Conoce algunas ciudades para amantes del juego

18 Enero, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el historiador del arte Armando Cerra
¿Te gusta jugar? Entonces seguro que has soñado con hacer tus apuestas en alguno de los casinos de estas ciudades. ¡Las más jugadoras del mundo!
 

Hay personas a las que les gusta combinar el turismo la diversión del juego. Nos referimos a los juegos de azar con naipes, ruletas, máquinas tragaperras, etc… Todos ellos son juegos en los que se apuesta, y ganar o perder no depende tanto de los conocimientos, estrategia o técnicas de cada uno como de la suerte. De hecho, ese es el encanto de este tipo de ocio, el de los amantes del juego.

No recomendamos el juego

Casino en Las Vegas
Casino en Las Vegas – Thomas Hawk / Flickr.com

Lo primero que queremos decir es que, aunque aquí os recomendemos varias ciudades que son destinos fabulosos para los amantes del juego, con ello no queremos promover en nadie en este tipo de prácticas. El juego puede ser muy divertido, pero también puede ser muy peligroso.

Jugar compulsivamente es una patología terrible que ha destrozado y destroza la vida de muchas personas: nos referimos a la ludopatía.

Vamos a dar dos consejos para todos aquellos que quieran combinar el turismo con el juego. En primer lugar, les vamos a recomendar los mejores destinos del mundo para conseguirlo. Pero en todo momento queremos advertir que hay que jugar con responsabilidad. Por eso, en todos estos lugares os recomendaremos alguna actividad no vinculada con el juego.

 

Ciudades para amantes del juego

1. Las Vegas

Las Vegas

Si hablamos de turismo y juego, a todos nos viene inmediatamente a la cabeza el mismo lugar: la ciudad de Las Vegas, en Estados Unidos. Sin duda, sus casinos son los más famosos del mundo y todos los hemos visto infinidad de veces en el cine. Es imposible viajar a Las Vegas y no apostar. Además, sería un error no probarlo porque hay que vivirlo en primera persona.

Pero se debe jugar sin volvernos locos porque se puede perder mucho dinero. Así que, puestos a que desaparezcan nuestros ahorros, al menos que sea debido a una experiencia más enriquecedora. Por ejemplo, os proponemos hacer una excursión a todo lujo y en helicóptero al relativamente cercano Gran Cañón del Colorado.

2. Macao

Macao, una de las ciudades para los amantes del juego

En Estados Unidos la pasión por el juego y las apuestas es conocida por todos, pero no es algo exclusivo. También en Asia hay una larga tradición en este sentido, sobre todo en China.

 

Sin embargo, debido al régimen político de ese país, el juego no es legal. Pero no han tenido problema en dotar a la ciudad de Macao de un régimen especial que permite la existencia allí de increíbles casinos.

Ciertamente, la oferta allí es impresionante, casi podríamos decir que es delirante. Y al igual que en Las Vegas, se puede jugar una partida de black jack o en la ruleta. Pero hay que sacar tiempo para otras actividades, como subir a su espectacular torre y disfrutar de unas vistas de Oriente increíbles.

3. Montecarlo

Casino de Montecarlo, una de las ciudades para amantes del juego

También hay buenos lugares para los amantes del juego en Europa. Y a la cabeza, sin duda, se encuentra la ciudad de Montecarlo, en el Principado de Mónaco. Aquí, el juego en su casino es una cuestión de glamur.

Es uno de los sitios más elegantes que podemos visitar en el continente. Casi siempre habrá alguna que otra personalidad por las mesas de juego repartidas en este edificio, que ya es un monumento.

Ya avisamos que es un destino para economías muy saneadas. Si es tu caso, ya que viajas hasta allí, haz que tu estancia coincida con alguno de los grandes eventos deportivos monegascos. Nos referimos especialmente al torneo de tenis Masters 1000 de Montecarlo o al Gran Premio de Automovilismo, la carrera de Fórmula 1 más célebre de todas.

 

4. Baden-Baden

Casino de Baden-Baden

Terminamos nuestros destinos que unen disfrutar del turismo y del juego con otro lugar en Europa: la pequeña ciudad alemana de Baden-Baden. Es un pequeño paraíso en la zona de la Selva Negra donde uno ha de ir a descansar, disfrutar de sus aguas termales y, por supuesto, entrar a su elegante casino y jugar alguna partida de cartas.

Apostar es una experiencia divertida si se actúa con espíritu ocioso y sin ánimo de hacerse rico en una noche. Si se comienza a percibir el juego en ese sentido, comienza a ser peligroso y las consecuencias nunca son buenas. Así que un buen método para ir avisado es leer el famoso libro El jugador, del ruso Dostoievski, quien ambientó en Baden Baden esa novela que narra el drama de un ludópata.