Claves para relacionarte socialmente si vas al extranjero

Edith Sánchez · 8 junio, 2019
Lo más importante para relacionarte socialmente de forma adecuada es que respetes y generes respeto. Lo demás viene por añadidura. Es fundamental tener esto en cuenta, especialmente cuando viajamos al extranjero.

Vayas a donde vayas, siempre vas a tener que relacionarte socialmente en el entorno en el que te encuentres. No importa si viajas solo o acompañado, con dinero o sin dinero. Tampoco importa si eres tímido o sociable. En algún punto tendrás que establecer vínculos con otros.

De hecho, una de las grandes aportaciones de un viaje es precisamente esa. No solo incrementa tus habilidades para relacionarte socialmente, sino que además estimula tu inteligencia emocional en su conjunto.

Hay personas que hacen amistades muy fácilmente y no tienen problemas con esto. Otros, en cambio, tienen mayor dificultad para interactuar con los demás y se pueden sentir cohibidos durante un viaje a sitios lejanos. Si eres uno de ellos, aquí te explicamos algunas claves para relacionarte socialmente de una forma adecuada.

Para relacionarte socialmente, domina tus nervios

Hombre haciendo yoga en la naturaleza

Puede que relacionarte socialmente con otros no sea fácil para ti, pero si dejas que esto te tensione y que esa tensión crezca, será más difícil aún. Lo mejor que puedes hacer es relajarte y tomar todo con mayor naturalidad.

Obviamente, es más fácil decirlo que hacerlo. Lo bueno es que existen técnicas de relajación que están al alcance de todos. Lo más sencillo es tomarte unos cuantos minutos para respirar, tensionando tu cuerpo al inspirar y relajándolo al expirar. Una actitud relajada siempre es eficaz.

La cortesía abre todas las puertas

Ser cortés es una forma de prodigarte respeto a ti mismo y a los demás. La cortesía es un lenguaje universal que tiene efectos positivos en La Paz o Moscú. Tiene que ver con normas básicas: saludar, ceder el paso a las personas mayores, pedir las cosas empleando un ‘por favor’, etc.

Las normas de cortesía son una señal de que te valoras y también valoras al otro. Son una condición innegociable para relacionarte socialmente en cualquier país del mundo. No importa si los demás no corresponden a tus buenas maneras. Ser cortés es también fijar unos límites de respeto.

Viaejro preguntando, una forma de relacionarse socialmente

Elude cualquier tipo de confrontación

Hay personas de todo tipo y condición. En todo caso, si vas a otro país, no es conveniente que tengas confrontaciones. Al fin y al cabo, se trata de una cultura que no conoces y allí tú eres una minoría. Por ello, enfrascarte en discusiones con los locales no es buena idea.

Lo más inteligente es pasar por alto las provocaciones, también la mala actitud de los demás, si es que la tienen. En realidad, ganas tú cuando logras eludir esos gestos, palabras o actos desconsiderados. Por supuesto, todo tiene un límite. Si están en juego tus derechos, no dudes en exigirlos, serenamente, pero con firmeza.

La sonrisa, clave para relacionarte socialmente

La sonrisa tiene un poder extraordinario. En primer lugar, se trata de una señal de que te sientes seguro de ti mismo. En segundo lugar, es un gesto que denota aceptación y buena disposición hacia las demás personas. Por eso, es una las claves para relacionarte socialmente de una forma adecuada.

Mirar a las personas a los ojos y sonreírles ayuda a que la comunicación comience a fluir espontáneamente. Como en los demás casos, no siempre obtendrás una respuesta equivalente. Sin embargo, es seguro que ese gesto despertará mayor confianza hacia ti y también una mayor apertura.

Pregunta y escucha

Vijero hablando con un monje tibetano

Una buena manera de iniciar y sostener una conversación es preguntando. Las personas que viven en el lugar son las más indicadas para aportar información valiosa sobre ese sitio. No temas consultarles cuando tengas una duda, ni preguntar de nuevo si las cosas no te quedaron claras.

Además de que es una vía excelente para obtener información valiosa, también se trata de una oportunidad para iniciar una conversación y, a veces, una amistad. No te cohíbas de preguntar cuando lo requieras. Muestra interés por lo que dice tu interlocutor y aprende un poco más de la cultura local a través de él.

Muéstrate tal y como eres

Cuando alguien asume imposturas, los demás lo detectan enseguida. Esto genera un cierto bloqueo en la comunicación y hace que se torne más tensa la interacción. Por eso, lo mejor que puedes hacer es mantener tu naturalidad, mostrarte tal y como eres, ser transparente.

A veces pensamos que si nos mostramos más poderosos o impositivos los demás van a respetarnos más. La verdad es que eso es un mecanismo de defensa que, finalmente, solo crea límites con los demás. Mejor que cultives la confianza en ti mismo y no temas que los demás te perciban con tus grandezas y tus puntos débiles.