Ceuta y Melilla: dos ciudades alejadas, pero no olvidadas

· 11 agosto, 2018
Son dos ciudades autónomas alejadas de la península ibérica, ya en tierras de África. Pero merece la pena descubrirlas, porque Ceuta Y Melilla encierran lugares muy interesantes.

A menudo, cuando se habla de España, pocos son los que piensan en Ceuta y Melilla. Y es que estas dos ciudades autónomas se encuentran en territorio africano. Son ciudades alejadas, pero no olvidadas, ¿cómo hacerlo si están inmersas en una mezcla de culturas y tienen monumentos y lugares increíbles que conocer? ¿Quieres saber cuáles? ¡Pues vamos a coger el barco!

Ceuta y Melilla son parecidas y a la vez diferentes, pero las dos están llenas de encanto y rincones pintorescos que no olvidarás nunca. Estas son algunas de las cosas más características que ver en ellas.

Ceuta y Melilla: los tesoros de Melilla

A pesar de estar tan cerca de Marruecos, la huella de fenicios, romanos, vándalos y bizantinos está presente en Melilla. Una ciudad llena de vestigios de tantas culturas tiene que ser, cuanto poco, interesante y cultural. No te pierdas estos rincones:

Melilla la Vieja

Fortaleza de Melilla
Fortaleza de Melilla

El mejor lugar para ver esta impresionante mezcla de culturas es, sin duda, la parte vieja de la ciudad, que fue declarada Conjunto Histórico-Artístico. Su sola ubicación ya forma un espectáculo increíble para la vista.

Se erige sobre una colina como si fuera una fortaleza con el Mediterráneo a sus pies. Dentro de ella podrás pasar y disfrutar de sus parques, sus fuentes, otros monumentos y sus callejuelas estrechas y empedradas.

Cuevas del Conventico

Estas cuevas están en las murallas de la ciudad y se especula que las crearon los fenicios aprovechando una gruta natural existente. Durante un tiempo se usaron como viviendas cuando los árabes tenían sitiada Melilla.

La ruta del modernismo

Casa modernista el el barrio del Real
Casa modernista el el barrio del Real – Miguel González Novo / Wikimedia Commons

Uno de los discípulos más aventajados de Gaudí, Enric Nieto i Nieto, se trasladó a Melilla a principios del siglo XX. Él llenó la ciudad con sus obras modernistas, del mismo modo que su maestro hizo con Barcelona.

Recorriendo las calles de Melilla verás muchas de ellas. No te pierdas sus obras en el ensanche Reina Victoria, la plaza de España, la calle Ejército Español o la plaza Menéndez Pelayo.

Plaza de los pescadores

No hay que olvidar que Melilla es una ciudad marítima que ha vivido de la pesca durante muchos años, y aún hoy muchos siguen haciéndolo. Para homenajear a estos que trabajan duro en el mar, existe esta plaza pegada a las murallas.

En ella se puede ver una barca con el nombre de los barcos que trabajaron en el Mare Nostrum y que salieron de Melilla.

Qué ver en Ceuta

Mientras que Melilla es una ciudad cultural donde las haya, Ceuta parece seguir luchando por asegurar su identidad. Algunas zonas recuerdan a las civilizaciones antiguas, otras a España, y en muchas otras se respira una ambiente árabe. Todo esto crea una serie de contrastes única.

Murallas reales y foso navegable

Fortaleza y foso de Ceuta
Muralla y foso de Ceuta

Si preguntas a cualquiera que conozca la ciudad, seguro que te dirá que esta es la parte más bonita de Ceuta. Las murallas se fueron levantando en épocas diferentes, así que la mezcla de arquitectura y estilos se ve en cada ladrillo.

El foso navegable se encuentra en medio de las murallas de la ciudad, partiéndola en dos. Si quieres, hay excursiones organizadas que te darán un paseo en barco por él. Una forma nueva de ver otra perspectiva del lugar.

Catedral de la Asunción

A pesar de la cercanía con Marruecos, Ceuta es una ciudad religiosa y católica, por eso su catedral es uno de los emblemas. Se construyó sobre los restos de una mezquita y fue destruida en varias ocasiones, aunque en el siglo XVIII se terminaron las restauraciones y ya presentaba el aspecto que tiene hoy en estilo barroco y neoclásico.

La Casa de los Dragones

Casa de los Dragones de Ceuta
Casa de los Dragones de Ceuta – Miguel Ossorio / Flickr.com

Esta casa, que fue diseñada por José María Cortina Pérez, data de principios del siglo XX y se usó para ser el casino africano. En sus balcones y fachada los protagonistas son unos fabulosos dragones. Original y diferente.

Isla Perejil

Este islote ha provocado disputas entre marroquíes y españoles, incluso recientemente. Está a apenas doscientos metros de la costa y en ella hay una enorme cueva.

“No hay viaje que no te cambie algo.”

-David Mitchell-

Como ves, aunque alejadas, Ceuta y Melilla no están olvidadas, al contrario, son dos ciudades que merece la pena visitar.