5 ciudades europeas para una escapada low cost

· 27 julio, 2018
Para ahorrar en un viaje, una buena idea es alejarse de las grandes ciudades y buscar destinos menos conocidos. Estas son algunas propuestas.

Muchas veces, bien por falta de tiempo o por tener un presupuesto ajustado, debemos buscar un plan alternativo para nuestras vacaciones: una pequeña escapada de unos días o ciudades secundarias (que no de segunda) para disfrutar de unos días libres. A continuación, os enseñamos 5 ciudades europeas para una escapada low cost.

Estas son ciudades que quizá no sean las más visitadas de sus países, pero que tienen grandes atractivos y que conforman una buena oportunidad de descubrir otros lugares diferentes. Ciudades perfectas para una escapada low cost en la que disfrutar sin dejarnos el bolsillo en el intento.

1. Nantes, Francia. Perfecta para una escapada low cost

Castillo de los duques de Bretaña en Nantes
Castillo de los Duques de Bretaña en Nantes

Aunque en ocasiones está a rebufo de la Bretaña o de la vecina Burdeos, Nantes es una de las ciudades más interesantes para visitar en Francia. A orillas del río Loira y en la costa atlántica, es una ciudad moderna, creativa y llena de vida. Y sin duda, uno de sus principales atractivos es su vecino más ilustre: Julio Verne.

Desde el siglo XX conforma el núcleo universitario y cultural francés. Son especialmente relevantes la gran cantidad de museos que hay repartidos por toda la ciudad. También es muy relevante la presencia de Les Machines de l’Île, un extraño y curioso taller de aparatos mecánicos en grandes invernaderos, donde conviven animales y máquinas.

Tampoco puedes perderte el Jardin des Plantes, uno de los jardines botánicos más importantes de todo el país, ni el castillo de los Duques de Bretaña, de una grandísima belleza.

2. Tesalónica, Grecia

Torre Blanca en Tesalónica, Grecia
Torre Blanca en Tesalónica

Grecia es uno de los países de Europa con más atractivos turísticos. Por este motivo, la gran Tesalónica a veces queda en un segundo plano. La segunda ciudad más grande del país es una capital llena de vida, de restaurantes y cafeterías, y también de estudiantes, ya que es uno de los grandes destinos Erasmus.

No olvides subir a la Torre Blanca, símbolo de la ciudad. Tampoco puedes dejar de subir a la parte más alta de Tesalónica, Ano Poli, para ver desde allí el espectacular atardecer que la ciudad te regala. Piérdete por las callejuelas de esa zona y descubre las pequeñas iglesias bizantinas que están escondidas.

Por toda la ciudad encontrarás decenas de pastelerías, allí conocidas como zaharoplasteia. No olvides probar alguno de los muchos y riquísimos dulces griegos. Estos tienen una gran influencia turca, que se puede ver en otros muchos elementos de la ciudad y de la idiosincrasia de la misma.

“Es mejor ver algo una vez que escuchar sobre ello mil veces.”

-Proverbio asiático”

3. Wroclaw, Polonia

Plaza del Mercado de Wroclaw, lugar para una escapada low cost
Plaza del Mercado de Wroclaw

Polonia es uno de los destinos de moda para una escapada low cost, principalmente debido a que las compañías de bajo coste cada vez realizan más vuelos allí. Pero además, cuenta con importantes atractivos que lo convierten en un país perfecto para pasar unos días.

Wroclaw es una de las ciudades que más visitantes recibe. Se encuentra en la región de Silesia y muchos la llaman “la pequeña Cracovia”. Es una ciudad especial y diferente que cuenta con influencias bohemias, austriacas y prusianas que se ven por toda ella, pero especialmente en la plaza del Mercado.

Otro de los lugares más bellos de la ciudad es su catedral gótica, que se conserva excepcionalmente bien. Se encuentra en una de las 12 islas que conforman la ciudad, bañada por el río Öder.

Y no solo de cultura vive Wroclaw, ya que es una de las principales ciudades universitarias de Polonia. Además de los muchos polacos que estudian allí, cada año recibe a miles de estudiantes Erasmus. Entre todos crean un clima de vitalidad y una vida nocturna dignos de conocer.

4. Gotemburgo, Suecia

Escultura en las calles de Gotemburgo
Escultura en las calles de Gotemburgo

Gotemburgo está al suroeste de Suecia y es la alternativa perfecta para aquellos a los que les gusta la cultura escandinava, pero que no quieren dejarse un dineral en sus vacaciones, como sucedería en Estocolmo.

En Gotemburgo todo es más pequeño que en la capital, pero no menos especial. Es, probablemente, una de las ciudades más creativas del norte de Europa. De allí han salido destacadas propuestas artísticas. Hay distritos completos dedicados al arte, donde diseñadores y artistas en general conviven, crean y viven huyendo del centro (y de sus alquileres altos).

Además, es el lugar perfecto para los amantes del slow food, siendo Gotemburgo una de las ciudades pioneras en llevarlo a cabo. Cuenta con 5 restaurantes con Estrellas Michelin, y la mayoría de los que se pueden encontrar por toda la ciudad proponen cocina vegetariana y ecológica.

5. Bergen, Noruega

Bergen en Noruega
Bergen

Por último, si quieres conocer la cultura noruega pero dispones de pocos días, Bergen es un lugar perfecto para una escapada low cost. Es una de las ciudades más bellas del mundo, declarada Patrimonio Mundial, y no es para menos.

Sus calles respiran magia, especialmente debido a sus casitas de madera de colores que se ven desde el puerto. Además, es el puerto de salida hacia algunos de los fiordos más importantes del país, como el Hardangerfjord o el Sognefjorden.

A pesar de ser una ciudad más bien pequeña, cuenta con decenas de atractivos culturales y una vida muy dinámica. No olvides descubrir el centro histórico de Bergen, especialmente el barrio de Bryggen (el más antiguo y probablemente el que tenga más encanto).