Visita la catedral de Santo Domingo de la Calzada

· 21 noviembre, 2018
La catedral de Santo Domingo de la Calzada es un bello templo en cuyo interior viven un gallo y una gallina. Así se recuerda un milagro del santo.

Santo Domingo de la Calzada es una localidad de La Rioja muy vinculada al Camino de Santiago. De hecho, su origen está en un hospital de peregrinos fundado a mediados del siglo XII. Una localidad que tiene mucho que ofrecer y con un entorno increíble. Visitamos la catedral de Santo Domingo de la Calzada, una auténtica joya.

La catedral de Santo Domingo de la Calzada

Portada de la catedral de Santo Domingo de la Calzada
Portada de la catedral

Esta catedral es una muestra magistral de la arquitectura protogótica por su construcción y su distribución. Dispone de tres naves, una central de doble anchura, cortadas por un crucero y una girola que permite ver que en su origen disponía de tres capillas absidiales.

El templo que hoy conocemos comenzó a construirse en el año 1158, sobre una primitiva iglesia románica. A lo largo de siglos se irían haciendo sucesivas ampliaciones y remodelaciones. Por ello, esta catedral presenta una amalgama de estilos que van desde el románico hasta el barroco.

De su interior destaca su magnífico retablo. Se trata de una obra de Damián Forment del siglo XVI. Una muestra de arte renacentista que merece la pena admirar despacio.

Los animales de la catedral de Santo Domingo de la Calzada

Gallinero de la catedral de Santo Domingo de la Calzada
Gallinero – Heribert Bechen / Flickr.com

¿Animales en un templo religioso? Sí. Esta catedral tiene potestad para albergar animales vivos en su interior. Se trata de un gallo y una gallina, relacionados con la leyenda del milagro del peregrino ahorcado. Animales que permanecen en un bello gallinero gótico situado enfrente del sepulcro del santo.

Santo Domingo fundó este pueblo. Al parecer, y hablamos del siglo XI, ya había muchos peregrinos que hacían el Camino de Santiago. El santo se dio cuenta de que muchos se perdían en sus frondosos bosques, que era lo que entonces había en el lugar donde hoy está el pueblo.

Este santo estaba muy entregado a socorrer a los peregrinos, e incluso cerca del final de su vida creó un centro para atenderlos. Así, se le debe a él un puente, un hospital y una ermita que sirvió de refugio para aquellos que emprendían el recorrido espiritual.

La leyenda

Retablo de la Catedral de Santo Domingo de la Calzada
Retablo – Heribert Bechen / Flickr.com

Una vez que hemos conocido un poco más la historia de este santo, hablemos de la leyenda que permite que haya animales en la catedral. Por cierto, seguro que te suena aquello de “Santo Domingo de la Calzada, donde cantó la gallina después de asada.”

Pues bien, cuenta la leyenda que un matrimonio alemán y su hijo recorrían el Camino de Santiago cuando, al llegar a este pueblo, decidieron hospedarse en un mesón. La hija del mesonero se enamoró del joven, pero no fue correspondida.

Como venganza, escondió una copa de plata en el equipaje del joven. Cuando la familia emprendió el viaje, la hija del posadero denunció el robo. Las autoridades prendieron al chico y se le condenó a horca. Pero cuando sus padres fueron a ver el cuerpo de su hijo, se dieron cuenta de que estaba vivo.

El hijo afirmó que Santo Domingo lo conservó con vida. Cuando los padres se lo contaron al corregidor, este dijo con sarcasmo: “¡Su hijo está tan vivo como este gallo y esta gallina que me dispongo a comer!” Y de repente, ambos animales cobraron vida.

Tener un gallo y una gallina en la catedral es una forma de homenajear al santo y de recordar el milagro de Santo Domingo.

Información general sobre la catedral de Santo Domingo de la Calzada

Interior de la catedral de Santo Domingo de la Calzada
Interior de la catedral – PMRMaeyaert / Wikimedia Commons

La entrada general cuesta 4 euros, 3 para jubilados y jóvenes de 8 a 18 años. Los menores de 8 años entran gratis. Si quieres hacer una visita con audioguía tendrás que abonar un suplemento de 2,5 euros. Y si quieres subir a la torre, deberás pagar un suplemento de dos euros.

En cuanto al horario, en invierno es de lunes a viernes de 10 a 19:30 horas. Los sábados de 10 a 19:10 y los domingos el mismo que el sábado pero cerrado de 12:20 a 13:45. En verano el horario se alarga de lunes a viernes, ya que el templo abre sus puertas de 9 a 20:30.

No dejes de visitar la catedral de Santo Domingo de la Calzada cuando hagas una visita a La Rioja. Te aseguramos que merecerá la pena.