajo se puede tornar tenso si solo te concentras en los compromisos que debes cumplir. Por más que el tiempo sea limitado, siempre es posible tomar algunas medidas para contar con ratos libres que hagan más agradable tu experiencia.

A veces da la impresión de que un viaje de trabajo y un viaje de placer son totalmente excluyentes. Pero no tiene por qué ser así. Viajar es una oportunidad que siempre es fabulosa. Aunque la agenda sea apretada y sea necesario asumir responsabilidades importantes, también hay que garantizar el bienestar.

Es posible que durante un viaje de trabajo no tengas suficiente tiempo para disfrutar realmente de tu destino. Sin embargo, eso no significa que todo deba centrarse única y exclusivamente en tus compromisos. Al fin y al cabo, estás en un lugar distinto al habitual y algo hay que hacer para disfrutarlo.

Un estudio llevado a cabo por el portal Booking señala que más de la mitad de quienes hacen un viaje de trabajo lo disfrutan. Esto significa, en primer lugar, que sí es posible convertir estas travesías en una experiencia agradable. También quiere decir que casi la mitad de los viajeros no lo disfrutan. Si perteneces a ese grupo, enseguida te damos algunos consejos para que esto cambie.

La organización, clave en un viaje de trabajo

Equipaje para un viaje de trabajo

Lo más usual es que en un viaje de trabajo los tiempos estén muy restringidos. Normalmente se limitan a ir, asistir a algún evento o reunión de negocios y volver. Precisamente por eso, es fundamental que tengas todo perfectamente organizado antes de viajar. Eso te permitirá disponer de algo más de tiempo.

Es importante que tengas una idea del tiempo que tardas en los desplazamientos y de cuánto te toma ir a visitar algún punto de interés o alguna atracción. Lo más común es que puedas hacer esto a primera hora o por la noche. Busca las atracciones a las que puedas acceder cuando tus obligaciones hayan terminado.

Elige muy bien tu hotel

Hotel para viaje de trabajo

Lo ideal es que el hotel que elijas te ofrezca algo más que alojamiento durante un viaje de trabajo. Hay muchos establecimientos especializados en este tipo de viajeros y ofrecen servicios como salas de informática, sitios de reunión y otros. Es muy conveniente que te alojes en un sitio así, ya que seguramente facilitará tus actividades.

Por otro lado, resulta fundamental que el hotel esté ubicado en un lugar estratégico. Principalmente, debe quedar cerca del sitio de tu evento o reunión. Ahorrar tiempo en los desplazamientos es crucial durante un viaje de trabajo. Así mismo, lo ideal es que también esté cerca de las principales atracciones del lugar. Eso te facilitará las cosas.

Si es posible, elige un hotel que cuente con servicios como gimnasio, spa, masajes o algo similar. En caso de que te quede muy poco tiempo, utilizar esos servicios va a hacer mucho más agradable tu viaje. Y si tiene piscina y sauna, será fabuloso porque puedes pasar tus ratos libres allí.

Un viaje de trabajo sin escalas

Hombre de negocios en una vión

Es muy conveniente que tomes vuelos directos, sin escalas. Finalmente vas a trabajar, así que no te conviene llegar agotado a tu destino. Los viajes largos desgastan mucho y cuando hay escalas todo viaje se torna más extenso y agobiante. Así que tu mejor opción es evitar las escalas.

También es muy conveniente que solo lleves equipaje de mano. Hay destinos en los que puedes pasar más de una hora esperando tu equipaje. Cuando tienes poco tiempo, esa hora que perdiste es muy valiosa e irrecuperable. De la misma manera, viajar con pocas maletas hace mucho más relajado tu trayecto.

Ahorra en lo necesario

Normalmente, un viaje de trabajo, bien sea que vayas por cuenta de tu empresa o por cuenta propia, no es una ocasión propicia para derrochar dinero. De lo que se trata es de hacer dinero, no de gastarlo. Pese a esto, no es conveniente que te impongas limitaciones tan estrictas. La realización de un trabajo también necesita motivaciones.

Lo aconsejable es que te des algún gusto en tu sitio de destino. Quizás una buena cena en un sitio especial, una sesión de masaje o tal vez irte de compras. Ahorrar es importante, pero también es importante sacarle el máximo de provecho a cualquier experiencia.

Socializa en tu viaje de trabajo

Lo más habitual es que un viaje de trabajo se realice en solitario. Sin embargo, solo no vas a estar. Si vas a algún evento, seguro hay muchas personas que están como tú. De hecho, en muchas ocasiones no solo comparten el evento, sino también el sitio de alojamiento.

Lo mismo ocurre en los viajes de negocios individuales. Si vas a un hotel especializado en viajeros de trabajo, habrá más personas como tú. En ambos casos, socializar es una buena opción. Abrirte un poco a los demás, conversar y conocer nuevas personas enriquecerá tu travesía.